La 34 Bienal de San Pablo se posterga para el 2021

0
43

Ayer 1° de julio participamos de la conferencia de prensa internacional donde se anunció la postergación de la 34 edicion de la Bienal de San Pablo para el año 2021.

Bajo el oportuno lema Faz escuro mas eu canto / Though it´s dark still I sing la Bienal se presenta como un proyecto optimista en estos tiempos oscuros. Ya el año pasado habíamos publicado en Leedor la noticia de la elección del nuevo curador,el napolitano Jacopo Crivelli quien había propuesto una Bienal expandida geográfica y temporalmente. La ciudad de San Pablo se iba a ver afectada por una serei de eventos que comenzaron en febrero de este año y que iban a durar hasta la inauguración en el proximo setiembre.

En la conferencia, tanto José Olympio da Veiga Pereira, el presidente de la Fundacion Bienal de San Pablo como su curador coincidieron en el profundo impacto de la pandemia y las crisis sanitarias, económicas, políticas y sociales señalaron que “los encuentros con el arte y la cultura son fundamentales para que la sociedad procese y exprese colectivamente su dolor, ansiedad, miedo y trauma”. En ese sentido, enfatizaron la perspectiva que todo este año dará para repensar y construir los proyectos para los artistas, cuyo listado seguirá abierto hasta el anuncio final.

También se comunicó que la línea de tiempo de la Bienal reanudaría su programación bianual a partir de 2021, lo que significa que Las exposiciones se llevarán a cabo en años impares, de modo que la 35ª Bienal de São Paulo tendrá lugar en 2023.

Entendida fuertemente como una exposición “procesual”, cuyo objetivo es presentar y problematizar obras, artistas y cuestiones centrales para la producción de arte contemporáneo y la sociedad contemporánea, la Bienal reflexiona sobre el proceso de la concepción y realización de un evento de tal escala. En línea con la metodología de una exposición que se construye y fortalece en pasos, presenta la necesidad de repensar los ritmos

El titulo “Pese a que está oscuro, todavía canto” es una de las lineas e un poema del escritor amazónico Thiago de Mello (Barreirinha, 1926), publicado en el libro del mismo nombre en 1965. En su obra, el poeta amazónico habla claramente sobre los problemas y las esperanzas de millones de hombres y mujeres en todo el mundo. “La esperanza es universal, las desigualdades sociales son universales también […]. Estamos en un momento en que el apocalipsis está ganando utopía. Desde hace algún tiempo he tomado la decisión: entre el apocalipsis y la utopía, me quedo con la utopía “, afirmó el escritor.