DAC eleva un protocolo para volver a filmar

0
38

Compartimos con Uds el protocolo que ha confeccionado la organización que nuclea a los Directores Argentinos Cinematográficos, la DAC y que ya ha sido elevada al Ministerio de Cultura de la Nación.

La primera propuesta que se hace en Argentina, sigue y reafirma otros trabajos realizados por distintas asociaciones en el mundo como la Unión de gremios de cine y audiovisuales de Francia, la empresa LIONSGATE MOTION GROUP – USA – New production safety guidelines, la Federación Iberoamericana de Productores Cinematográficos y Audiovisuales (FIPCA), la Asociación de Productoras de Cine Publicitario (APCP) de España, la Asociación de agrupaciones del audiovisual de España, la Fundación Secuoya, también de España y la Asociación Civil FILM ANDES.

Lo primero que se pregunta el protocolo es si “¿Es posible la recuperación? ¿Cuándo será? ¿En qué condiciones y con qué medidas? ¿Cómo se asegura que los miembros del elenco artístico y del equipo estén sanos y se mantengan saludables? ¿Cómo evitar la propagación del virus en caso de contagios del personal involucrado en la actividad?¿Serán suficientes las medidas previstas?”

Evidentemente no es suficiente el suministro de máscaras tapabocas, barbijos y gel hidroalcohólico, en una actividad que tiene tantos momentos distintos en su proceso de producción. Deberá hacerse un análisis correcto de cómo proteger de la mejor forma posible a cada uno de los participantes, todos trabajadores, teniendo como objetivo principal cumplir lo mejor posible con los compromisos artísticos que un proyecto audiovisual conlleva, y que descansa principalmente en la visión artística y labor profesional del director o directora que se encuentre a cargo del mismo.

Se especifica puntualmente todo ese proceso de trabajo, desde la dirección hasta la postproduccion y resulta un modelo interesante, por ahora ateórico que deberá aprobarse y ponerse a prueba.

Efectivamente,ideas concretas sobre las medidas para rodajes en lugares privados o públicos, el acuerdo sobre el número de personas, incluyendo equipo técnico y artístico con acceso a esos espacios, las normas de entrada y salida de instalaciones de filmación, el transporte y uso de vehículos, la señalización y recordatorios y la gestión de la comunicación; la opción de la
la modalidad de teletrabajo para realizar todas las tareas de postproducción que sean posibles.

El escrito no deja fuera la cuestión económica: “(…) es necesario acordar y contar con ayuda
económica especial proveniente del estado nacional a los efectos de cubrir los mayores costos de producción que esto implicaría. Debe tenerse en cuenta muy especialmente para la resolución de
este pedido que el sector de la producción audiovisual –estando completamente parada en su totalidad desde hace meses- no ha pedido ni recibido aún ningún apoyo económico como si lo han
recibido la mayoría de muchas otras actividades.”

Nos preguntamos cómo afectará a las historias la proxima etapa que se avecina de salida del confinamiento. Como se plantearán las relaciones de los cuerpos en esas historias? Cuestión de otros protocolos seguramente que traerán polémica y reflexión sobre los futuros cambios creativos.

Dejamos aqui el protocolo completo