La Toya Ruby Frazier, artista intergeneracional.

0
58

En la obra de La Toya Ruby Frazier, factores externos y cambios vertiginosos , juegan un papel determinante en el escenario socio económico de su ciudad de origen y residencia, Braddock, Pennsylvania, E.U. [1]

El arte siempre ha estado presente en su vida, desde el jardín de infantes hasta el colegio secundario, el cual, afortunadamente daba importancia y espacio a la práctica artística, tanto como a la deportiva, y eso para Pittsburg ya es mucho decir, .

La relación con su entorno. La Toya nació y creció en Braddock, Pennsylvania. Testigo de drásticos cambios sociales su familia ha vivido allí desde 1700 y, en parte, desde 1800. Mientras su abuela fue próspera en los años 30, su madre vivió la segregación racial y el cierre de las grandes fábricas de acero en los ´50. La Toya misma creció en los ´80 cuando el gobierno liberó el crack, en los barrios para arrasar con todos, dando cuenta así, de lo que el capitalismo norteamericano puede hacer en la gente.

Su trabajo comienza a finales del s. XX y principios del s. XXI. Tomando fotografías, analizando espacios domésticos, comprometiéndose con las vidas de las familias y sus formas de vinculación. Su madre participante activa devino artista, su voz y su imagen aparecen en su trabajo, ambas realizaron videos en conjunto, con la abuela también. Los trabajos son verdaderos autorretratos, solo que las tres, formando una única entidad existen como un vórtice propio de la vida y de la historia en Braddock.

¿Qué es Braddock para La Toya? Hablar de Braddock es hablar de partes de la historia de Norteamérica y del impacto oculto de la revolución industrial en sus habitantes. Los retratos de familia ponen de manifiesto el impacto de lo externo, de lo ambiental, sobre el cuerpo el cual asume una forma, una manera de pararnos la que también hace al pensamiento y a nuestra forma de presentarnos ante los demás.

Vivir en Braddock. La Toya vive allí semana por medio. Documenta el trabajo iniciado a principios del milenio. Cada vez que va, observa cambios preocupantes, percibe que tanto los residentes, entre quienes ella se cuenta, así como la historia del lugar va siendo borrada. Es el caso del proceso de gentrificación tan veloz y agresivo que no da tiempo a ponerse al día.

La artista se declara comprometida a continuar con su trabajo en Braddock, si bien expone en N.Y. para ella es de vital importancia dejar en claro que su trabajo se desarrolla en un sitio geográfico determinado.

Durante 3 años anteriores a esta entrevista, La Toya ha sido curadora en la Universidad de Rutgers y en la Mason School of Arts, haciéndose cargo de una cantidad de exhibiciones. Ha trabajado con muchos artistas nacionales e internacionales haciéndose cargo de instalaciones de cierta intensidad como las de Simone Leigh o Chitra Ganesh. También es docente del departamento de fotografía. Se traslada hasta doce veces en la semana de casa al trabajo, con lo cual gran parte de su dinero va a parar al transporte público de New Jersey.

La Toya es una artista que trabaja: si no está curando o enseñando, está en un programa de residencia; en un programa compartido en conexión con otros artistas y formar parte de una comunidad, porque como proveniente de Pittsburgh no le fue nada fácil entender como manejarse en la escena artística de New York City. Aunque 3 años más tarde logró construir respeto, colaboración e ideas con sus colegas o pares.

Una artista muy ocupada. No duerme mucho. Sólo de 3 a 5 Hs. Promedio. A las 7.30 ya está levantada. Y para cuando termina con todo lo que tiene que hacer en el día, llega a casa como a las 2 de la mañana, hace algo para ella y se va a dormir hasta las 7.30 para comenzar todo de nuevo. Tampoco tiene fines de semana.

si sos artista, tu tarea es 24/7”


[1]  Con La Toya Ruby Frazier continuamos una serie de comentarios sobre el libro “Being an Artist, Art 21 entrevista Artistas” editado en 2018 por Art 21, institución que produce una serie de TV pública, un medio educativo y archivo histórico de arte contemporáneo. Se difunde en 50 países y es la única serie en E.U. dedicada exclusivamente a artistas visuales contemporáneos. Fundada en 1997 Art 21 es una organización sin fines de lucro que se ocupa de hacer llegar el arte al gran público.

Nick Ravish la entrevista a bordo del transporte local en 2010, y Wesley Miller en 2011 en un estudio.