Celebramos el Día del Libro

0
55

Cuando Johannes Gensfleisch, Gutenberg (este era en realidad un apodo) reinventó en el siglo XV la imprenta -ya conocida por los chinos-, no sabía que cambiaría el paradigma social y tecnológico de una manera impensada. Hoy, seis siglos después, celebramos el Día del Libro en medio de una pandemia que resignificó la lectura y la transformó en una de las aliadas para mitigar la soledad y la angustia.

Un 23 de abril de 1616, se produjo la muerte de dos genios de la literatura mundial: Miguel de Cervantes y William Shakespeare. Por este motivo, esta fecha fue la escogida por la Conferencia General de la Unesco para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores.

Algunos dicen que la cuarentena nos “obliga” a leer más; otros, todo lo contrario. Se comparten libros por las redes, se releen los clásicos; todos los días tenemos más de un video con lectores aficionados y sus recomendaciones, o con escritores que nos regalan fragmentos de sus obras o de otros autores; las librerías ofrecen sus catálogos online; no tenemos más ciclos de lectura, pero se recuerdan aquellos de un pasado que parece demasiado lejano. El libro en papel o el libro digital están más vivos que nunca, porque como decía Emily Dickinson: “Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”, y como afirmaba Julio Cortázar: “Los libros van siendo el único lugar de la casa donde todavía se puede estar tranquilo”.

Celebremos este día leyendo o recordando ese texto que nos marcó, que nos inició como lectores y que nos abrió un camino diferente. No olvidemos que “el hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma”, y realmente eso se lo creo a Marcel Prévost.

Foto de portada: Jerome David Salinger