El cierre por obras del Cine Gaumont visibiliza conflictos de producción-distribución-exhibición en el cine argentino

0
113

Cualquier movimiento que se produzca en el frágil tablero de situación del cine argentino visibiliza los conflictos que hay en el sistema de producción-distribución-exhibición.

El comunicado del INCAA sobre el cierre del cine Gaumont, única sala de Buenos Aires en proyectar solo cine nacional mayormente independiente, dio que hablar en esta segunda semana de febrero. El comunicado del Instituto dice:

“Evaluando el estado de los avances de la reparación del cine Gaumont, iniciada a mediados de septiembre de 2019, sumado al riesgo que hubiera implicado continuar las obras permitiendo la afluencia de espectadores al edificio, las nuevas autoridades del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales han decidido suspender las funciones a partir de este próximo jueves 13 de febrero y re-inaugurar este complejo emblemático del cine argentino una vez puesto en valor completamente, el jueves 9 de abril.
Además de la puesta en valor del Complejo, el plan de obra contempla la atención de cuestiones edilicias estructurales y urgentes (refuerzos de cielorraso, paredes y otros), sumado esto a la implementación de medidas de seguridad e higiene adecuadas como sistema de incendios y planes de evacuación..
Durante Semana Santa, el Espacio INCAA “Km 0” volverá a abrir sus puertas con todas sus salas remodeladas, mejoras en cabinas de proyección y en la acústica de las funciones, un sistema on-line para adquirir localidades numeradas, terminales de autoservicio sumadas a la boletería tradicional, pantallas led en el frente y en el hall del cine y baños, instalaciones y accesos remodelados.   Durante el proceso que será llevado adelante en los próximos 60 días, iremos compartiendo semanalmente las novedades y los avances del proyecto de obra. Rogamos a los espectadores y a quienes integran la comunidad audiovisual argentina que sepan comprender y acompañar esta decisión.”

El cine Gaumont funciona en un predio que había inaugurado como sala de cine en 1922. Luego demolido, reabre sus puertas en 1946. En el año 2003 se convierte en Espacio INCAA, en 2013 tras la no renovación del alquiler y la amenaza de demolición el Estado compra el predio. En ese momento, hace 7 años fue reacondicionado para la reapertura en julio de 2013.

Frente a este cierre de sala por obras de restauración, el  Colectivo de Cineastas envió su “preocupación por el intempestivo cierre del Cine Gaumont. Esta clausura temporal del cine se realizó con un aviso sobre la hora para películas que ya tenían un cronograma de estreno pautado y plata invertida en el lanzamiento. El cierre temporal de esta sala visibiliza la crítica situación de exhibición y distribución de nuestro cine nacional, que cuenta cada vez con menos espacios en un mercado concentrado y desregulado. Siendo el Cine Gaumont prácticamente la única ventana de exhibición del cine independiente, solicitamos al INCAA que busque con urgencia un reemplazo de esta sala, en un espacio con una calidad de técnica adecuada y la posibilidad de cortar tickets INCAA.”

En setiembre del 2019 (en la anterior gestión) el Espacio Incaa Cine Gaumont en la Ciudad de Buenos Aires comenzó una obra de remodelación de la Sala 1 en su totalidad, incorporación del sistema de boletería exterior digital, colocación de pantallas led en el frente y dentro del cine, refacción de baños, y salas de máquinas.

Por su parte, la Mesa de Directorxs de cine se expresó en esta carta:

“A través de un comunicado oficial el INCAA informó que la totalidad del Complejo Cine Gaumont Espacio INCAA Km 0, permanecerá cerrado con motivo de la extensión de las obras de refacción que se están realizando allí, suspendiendo “las funciones a partir de este próximo jueves 13 de febrero y re-inaugurar (…) el jueves 9 de abril.

En el marco de la crisis de exhibición que viene viviendo nuestro cine, consideramos que esta noticia reviste una gravedad preocupante: el Gaumont es un cine que, como producto de una política de exhibición nacional deficiente, centraliza la enorme mayoría de los estrenos argentinos.

Este cierre perjudica a una cantidad de asociaciones, realizadorxs no agrupadxs y distribuidores que esperan con ansias una de las pocas pantallas para circular su cine.

En nuestro país, mientras la cantidad de espectadores de cine sube considerablemente la concentración del mercado de exhibición se acentúa en manos de las Majors que monopolizan las ventanas de exhibición.

En primer lugar el cine antes de ser un mercado es un bien cultural que construye identidades, refleja nuestra realidad, afianza los vínculos de pertenencia y es parte de nuestro acervo histórico. En segundo lugar, la concentración atenta contra la pluralidad y diversidad de miradas. Pocas películas copan el mercado y desalientan formas variadas de ver el mundo. En tercer lugar, la mayoría de nuestro cine se hace con apoyo del Estado. Sin embargo, el Estado abandona la película cuando finaliza su producción, atentando contra el esfuerzo que él mismo realiza para sostener el cine argentino como patrimonio cultural.

Los últimos datos oficiales muestran una presencia, del 13 % de cine nacional en las pantallas, con el agravante de que ese porcentaje tiene, a su vez, una enorme concentración. La actual cuota de pantalla (una película nacional por
semana por pantalla por zona por trimestre calendario) es insuficiente y además no es respetada. Ninguna cinematografía nacional puede subsistir en el contexto concentrado de un mercado globalizado: presupuestos millonarios, enormes campañas de publicidad y cientos de copias con el respaldo, contra producciones locales sin un apoyo significativo al lanzamiento.

Abogamos por la pronta restitución del Gaumont, este espacio de exhibición imprescindible, pero también por la existencia ya de salas alternativas gestionadas por el INCAA durante el periodo de estos dos meses de cierre y la urgente multiplicación de salas en CABA, el Gran Buenos Aires y todo el país: una red de cines estatales que den cabida a nuestras películas.

El ejemplo del cine Gaumont, que depende del INCAA, demuestra que cuando el Estado ejerce la política activa de gestionar una sala adecuada a precios populares, el público responde masivamente.”

Por mas cine y mas pantallas!!!

MESA DE DIRECTORXS DE CINE

Por sus condiciones de Centro Cultural gratuito, la apertura de tres salas del CCK que Luis Puenzo anunció en diciembre 2019 seguramente no serán suficientes, y un buen numero de títulos quedan sin pantalla comercial durante dos meses, resta esperar los planes de la nueva gestión para la nueva etapa del cine argentino. Los realizadores prefieren que se preste atención a a definir mientras tanto los atrasados concursos de largometrajes.

El cine Gaumont abrirá renovado para la próxima edición del BAFICI. La nueva gestion del Instituto deberá generar estrategias para que la exhibición del cine argentino sea más amplia y no dependa de un solo Espacio INCAA al menos en la ciudad de Buenos Aires.