Lygia Clark. La pintura como campo experimental, 1948?1958 en el Guggenheim de Bilbao

0
99

Entre el 6 marzo y el 24 de mayo del 2020, el Museo Guggenheim Bilbao presenta Lygia Clark. La pintura como campo experimental, 1948-1958.

Pionera de la abstracción, Lygia Clark (Belo Horizonte, Brasil, 1920?Río de Janeiro, Brasil, 1988) fue una artista fundamental de la segunda mitad del siglo XX. La exposición ofrece un nuevo análisis de los cruciales años de formación de la artista, el período comprendido entre 1948 y 1958, cuando experimentaba entre la figuración y la abstracción con el fin de articular el poderoso lenguaje visual que definiría las creaciones de su época de madurez. Junto con una relevante representación de su trabajo figurativo inicial, esta muestra reúne pinturas de las principales series que Clark creó en esta temprana época, brindando un panorama esencial de la primera década de su carrera artística.

Mirá todas las notas de Lygia Clark en Leedor

Curada por Geaninne Gutiérrez-Guimarães, curador asociada, Guggenheim Museum Bilbao, Solomon R. Guggenheim Museum and Foundation

En el centenario del nacimiento de la artista, esta muestra dedica una renovada atención de dimensión internacional a una artista imprescindible del panorama latinoamericano de posguerra quien al plantearse la pintura como un “campo experimental”, expresión que la artista utilizó en una conferencia clave que dio en 1956, Clark pretendió redefinir el medio ampliando los límites de la pintura tradicional.

Junto con una relevante representación de su trabajo figurativo inicial, el Museo Guggenhaim reúne pinturas de las principales series que Clark creó en esta temprana época, brindando un panorama esencial de la primera década de su carrera artística.

Nucleos de la Exposicion

Los primeros años, 1948?1952 En su primera etapa como artista, Lygia Clark abordó, mediante dibujos al carboncillo y pinturas al óleo, temas tradicionales como el retrato, el bodegón, los interiores domésticos o del estudio, el paisaje y la arquitectura. Estas obras ilustran el temprano tratamiento de la línea, la forma, el color y el espacio desarrollado por Clark, que serviría como base sustancial de sus creaciones posteriores. La formación extraacadémica de Clark con los artistas modernos brasileños Roberto Burle Marx y Zélia Ferreira Salgado también aportó elementos clave a sus primeras obras, como un cromatismo autóctono, la forma estilizada y la planitud de la superficie. Clark siguió desarrollando su característico enfoque de la abstracción durante su corta estancia en París, entre 1950 y 1952, cuando estudió brevemente pintura con los maestros modernos Fernand Léger y Árpád Szenes; este último había vivido como exiliado en Río de Janeiro con Maria Helena Vieira da Silva entre 1940 y 1947. La producción de Clark a partir de 1952 engloba desde dibujos al grafito y pinturas de arquitecturas hasta composiciones cromáticas modulares de geometrías prismáticas y agudas formas triangulares. Antes de que regresara a Río de Janeiro, en junio de 1952 se celebró su primera muestra individual en el Institut Endoplastique de París, donde es muy probablemente que se exhibiera una selección de las obras incluidas en esta sección de la muestra.

Abstracción Geométrica, 1953?1956 Cuando en agosto de 1952 Lygia Clark regresó a Río de Janeiro, el Arte Concreto estaba comenzando a desarrollarse en Brasil, primero con la creación del Grupo Ruptura en São Paulo en 1952 y, posteriormente, con la del Grupo Frente en Río de Janeiro en 1954. Clark se unió a este segundo, junto con sus contemporáneos Aluísio Carvão, Willys de Castro, Hélio Oiticica, Lygia Pape e Ivan Serpa. Al igual que su equivalente en São Paulo, el Grupo Frente absorbió las ideologías del Arte Concreto europeo y asumió los estrictos principios de la forma pura y la objetividad, que se oponían al naturalismo y la figuración dominantes en la modernidad brasileña de la primera época. En particular, Clark adoptó una estética geométrica única en diálogo con el auge de la moderna Abstracción Geométrica de Brasil y participó en las exposiciones colectivas del grupo entre 1954 y 1956. En esta sección de la muestra se exponen las precisas composiciones geométricas que Clark creó en 1953 y otras series importantes que la impulsaron a cuestionar las convenciones espaciales del plano, como Descubrimiento de la línea orgánica (1954) y Rompiendo el marco (1954). Además, en esta sección se muestran en vitrinas tres modelos arquitectónicos que se han conservado, Maquetas para interior (1955), reflejo del concepto que la artista tenía de un espacio dinámico. Como consecuencia, en cierto modo, de la influencia de sus antiguos maestros Fernand Léger y Roberto Burle Marx, estas maquetas ponen de manifiesto las investigaciones de Clark sobre la relación entre arte y arquitectura, que posteriormente se plasmarían en las pinturas de caballete de estructuras lisas, planas y modulares que componen su serie Superficies moduladas (1955). Clark había adoptado ya en 1956 un cromatismo más vibrante y variado, que se extendía en composiciones abstractas con formas en zigzag y diagonales, ángulos agudos y patrones rítmicos.

Variación de la forma: la modulación del espacio, 1957?1958 Hacia finales de la década de 1950, Lygia Clark emprendió una minuciosa y metódica investigación sobre la forma pictórica, creando una serie de grandes composiciones monocromáticas a base de planos positivos y negativos. Su análisis de la forma lineal en un espacio multidimensional pretendería, en última instancia, manipular y deformar la geometría del plano. En esta sección se exponen tres importantes series de obras bidimensionales, creadas en 1957 y 1958: Planos en superficies moduladas (1957?58), Espacios modulados (1958) y una nueva versión de Superficies moduladas (1957?58). Estas piezas, algunas de las cuales se expusieron en la Bienal de Venecia de 1968, muestran la capacidad de la artista para concebir una diversidad de configuraciones lineales en serie compuestas por formas geométricas en blanco y negro. Además, se incluye aquí una selección de collages que exploran la mutabilidad de la línea, el color y el espacio generado mediante líneas entrecruzadas y contrastes cromáticos.