Revisitando y recomendando artistas: Christina Ramberg

0
201

El FRAC Lorraine presenta una exposición sumamente interesante que toma como eje la producción de Christina Ramberg (EEUU, 1946–1995), motiva a escribir, inaugurando una suerte de nueva página en mi gran block de notas que es leedor, sobre esta artista y sobre toda una grupa de creadoras que me permito proponer y recomendar a nuestrxs navegantxs y buscadorxs de data profunda.

The Making of Husbands : Christina Ramberg en dialogue presenta justamente un potente entramado que rescata su figura creadora y la pone en relato junto a trabajos de Alexandra Bircken, Sara Deraedt, Gaylen Gerber, Konrad Klapheck, Ghislaine Leung, Senga Nengudi, Ana Pellicer, Richard Rezac, Diane Simpson, Terre Thaemlitz, Frieda Toranzo Jaeger, Kathleen White, destacando una articulación de carácter colectiva que se vincula con el trabajo curatorial a mi entender más interesante, porque confronta y corre límites, provocando incertidumbres más que afirmaciones, y congregando 12 proyectos + la trayectora de Ramberg, en un conjunto que seguramente superará en mucho la producción particular, individualizada y fragmentaria de cada une.

Sin dudas que les artistes aquí convocadxs son de un aporte indisctuible y tienen peso propio. Suena primera la Bircken, cuyo trabajo pudimos apreciar en la última Biennale di Venezia (su Ángela, tejido, sintetizando la pose estreñida y tan típica de la primera mandataria alemana, es inolvidable), cómo no encontrar continuidades y clivajes siempre erráticos y estimulantes con las piezas de otra grande como Charlotte Posenenske… pero elegimos detenernos en lo que nos incita la artista de Chicago, para pensar desde allí y darle su justa y merecida recomendación a ser revisitada desde el hoy.

Ramberg, miembra del grupo Chicago Imagist de finales de los años 60, con una producción que interpela el pop, el surrealismo, y el art decó y opera desde la ironía y la normas corporales con un sesgo transgresor que no pierde factura técnica ni potencia en toda su contradicción, se transforma hoy en una referenta imprescindible a la hora de pensar y sentir nuevas subjetividades en torno a la producción de artistas con mirada feminista.

Mano, acrílico sobre masonite, 1971.

Sus trabajos merodean con terrible actualidad nuestras reflexiones acerca de la construcción y deconstrucciónd e géneros y subjetividades, autopercepciones y desmarcajes corporales, y sigue siendo un referente en la construcción de imágenes, como toda la serie de sus manos, de la cual trajimos una a modo de ejemplo, que se ve citada hoy en los estandartes de las luchas feministas y desde las calles, hasta en las tapas de los libros y posturas más académicas.

Sólo para aportar al debate, estos apuntes, con los que yo misma dialogo y pienso, en clave accesible, desde un periodismo cultural de calidad que aporte esos otres nombres posibles, y para las clases y hasta para las curadurías, en las puertas de un nuevo #paratodestode este 8M que nos abraza y nos interpela.