Crítica de “Plata Quemada”, Teatrocinema

0
88

El viernes pasado, en el marco del FIBA, vimos Plata quemada, una muy buena versión de la novela de Ricardo Piglia, publicada en 1997 y ganadora del premio Planeta de ese mismo año. Basada en hechos reales ocurridos en 1965 en la provincia de Buenos Aires, narra la historia de un gran robo a un camión de caudales, y todo lo que ocurre después con la traición de algunos de los integrantes de la banda.

La novela y la obra se meten de lleno en la corrupción política y en la violencia ejercida por la policía. Además, hay un trabajo muy profundo con los personajes, con sus contradicciones; y una multiplicidad de voces que narran desde diferentes puntos de vista en una muy lograda polifonía o, como dice el mismo Piglia, en “una narración coral”.

Teatrocinema, el grupo encargado del espectáculo, como su nombre lo indica, combina el teatro con técnicas cinematográficas. En este caso, las proyecciones de fondo nos ubican en los diferentes escenarios de Buenos Aires y Montevideo, y acompañan con sus planos, encuadres y movimientos las distintas miradas de los protagonistas. Además, esas imágenes tienen una estética que se acerca al cómic y a los viejos policiales como los de Humphrey Bogart. El resultado es excelente porque los personajes teatrales se ensamblan perfectamente con esas proyecciones.

Son destacables las actuaciones de Christian Aguilera, Daniel Gallo, Esteban Cerda, Julián Marras, quienes interpretan a varios personajes a la vez, y dan cuenta no solo de lo que ocurre fuera de ellos, sino también de sus pensamientos, sus miedos y sus caracteres contrapuestos.

Plata quemada nos mete de lleno en el policial negro, reflejo de una sociedad desesperanzada donde el crimen no siempre paga y donde la corrupción forma parte de la cotidianeidad en todos los niveles. Sin embargo, no falta cierto humor, por momentos cínico y por otros sádico, lo que permite sobrellevar un poco la crudeza de la historia.

Ficha artística

Autoría: Ricardo Piglia / Guión: Zagal, Sofía Zagal, Montserrat Quezada / Dirección general: Zagal / Asistencia de dirección: Laura Pizarro, Sofía Zagal / Intérpretes: Christian Aguilera, Daniel Gallo, Esteban Cerda, Julián Marras / Dirección de arte: Vittorio Meschi, Max Rosenthal / Dirección técnica: Luis Alcaide / Música original: Zagal / Diseño de iluminación: Luis Alcaide / Diseño multimedia: Mirko Petrovich / Modelado 3D y animación: Max Rosenthal / Dibujo y animación 2D: Vittorio Meschi / Posproducción: Vittorio Meschi, Max Rosenthal / Operador multimedia: Lucio González / Operador de iluminación: Luis Alcaide / Sonido: Juan Ignacio Morales / Diseño de vestuario: José Luis Plaza / Producción: Sally Silva, Teatrocinema / Coproducción: Teatrocinema, Fundación Teatro a Mil, Cámara Chilena de la Construcción, Corporación Cultural de la Cámara Chilena de la Construcción / Duración: 105’

Compañía Teatrocinema

Su origen se remonta a los años 80, cuando nació La Troppa, formada por Laura Pizarro, Juan Carlos Zagal y Jaime Lorca. En 2005, Pizarro y Zagal refundaron la compañía como Teatrocinema. Se han presentado en más de 20 países, y en los teatros y festivales internacionales más destacados del circuito mundial.