Gustavo Robert, escritor en Villa General Belgrano

0
237

   En Villa General Belgrano, el 29 de noviembre, Gustavo Robert presentó su cuarta obra literaria titulada Los 5 elementos (2019). El evento fue en un espacio cedido por la Biblioteca Popular de Villa General Belgrano, ente que promocionó el encuentro. Quien acompañó al autor en su presentación fue María Luján Ramos, docente, escritora y artista plástica, además, fue quien prologó la obra presentada.

   Gustavo es licenciado en Historia y en Ciencia de la Educación, trabajó como docente en nivel medio, superior y universitario. Realizó publicaciones de difusión científica vinculadas con la política y la historia. Nació en Santa Fe, pero desde hace algunos años y actualmente radica en Villa General Belgrano. En este momento, tiene publicadas siete obras, entre ellas, cuatro son ficciones literarias: Cuentos de Malvinas y otras Guerras (2016) Cuentos de Tiza y Pizarrón (2017), Cosas Olvidadas (2018), Cuentos de los 5 elementos (2019). El pasado jueves 12 de diciembre, presentó por segunda vez su último libro en Rafaela, provincia de Santa Fe.

   Gustavo Robert incursionó en el mundo de la escritura literaria hace no mucho tiempo, por lo que es un desafío constante ya que lucha, tal y como expresó en el encuentro, con su forma tan asimilada de contar a la manera de un historiador. Dando detalles exhaustivos, dejando cada punto de la escena explicado y haciendo hincapié en fechas y procesos. Aunque bien puede ser un estilo determinado y una marca del escritor, Él expresa su interés por escuchar sus lectores formados en Letras para poder corregir lo que ve como un problema al momento de escribir sus cuentos. Gustavo entiende que, en la enumeración de datos, las descripciones atentas y las citas extensas de sucesos históricos, sus narraciones pierden dinamismo o se vuelven repetitivas. Muy presente está esta problemática en sus búsquedas formales y estilísticas, tanto es así, que asegura que es sencillo reconocer qué relatos son más recientes y cuáles pertenecen a una primera etapa en su producción escrita.

   En el desarrollo del encuentro, contó que se define como escritor en el ejercicio de borradores y en la observación de los eventos cotidianos. Esto último hace que sus lugares predilectos para sentarse a escribir sean los bares del pueblo. Elegir una mesa, encender la computadora y escribir. Estar atento a pequeños sucesos que apenas pueden llamar la atención de otros, como un niño que, a manera de una aventura, va por primera vez solo al baño y ello lo expresa en su rostro. Así es como mucho de sus cuentos, se originan en un suceso cotidiano que escribe en un documento en su Notebook, le pone un título y lo deja para volver en algún momento y trabajarlo como uno de sus relatos. Él mismo se define como un escritor que construye sus narraciones a través de los personajes que le dan forma, en los cuales atiende especialmente a la psicología de ellos. Por lo tanto, su búsqueda cotidiana está en la observación de posibles personajes, en la complejidad de la psicología humana desde el lugar que le toca o que elige, como escritor y observador. 

   Otro de los temas que Gustavo Robert cree importante en la configuración como escritor es comenzar escribiendo cuentos, relatos cortos, ya que significan una sola voz, una trama simple, menos personajes. En cambio, considera la novela caracterizada por la polifonía de voces, de historias, es decir que la podemos ver como un universo de aperturas, construcciones cada vez más amplias que muchas veces no logran cerrarse. Cierto es que los relatos cortos pueden ser igual de complejos, pero en la brevedad se pueden encontrar otros recursos narrativos y operaciones posibles.   

Luego de la exposición de sus búsquedas, motivaciones y reflexiones, Gustavo dió a conocer la anécdota que dio lugar a la escritura de uno de los relatos de Cuentos de Los 5 elementos. El evento tuvo gran concurrencia y el público estaba atento a sus palabras y su forma de contar. Seguidamente, María Luján leyó un fragmento de ese cuento, que gustó y atrapó a los oyentes. El fin de la presentación fue emotivo, destacó la familiaridad del trato característico de un pueblo y la simpatía entre los vecinos. Además, primó la necesidad de realizar más encuentros literarios, difundir la producción local y dar lugar a la cultura propia en diferentes espacios. En relación con esto último, pensamos en la configuración de espacios literarios, elementos de lo cotidiano que pasan a ser parte de un mundo de la ficción y la literatura. Además, es importante destacar la autoedición y la promoción particular y personal de las obras.