Crítica de “Íntimos 10 años”, Gabriel Merlino y Vanina Tagini

0
74

La confitería Las violetas, en la esquina de Rivadavia y Medrano, es uno de los bares más antiguos de Buenos Aires. Declarado “Lugar histórico de la ciudad”, es el espacio ideal para el tango, otra de las manifestaciones culturales asociadas con los porteños. El pasado viernes 6, Vanina Tagini y Gabriel Merlino celebraron diez años de este espectáculo donde el canto y el bandoneón son protagonistas.

Con un repertorio amplio en el que no faltaron Carlos Gardel, Astor Piazzola, Joan Manuel Serrat, y temas en portugués y en italiano, entre otros clásicos de la música, ambos intérpretes mostraron que son dos grandes jóvenes artistas. Gabriel Merlino es un referente entre los bandoneonistas de su generación. Instrumento tanguero por excelencia, el bandoneón es, además, uno de los más complicados en cuanto a su ejecución, pero en las manos de Gabriel la música fluye limpia, potente, con una precisión y un arte admirables. Vanina es cantante y productora artística, y también es considerada una de las profesionales más destacadas de la actualidad. Su voz transita por registros graves y agudos con naturalidad manejando también la intensidad de su voz que acompaña con la expresividad del rostro y las manos.

Sin embargo, más allá de las cualidades artísticas de ambos, lo destacable es cómo consiguen complementarse en escena. No asistimos simplemente a la actuación de un dúo, sino a una cantante y a un bandoneonista que ensayaron amorosamente la relación música/palabra. La voz y el decir de Vanina se acomodan a cada nota del bandoneón de Gabriel, y ambos dejan paso al lucimiento del otro. Como si nos contaran una historia, además, cada canción tiene un clímax, en el que voz e instrumento estallan, lo que provoca momentos de mucha emotividad.

Asimismo, todo el espectáculo presenta un hilo conductor que es el relato de los dos protagonistas. Ambos juegan con lo que ocurre fuera del escenario como matrimonio e intercalan anécdotas que crean un clima íntimo y familiar donde no falta el humor.

Vanina Tagini y Gabriel Merlino tienen una larga trayectoria a pesar de su juventud. Formaron parte de espectáculos y elencos muy reconocidos, y realizan giras por varios países del mundo. Lo bueno es que son nuestros, y que podemos escucharlos y disfrutarlos en nuestra Buenos Aires querida.