Netflix: Las películas que nos formaron

0
522

Titulo rimbombante (y discutible) para esta serie de cuatro documentales que rastrean historias de producción de grandes películas de los años 80 cuyos títulos son bien conocidos: Los cazafantasmas (1984); Mi pobre angelito (1990), Duro de matar (1988) y Dirty Dancing (1987). Recorte interesante que nos devuelve lo exitoso y lo taquillero de esa década en el cine estadounidense en tipos de producciones algunas realizadas desde el costado de los grandes estudios o en medio de grandes transformaciones. Como Dirty Dancing realizada a duras penas por una empresa de video home (Vestrom Pictures); o Los cazafantasmas, filmada en momentos en que Columbia Pictures es adquirida por Coca Cola, o Duro de matar cuyo protagónico fue otorgado a un comediane televisivo luego de sucesivos rechazos de las estrellas Sylvester Stallone, Harrison Ford, Richard Gere, Clint Eastwood, hasta a Robert De Niro (!) se le ofreció ese papel.

Curiosidades y excentricidades recopiladas en un artilugio que se presenta más como un juego que como un documental serio, cosa que sin embargo no le quita mérito. Eso sí, con ausencias importantes, seguramente por cuestión de derechos, como la de las bandas sonoras que marcaron época, ni “Time of my life” de Dirty Dancing, ni la archifamosa canción central de Los cazafantasmas (aquel casette que cuantas veces escuchamos!) aparecen por momentos. Ni los testimonios de Bruce Willis, o Bill Murray o Macaulay Culkin, protagonistas de tres de ellas.

Testimonios de directores, guionistas, productores, técnicos, actores, trucos FX todavia artesanales, visitas a las locaciones hoy. Han pasado mas de 30 años, y en tiempos en que hasta la cara de los actores se puede retocar digitalmente (ver sino El irlandes) hay algo interesante y sobre todo, entretenido en volver a recuperar estas historias y estos momentos.