Crítica de Reporte Clasificado, de Scott Z. Burns

0
24

La nueva producción de Diamond Films, Reporte Clasificado, se estrena este jueves en nuestro país. Basándose en la investigación de Daniel J. Jones, Scott Z. Burns escribe y dirige este thriller seco y mesurado, cuyo énfasis en la crónica del proceso es noble, aunque por momentos poco inspirado.

Dan Jones (Adam Driver) es comisionado por la senadora Dianne Feinstein (Anette Bening) para liderar una investigación acerca del Programa de Detención e Interrogatorios de la CIA, activado a raíz del ataque del 11 de septiembre.. El descubrimiento de los tratamientos inhumanos y la tortura desmesurada que les fue propinada a los sospechosos movilizan a Jones a intentar comprobar su sospecha: que la excusa de que tales interrogatorios sirvieron como elementos de inteligencia para prevenir ataques terroristas y contactar a Bin Laden, preservando la seguridad del país, es falsa dado que ese Programa no tuvo nunca niguna utilidad más que ejecutar la vileza y el sadismo de los torturadores. La complicidad y responsabilidad de la CIA y el Departamento de Defensa son barreras que sistemáticamente irán ensuciando el informe de Jones.

Cualquier acontecimiento real, con cierto nivel de relevancia, que involucre a alguno de los principales actores u organismos del establishment estadounidense, tarde o temprano -más temprano que tarde- tiene su representación ficcional en el cine o en las series. Las analogías o relaciones indirectas (salvo House of Cards) no surten efecto en Hollywood.  Exigen personajes directamente contrastables con el nombre de la persona real, casos judiciales e informes periodísticos que hayan tenido lugar actualmente. La política se vuelve cine porque de alguna manera el público estadounidense quiere consumir su propia historia contemporánea. La proclama de Obama sobre reconocer los errores que su país tiene para luego corregirlos, aunque demagoga, refleja la necesidad que les surge de publicitar las manzanas podridas de su propio sistema. Siempre y cuando, por supuesto, exista un héroe cuyo objetivo excluyente sea el esclarecimiento de la verdad. Siempre y cuando la verdad triunfe.

A la larga lista de Todos los hombres del presidente, Malcom X, JFK, y más acá, The Post, Spotlight, Frost/Nixon, J.Edgar o La noche más oscura se le suma un nuevo ítem. Guionista habitual del irregular Steven Soderbergh, Scott Z. Burns consolida un relato nítido y prolijo sobre los obstáculos jurídicos, políticos y mediáticos que se ciernen sobre la investigación. Su fidelidad a los hechos le brinda cierto valor testimonial a la película; principalmente en su decisión, a diferencia de varias de las obras antes citadas, de minimizar el carácter heroico y dramático de su protagonista en detrimento de poder fijar al espectador la aparente infranqueabilidad del aparato burocrático que sostuvo la operación. Varios años le costó a Dan Jones sacar a luz su informe. En medio del mismo debió acudir a maniobras que bordeaban la legalidad, y lo que es principal, necesitó del apoyo de otras personas, como es el caso de la senadora Feinstein o de un periodista.

La veracidad del guion y su espíritu anti espectacular hacen de la película una experiencia inmersiva para los interesados en el tema. La nula preocupación del director por emplear algunos procedimientos o recursos narrativos que eleven a Reporte Clasificado a la mera crónica de un hecho político, puede resultarle a otros rutinaria y anodina. Las dramatizaciones de las torturas y de la elaboración del operativo por parte de los dos psicólogos, están claramente diferenciadas con el presente por el tratamiento cromático y estético.  La simpleza ramplona con que está planteada esta diferenciación, le brindan al film, por momentos, la apariencia de un documental televisivo de historia, cuyas dramatizaciones resultan vulgares. La falta de creatividad para narrar el pasado es el punto flojo de Reporte Clasificado, el tono de interpretación de Adam Driver, quizás lo más destacable. Como curiosidad resulta sorprendente la cantidad de actores popularizados en series que componen el elenco: Jennifer Morrison (Dr. House)  Corey Stoll (House of Cards), John Hamm (Mad Men), Michael C. Hall (Dexter), Maura Tierney (The Affair) o Matthew Rhys (The Americans), Sarah Goldberg (Barry), Ben McKenzie (The O.C.)