Mar del Plata 2019: Una apertura marcada por el recuerdo

0
16

Con una correcta puesta en escena y sin artilugios, ayer el 34º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata tuvo su ceremonia de apertura, signada por el homenaje a José Martínez Suárez, quien fue su presidente durante una década.

Minutos más tarde de la 20 horas el escenario de la Sala Astor Piazzola del imponente Auditórium encendió sus luces para dar inicio al único festival de cine Clase A de América Latina, que se mantiene pese a que su presupuesto haya decaído notablemente. Y no tanto por una disminución per se, sino más bien por los estragos que produjo (y aún produce) la inflación. Siguiendo una de las recordadas frases de Martínez Suárez, “las películas son las estrellas. Esas estrellas (alrededor de tres centenas) empezaron a exhibirse desde ayer, aunque invitados de peso haya pocos (escasísimas presencias internacionales) y la mayoría de los films se exhiban solamente dos veces. Lo cierto es que la calidad de la programación demuestra un preciso, atento ojo cinéfilo. Y el público responde llenando las salas. No es poco.

Tal vez porque el recuerdo de la masiva y sentida silbatina del año pasado al saliente Secretario de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, aún resuene, este año solamente el Presidente del INCAA, Ralph Haiek, subió para presentar a Fernanda Martínez Suárez y entregarle una distinción en homenaje a su padre. Luego de la exhibición de un muy buen material de archivo, la hija –visiblemente emocionada- se dirigió al público: “Esta noche les quiero decir que estoy en nombre de mi familia. Quiero agradecer este premio a mi padre. José estaba orgulloso de este festival de cine y de Mar del Plata, una ciudad que lo atendió con el mayor cariño. Trabajó incansablemente para llegar al público con películas de calidad”. Y agregó, en relación a los guiones de los alumnos de las escuelas de cine del interior: “él me comentaba que eran los mejores guiones que estaban presentando, estaba tan contento con eso que no pueden darse una idea”. Finalizó recordando otra frase del realizador: “José tenía razón, estaba hecho de cine”.

Luego ingresó la directora artística, Cecilia Barrionuevo, quien se refirió a la programación y las singularidades de este año. También destacó el perfil que lo define: “Damos continuidad a la propuesta que profundiza la línea ética y estética con la que venimos trabajando y hemos adoptado; el cine como mirada de análisis crítica de la realidad, para celebrarla, para cuestionarla, para reinventarla en la ficción”.

Finalmente, fue reconocida la actriz Graciela Borges con una distinción por su aporte a la cinematografía argentina. Borges subió en compañía de Eleonor Balcarce, Romina Ricci y Gastón Pauls, a quienes les dedicó afectuosas palabras.

Tras los discursos de rigor, comenzó el evento con la exhibición restaurada de Los muchachos de antes no usaban arsénico, obra maestra de José Martínez Suárez. Ahora sí, Mar del Plata comienza su merecida fiesta cinéfila.

Recomendadas:

Mar del Plata 2019: Crítica de Lemebel, de Joanna Reposi Garibaldi

Mar del Plata 2019: Crítica de Parasite, de Bong Joon-Ho

Películas argentinas restauradas y rescates en el 34 Festival de Mar del Plata