Fassbinder: temperamento e Inquietud , ciclo en Facultad de Artes UMSA

0
76

Homenaje al realizador alemàn Rainer Werner Fassbinder. Ciclo organizado junto a la Fundaciòn Cineteca Vida. Proyecciones en DVD

Desde el viernes 11 de octubre al viernes 29 de noviembre 2019. Todos los viernes 19 hs en Sarmiento 1565

Proyecciones en DVD   

Fassbinder quiso explorar el mapa del dolor humano en sus facetas múltiples. Atravesado por el nervio incansable, con su mirada desde la mirilla de la cámara- que se vuelve aun más dolientes para quienes hoy contemplamos sus películas.En su obra, a medias sumergida en una densidad trágica, queda lugar para poca esperanza. La ambivalencia (que en su caso no significa indecisión) retorna, con una insistencia inusual y exige que se valore como lo que realmente es: nuestra dualidad, entre la condición de efímeros que nos caracteriza, y el fuerte y angustiante llamado a sobrevivir, a perdurar, aún a pesar de nosotros mismos.

Programación:

Viernes 11 de octubre: El amor es màs frìo que la muerte (Liebe is kalter als der Tod, 1969, 91 min)

Viernes 18 de octubre:  Dioses de la peste (Gotter der pest, 1969,71 min) 

Viernes 25 de octubre: El soldado americano (Der amerikanische soldat, 1970, 8 min) 

Viernes 1 de noviembre: Angustia corroe el alma (Angst essen seele auf, 1973, 93 min) 

Viernes 8 de noviembre: Miedo al miedo (Angst vor der Angst, 1975, 90 min) 

Viernes 15 de noviembre: Ruleta China (Chinesisches roulette, 1976, 86 min)

Viernes 22 de noviembre: En un año con trece lunas (In einem Jahr mit 13 monden, 1978, 123 min) 

Viernes 29 de noviembre: La ansiedad de Verònika Voss (Die sehnsucht der Veronika Voss, 1982, 104 min)

………………………………………………………………………….

Rainer Werner Fassbinder, ya varios años sin 13 lunas…

oor Hayrabet Alacahan

Rainer Werner Fassbinder fue un artista temperamental e inquieto, no sujeto a escuelas ni a tendencias determinadas, respondió al asunto que lo motivaba dentro de su íntimo concepto de las cosas sugerentes y determinadas por el momento emocional. Cumplió consigo mismo, antes que con la materia -esa materia que es a veces esquiva, pero que también sabe ceder satisfacciones a quienes la dominen-,  estaba tan convencido por el proyecto imaginado que jamás miraba para atrás, siempre avanzó con una velocidad desesperada y nunca pensó tomar descanso en su camino.  Al respecto fue muy claro cuando dijo: “ya dormiré cuando esté muerto…”.

De cualquier manera: ¡Cuántas cosas que no se ven pero ocurren en ese lapso en el alma de un creador! Aunque sí, se las verá: aflorarán, conscientemente o no, en su obra. Pocas veces me he planteado esta reflexión. Se está acostumbrado a valorar determinada obra como si ésta fuese actual, como si no perteneciese, en cambio, y por partes iguales, tanto al pasado como al futuro.

Creo que ese estar a medias entre la luz “lo que está por delante” y la sombra “lo que queda por detrás” se alimenta de las raíces de la permanencia, lo temporal más allá de las medidas del tiempo, lo que no sufre mudanza.

En un día gris, tormentoso -en tanto contemplaba otra tempestad no menos sonora, no menos visual, pero mental – la de Fassbinder a través de sus películas, recordaba -¿quién es capaz de acallar la memoria?- casi en la totalidad de su obra, en la que sus ideas saturaban a sus fotogramas. Él decía prácticamente todo lo que pensaba, sin preocuparse demasiado en los prejuicios ni en los principios.

26 años…, antes o después… Quizás sea el interrogante de que el tiempo existe o no. Lo más imaginable es que nos deje algo en el camino, para que nuestra búsqueda tenga algún sentido.

Con respecto a Fassbinder, ese misterioso discurrir de los días ha sido con él generoso, ya que ha dejado en sus composiciones visuales, justamente, una extraña alianza entre materia y misterio, entre dependencia y libertad, entre el acierto y el error, entre eso que los entendidos definen como “homo faber” y “homo ludens”, sin descartar al imprescindible “homo sapiens”.

Porque la obra de Fassbinder se halla, ahora más que nunca, inmersa en un clima. Ya se trate de sus argumentos, de sus personajes, de sus actores, de sus técnicos, de sus adicciones, de sus amores y odios, entre otros –cosas que lo obsesionaron, lo beneficiaron y lo perjudicaron y de las que se liberaba, siquiera ilusoriamente, mediante la catarsis que significaba filmar– de una soledad al desnudo o del paisaje más caótico que ecologista, tal cual lo que veía él, reflejos de dos estados anímicos: de su alma y de su mente. Ambas se han vuelto, en su trayectoria, cada vez más agudas, incansablemente, hacia la interioridad, por la misma razón, hoy su obra llega desde muy adentro. Y pensando bien: no tanto por sus temas (en el fondo, simples accidentes por más que se prefieran unos antes que otros), sino por la manera según la cual los trataba.

El contrapunto fundamental que debe resolver un director, el de las opciones, los contrastes e incluso las contradicciones entre la luz y la sombra que hay en cada escenografía a interpretar, hoy por hoy, está en la obra de Fassbinder, alguien que, con instinto, con sensibilidad (sobremanera con esta última) conocedor de todos sus secretos, poseía, para cada problema, la solución casi exacta. Fue un artista, dueño de una mirada vibrante, de una sensible sustancia con la que atrapaba e impregnaba con emulsiones las emociones en todas sus magnitudes. Fue un artista potente, turbulento, explosivo: cualidades que eran su forma de existir. A través de esas modalidades dejo un estilo de captar y transmitir sensaciones, estados anímicos,  encuentros y desencuentros, que cautivan en su potencial, que demoran en torno a él con entusiasmo y plenitud, y que constituyen, en esencia, una luminosa y envidiable actitud ante la vida.

Quiso explorar el mapa del dolor humano en sus facetas múltiples -atravesado por el nervio, incansable, con su mirada desde la mirilla de la cámara- que se vuelven aun más dolientes para quienes hoy contemplamos sus películas.

En su obra, a medias sumergida en una densidad trágica, queda lugar para poca -por no decir nada- esperanza.

La ambivalencia (que en su caso no significa indecisión) retorna, con una insistencia inusual que exige que se valore como lo que realmente implica: nuestra dualidad, entre la condición de efímeros que nos caracteriza, y el fuerte y angustiante llamado a sobrevivir, a perdurar, aún a pesar de nosotros mismos.

En la actualidad, Fassbinder responde, entonces, a la más urgente pregunta de nuestro tiempo: la del necesario equilibrio entre esencia y existencia, cuando la primera parece a punto de quebrar el exclusivo interés de la segunda.

De allí el carácter melancólico y hasta nostálgico de su obra que intenta rescatar el futuro en función del pasado y no a la inversa. Sólo sabiendo que los valores estéticos –firmes, innegables- en su obra han echado raíces profundas, ávidas, en una dimensión inusual de la criatura: más en lo que no se ve que en la que se ve.

Lo de él es un valioso punto de partida con lo que intentó transmitirnos.

Y el artista, el creador, cuyo destino es el de moverse entre penumbras y entre vagos resplandores, está demás señalar, como Fassbinder hizo lo que

hizo, a costa de su duro e incomprendido modo de ser que lo caracterizaba.

Ya hace tiempo que no se ven años con trece lunas, ni personas que solo quieren que los amen…, pero y tristemente si muchísimos angustias que corroen el alma…      

……………………………………………………………………………………….

EL AMOR ES MAS FRIO QUE LA MUERTE / LIEBE IST KALTER ALS DER TOD (2863)

*Dirección: Rainer Werner Fassbinder. *Argumento y guión: Rainer Werner Fassbinder. *Fotografía: Dietrich Lohmann (ByN). *Dirección artística: Ulli Lommel. *Música: Peer Raben, Holger Munzer. *Montaje: Franz Walsch. *Asistente de dirección: Martín Müller. *Productor: Rainer Werner Fassbinder. *Producción: Antiteater/X Films. *Origen: Alemania. *Año: 1969. *Duración: 88 minutos.

*Elenco: Ulli Lommel (Bruno), Hanna Schygulla (Joanna), Rainer Werner Fassbinder (Franz), Hans Hirschmüller (Peter), Katrin Schaake (la mujer en el tren), Peter Berling (el traficante de armas), Hannes Gromball (la modista de Joanna), Gisela Otto, Ingrid Caven y Ursula Strätz (las prostitutas), Irm Hermann (el vendedor de gafas), Les Olives (Georges), Will Rabenbauer (Jürgen), Peter Moland (Líder del sindicato), Anastassios Karalas (el turco), Rudolf Waldemar Brem (el motociclista policía), Yaak Darsunke (inspector), Monika Standler (una muchacha), Kurt Raab (un observador) y otros.

 (…) En su primer largometraje, El amor es más frío que la muerte, el personaje que Fassbinder interpreta, Franz, vive con una prostituta, Joanna, que accede incondicionalmente a todo lo que él le pide, aun cuando se trate de acostarse con un amigo de Franz, Bruno, a quién éste invita a dormir con ella. Transcribiendo muy atinadamente su propia experiencia, Fassbinder implanta esta vez escrúpulos burgueses y ansias de posesión en la chica, que, según él, “está aun más dominada que los demás por sus prejuicios de burguesa, a pesar de su profesión, ya que quiere salvar su relación con Franz haciendo de fulana para él e incluso traicionando a Bruno al denunciar a la policía el robo que éste ha cometido. Prefiere estar sola que compartir a Franz con Bruno”. La película se rodó en el año siguiente a las revueltas estudiantiles de 1968, que habían alentado a Fassbinder a creer en las comunas y en la colectividad como una alternativa a las convenciones de decencia y a la propiedad individual.

Ronald Hayman

.……………………………………………………………………………………..

DIOSES DE LA PESTE / GOTTER DER PEST (2860)

*Dirección y guión: Rainer Werner Fassbinder *Fotografía: Dietrich Lohmann (ByN)  

*Montaje: Franz Walsch y Thea Eymèsz *Sonido. Gottfried Hüngsberg /

Decorados: Kurt Raab *Música: Peer Raben * Productor: RWF, con la colaroración de Michael Fenglar * Productor ejecutivo: Peer Raben *Origen: Alemania * Año: 1969 *Duración: 91 minutos

Elenco: Harry Baer (Franz), Hanna Schygulla (Joanna), Margarethe von Trotta (Margarethe), Günther Kaufmann (Günther), Carla Aulaulu ( muchacha en el café), Katrin Schaake (dueña del café), Lilo Pempeit (madre), RWF (comprador de porno), David Morgan (Luchador de catch), Thomas Scheider (Tommy), Ursula Strätz, Kurt Raab, Irm Hermann, Peter Moland, Doris Mattes y otros.

“Lo que sucede no es demasiado importante: Dioses de la peste trata rigurosa y casi exclusivamente de un par de personas y de sus relaciones totalmente privadas, sin atenerse a las reglas del género del cine de gángsters.

Esas relaciones – amor, celos, odio, indiferencia – son comunes totalmente normales. Los sentimientos y reacciones habitualmente secundarios en las buenas películas de gángsters y sentimentales en las malas, son descriptos y representados aquí en profundidad constituyen el tema de la película. Resulta atrapante la manera en que Fassbinder descubre cuán cruel, brutal, violenta e incluso terrorista pude ser esta gente que se ama, odia o se es indiferente”.                                 R.W. Fassbinder  

……………………………………………………………………………………………….

EL  SOLDADO  AMERICANO / DER AMERIKANISCHE SOLDAT (2855)

*Guión y Dirección: Rainer Werner Fassbinder *Producción: Antiteater *Fotografía: Dietrich Lohmann (ByN) *Montaje: Thea Eymesz *Música original: Peer Raben

*Dirección de arte: Kart Raab y RWF *Montaje: Thea Eymesz *Maquillaje: Sybille Danzer *Productor ejecutivo: Peer Raben * Origen: Alemania  *Año: 1970  *Duración: 80 minutos.

*Elenco: Karl Scheydt (Ricky), Elga Sorbas (Rosa), Jan George (Jan), Margarethe von Trotta (mucama), Hark Bohm (Doctor), Ingrit Caven (cantante), Eva Ingeborg Scholz (madre de Ricky), Kurt Raab (hermano de Ricky), Marius Aicher (policía), Gustl Datz (jefe de policía), Marquard Bohm (detective privado), RWF (Franz), Katrin Schaarke (Magdalena Fuller), Ulli Lomell (gitano), Irm Hermann (prostituta) y otros.

*Ricky, un gángster americano que estuvo en el Vietnam, vuelve a Munich, donde creció y donde está en busca por la policía.

Trabaja de asesino a sueldo, cumple algunas tareas y pasa algún tiempo en sus lugares favoritos de cuando era pequeño, visita su amigo Franz Walsch, su madre y su hermano, espera en su habitación del hotel, asesina a su profesora y es acorralado por la policía…

*Considerado el mejor de sus films de gangsters, el tema principal de “El soldado americano” es que la violencia es la expresión del amor o de la sexualidad frustrada. En una habitación cerrada, bajo una intensa iluminación, tres hombres juegan al póker con una baraja pornográfica. Son tres policías. Acaban de contratar a un asesino a sueldo para que mate a unos criminales con los que la justicia no consigue acabar. Medio alemán medio americano, veterano de la guerra de Vietnam, Ricky es un delincuente que realiza fríamente los encargos de asesinato (primero de un proxeneta, luego de una vendedora y de su amante) antes de encontrarse con Franz, amigo de la infancia.

……………………………………………………………………………….

ANGUSTIA CORROE EL ALMA / ANGST ESSEN SEELE AUF (4659)

*Dirección y guión: Rainer Werner Fassbinder *Fotografía: Jürgen Jürges (color)

*Ilumunación: Ekkehard Heinrich *Montaje: Thea Eymèsz *Sonido:  Fritz Müller-Scherz *Decorados: RWF *Maquillaje: Helga Kempke *Asistente de dir.: Rainer Langhans *Música: de archivo *Producción: Tango-Film, Munichh *Productor: RWF **Origen: Alemania *Año: 1973 *Duración: 93 minutos

*Elenco: Brigitte Mira (Emmi), Eli Hedi Ben Salem (Ali), Barbara Valentin (Barbara, dueña del bar), Irm Hermann (Krista), RWF (Eugen, marido de Krista), Karl Scheydt (Albert), Elma Karlowa (Sra. Karges), Anita Bucher (Sra. Ellis), Gusti Kreissl (Paula),  Walter Sedlmayr (Angermayer) Doris Mattes (Sra. ..), Liselotte Eder (Sra. Münchmeyer), Marquard Bohm (Gruber, hijo del dueño de casa), Hannes Gromball (Camarero en el hostal), Katharina Herberg (muchacha en el bar), Rudolf Waldemar Brem (colega), Peter Moland (jefe del taller mecánico), Kurt Raab (capataz), Margit Symo (Hedwig), Peter Gauhe (Bruno), Helga Ballhaus (Yolanda), Elisabeth Bertram (Freida), Hark Bohm (Médico) y otros. 

En un bar frecuentado por extranjeros, donde se ha refugiado de la lluvia, la viuda sesentona Emmi Kurowski (Brigitte Mira), que trabaja como personal de limpieza, conoce a Alí, un joven marroquí que debe tener unos 20 años menos que ella. Alí baila con Emmi, conversan, la acompaña a su casa. Se muda a su departamento. Finalmente se casan. Parta los demás este matrimonio es incomprensible. Los tres hijos ya casados de Emmi se avergüenzan de su madre, los vecinos cuchichean, el almacenero la echa de la tienda. También las colegas de Emmi los desprecian. Cuando Emmi vuelve de las vacaciones la sorprende la súbita amabilidad de sus hijos, vecinos y colegas. Este cambio sólo se debe al interés: todos explotan a Emmi…

……………………………………………………………………………………………….

MIEDO AL MIEDO / ANGST VOR DER ANGST (2862)

*Guión y Dirección: Rainer Werner Fassbinder *Fotografía: Jürgen Jürges (color) * Música: Peer Raben *Dirección de arte: Kart Raab * Montaje: Liesgret Schmitt Klink y Beate Fischer Weiskirch *Montaje: Liesgret Schmitt-Klink y Beate Fischer-Weiskirch *Sonido: Manfred Oelschläger *Decorados: Kurt Raab *Asistente de dir.: Renate Leiffer *Música: Per Raben * Producción: WDR * Origen: Alemania * Año. 1975 * Duración : 90 minutos.

*ELENCO: Margit Carstensen (Margot), Ulrich Faulhaber (kart), Brigitte Mira (la madre), Irm Hermann Lore), Armin Meier (Karli), Adrian Hoven (Dr. Merck), Kurt Raab (el vecino Bauer), Ingrid Caven (Edda), Lilo Pempeit (Mrs. Schall), Helga Maerthesheimer Dra. Von Unruh), Herbert Steinmetz (Dr. Auer), Hark Bohm (Dr.Rozenbaum), Constanze Haas (Bibi) y otros.

** En Miedo al Miedo o Angustia de la Angustia, la película se identifica inequívocadamente con el punto de vista de la sufrida mujer. Cuando la visión de ésta se nubla, la imagen que aparece en la pantalla se contrae. Como de costumbre, RWF hace propio el material sobre el que basa el film: en este caso,  una pieza semi autobiográfica escrita por una ama de casa (Asta Scheib).  Aun sin dejar de ser tenidas en cuenta, las presiones externas influyen aquí menos que nunca. El espectador advierte que Margot no obtiene de su marido Kart el apoyo emocional que precisa, ya que éste debe dedicar su tiempo a las cuestiones profesionales. La Margit Carstensen, simula un tic de gran efectividad en las comisuras de la boca, mientras que el ambiente del film incrementa la tensión introduciendo elementos de relajación de forma contraste, como cuando se oye sonar en el tocadiscos el trío de Der Rosenkavalier.

** Hacia el final de su segundo embarazo una ansiedad indirecta y cada vez mayor se apodera de la ama de casa Margot Staudte empieza a tener frecuentes ataques de angustia. Su esposo no la comprende, su suegra y cuñada la controlan y el psiquiatra que visita sólo tiene píldoras para ayudarla. Después del parto, las drogas y el alcohol la calman, pero no disminuye su terror. Intenso drama psicológico sobre el malestar subterráneo que recorría la Alemania de posguerra.

………………………………………………………………………………………

RULETA CHINA / CHINESISCHES ROULETTE (2854)

*Dirección y guión: RWF *Fotografía: Michael Ballhaus (color) *Montaje: Ila von Hasperg y Juliane Lorenz *Sonido: Roland Henschke *Decorados: Curt Melber /

Maquillaje: Jo Braun *Asistente de dir.: Ila von Hasperg *Música: Peer Raben

*Producción: Albatros Produktion, Munich y Les Filmes du Losange, Paris *Productor ejecutivo: Christian Hohoff y Jean-François Stévenin *Origen: Alemania *Año: 1976 * Duración: 86 minutos

*Elenco: Margit Carstensen (Ariane), Anna Karina (Irene), Alexander Allerson (Gerhard), Ulli Lommel (Kolbe), Andre Shober (Angela), Macha Méril (Traunitz), Brigitte Mira (Kast), Volker Spengler (Gabriel), Armin Meier (empleado en la estación de sevicio) y Roland Henschke (mendigo).

“Es la primera de mis películas en la que ya no narro la historia por miedo a los actores. “Ruleta China” trata de la alineación de las personas que es tan fuerte que lleva a sostener y continuar relaciones que en realidad ya están totalmente agotadas. Queremos mostrar como todas las relaciones humanas se reducen a la repetición y al ritual pero no mostrando como se comportan las personas o qué se refleja en sus caras sino por medio de los movimientos de la cámara. Si la cámara se mueve demasiado tiempo alrededor de algo muerto, lo muerto se vuelve reconocible como tal: podría surgir entonces el deseo de algo vivo y es por eso que se ansía romper con los rituales burgueses”.     

R.W. Fassbinder  

En Munich, una pareja se despide para separarse por un fin de semana: ella quiere viajar a Milán, él a Oslo. Pero ese mismo día se vuelven a encontrar en un castillo que les pertenece: ambos están en compañía de sus respectivos amantes. Sorpresivamente llega también Ángela, su hija paralítica, con la institutriz muda. Después de una cierta incertidumbre y de la mutua desconfianza, Ángela, que es más inteligente que sus padres a quienes tanto odia, organiza la “ruleta china”, una suerte de juego de la verdad…

Un siniestro “juego de la verdad” al que una adolescente inteligente y pérfida somete a sus odiados padres. Una serie de preguntas en principio inocentes comienzan a centrarse progresivamente en la figura de la madre, hasta desnudar rasgos negativos que debieran permanecer ocultos. Un film abierto, susceptible de múltiples interpretaciones, en el que el director concede un amplio margen a la fantasía del espectador.

……………………………………………………………………………………………                                                                              

EN UN AÑO CON TRECE LUNAS / IN EINEM JAHR MIT 13 MONDEN (2945)

*Dirección: Rainer Werner Fassbinder * Guión, fotografía, dir. de arte, productor, : RWF *Música: Peer Raben * Montaje: Juliane Lorenz y RWF * Maquillaje: Jo Braun * Sonido: Wolfgang Mund * Producción: Isolda Barth *Diseño de producción: Franz Vacek * Productoras: Tango-Film, München & Project Filmproduktion im Filmverlag der Autoren * Origen: Alemania * Año: 1978 * Duración: 123 minutos.

*Elenco : Volker Spengler (Erwin / Elvira Weishaupt), Ingrid Caven (Zora, La Peliroja), Gottfried John (Anton Sainz), Elisabeth Trissenaar (Irene Weishaupt),

Eva Mattes (Marie-Ann), Günther Kaufmann (J. Smolik, chofer),

Lieselotte Pempeit (La monja Gudrun), Isolde Barth (Sybille), Karl Scheydt

(Christoph Hacker), Walter Bockmayer (Seelenfrieda), Peter Kollek (Saeufer),

Bob Dorsay (Selbstmörder), Gerhard Zwerenz (Burghard Hauser), Janez Bermez (Oskar Pleiteen), Rainer Werner Fassbinder (Seelenfrieda / narrador),

Wolfgang Hess (Selbstmörder / narrador), Günther Holzapfel (Angestellter H. H. Brei), Ursula Lillig (Putzfrau) y otros.

Cada siete años se produce el año de la luna. Durante esos años, las personas cuyas vidas son regidas principalmente por sus sentimientos sufren fuertes depresiones. Si el año de la luna resulta ser a la vez un año con trece lunas nuevas, aquéllas pueden sufrir grandes catástrofes personales. En el siglo XX, esta peligrosa conjunción se produce en siete ocasiones: 1978 es uno de esos años. Los anteriores fueron 1908, 1929, 1943 y 1957. En 1992 la vida de más de un ser humano correrá peligro.

Con esta pequeña introducción comienza la historia de un transexual llamado Elvira y sus últimos cinco días de vida en un año con trece lunas.

La muerte en extrañas circunstancias de su amante Armin Meier llevó a Fassbinder a realizar la que sería su película más intimista, más  desesperada, más depresiva, más negra, más claustrofóbica, considerada por la mayor parte de la crítica como una de las grandes obras del maestro. Prácticamente fue una apología del suicidio que escribió, fotografió, montó y escenografió. Según su autor, “se trata de una película que no solo expresa mis sentimientos de pena y dolor ante el suicidio sino que dice mucho más de lo que yo podría contar sobre Armin”. Rainer sería acusado de utilizar el dolor que le había provocado esa muerte anunciada como excusa para rodar esta historia. En palabras de Fassbinder, “En un año con trece lunas describe los encuentros de una persona durante los últimos cinco días de su vida y trata de descubrir a través de tales encuentros si la decisión de esa persona de no seguir viviendo después del último día, el quinto, debe ser rechazada, siquiera comprendida o incluso aceptada por los demás. La acción transcurre en Frankfurt, una ciudad cuya estructura especial da lugar a biografías como ésta, o al menos hace que no parezcan inusuales. Frankfurt no es un paraíso de serena mediocridad ni una ciudad pacífica, agradable y plácida; es por el contrario una ciudad donde las contradicciones generales de la sociedad aparecen en cada esquina, incesantes”. En definitiva, Fassbinder, en ésta, como en todas sus otras películas reflexiona sobre las condiciones humanas. Siendo ésta, con diferencia, la más intimista y personal de todas ellas. Considerada por los críticos más audaces como una de las grandes obras de toda su carrera, Un año con trece lunas se ha convertido en un grito a la comprensión, invitando a un abrir de ojos de la sensibilidad dormida y a la reflexión silenciosa, abriendo los horizontes de quién la ve.

………………………………………………………………………………..

LA ANSIEDAD DE VERONIKA VOSS / DIE SEHNSUCHT DER VERONIKA VOSS (4657)

*Dirección: Rainer Werner Fassbinder *Guion: RWF, Pea Fröhlich y  Peter Märthesheimer *Fotografía: Xaver Schwarzenberger (ByN) * Música: Peer Raben  *Montaje: Juliane Lorenz *Sonido: Vladimir Vizner *Dirección artística: Walter E. Richaz *Vestuario: Barbara Baum *Maquillaje: Gerd Nemetz y Anni Nobauer  *Diseño de producción: Rolf Zehetbauer *Producción: Thomas Schühly *Productoras: Laura-Film (Munich); Tango Film (Munich), Rialto Film (Berlin), Trio Film (Duisburg) y Maran Film (Munich) *Origen: Alemania / Año: 1982 / Duración: 104 minutos /

*Elenco: Rosel Zech (Veronika Voss), Hilmar Thate (Robert), Cornelia Froboess (Henriette), Annemarie Düringer (doctora Katz), Doris Schade (Josefa), Armin Mueller-Stahl (Max), Erick Schumann (doctor Edel), Günther Kaufmann (ayudante de la doctora), Johanna Hofer y Rudolf Platte (la vieja pareja), Peter Berling (productor), Volker Spengler (primer director), Peter Zadek (segundo director), Sonja Neudorfer, Lilo Pempeit, Herbert Steinmetz, Elisabeth Volkmann, Juliane Lorenz y otros.

(…) La ansiedad de Veronika Voss está inspirada levemente en la actriz alemana Sybille Schmitz, estrella de la UFA durante el Tercer Reich que después de 1945 quedó sumida en el olvido, muriendo de una sobredosis de morfina en 1955 a la edad de cuarenta y seis años. Como Sybille, Veronika fue una gran estrella del cine de la Alemania nazi pero ahora, mediada la década de los cincuenta, nadie se acuerda de ella: ni el público ni la industria cinematográfica. Durante una noche muy lluviosa, Veronika conoce al periodista deportivo Robert Krohn, que se enamora de ella. Buscando el secreto de la olvidada actriz, Robert pronto se da cuenta de las circunstancias que la rodean: morfinómana, vive en casa de la doctora Katz, de la que depende por completo al ser quien le suministra su dosis diaria. La médica, ayudada por un funcionario del Ministerio de Sanidad, se dedica a fomentar la dependencia de la droga en pacientes ricos y psíquicamente destrozados, se apodera de su fortuna y sus propiedades inmobiliarias, y después los deja morir tras cortarles el suministro. Robert intenta desenmascarar a la doctora tendiéndole una trampa ayudado por su amiga Henriette, que se hace pasar por una paciente rica necesitada de morfina, pero cuando ésta tiene en sus manos la prueba que necesita es asesinada. Como Veronika se está convirtiendo en un estorbo, la doctora Katz -tras prepararle una fiesta de despedida haciéndole creer que ha obtenido un contrato para trabajar en Hollywood- la encierra en su cuarto poniendo a su disposición numerosos botes de somníferos, que utilizará finalmente para quitarse la vida. Robert sabe la verdad de todo lo ocurrido pero, ante la inutilidad de recurrir a la justicia, vuelve a su labor como periodista.