Love and Angst, Edward Munch en el Museo Británico

0
153

El lado oscuro del sueño bohemio

¿Existe el amor sin angustia? No para Edward Munch (1963-1944). Precursor del arte moderno, padre del expresionismo y creador de “El Grito”, el rostro más inquietante y perturbador en una obra de arte convertido en símbolo universal de la angustia, logró alterar valores tradicionales al reflejar la cruda emoción humana.

El Museo Británico, en colaboración con el Munch Museum de Oslo, corre el telón sobre vida y arte de Edward Munch, con la mayor muestra de grabados del artista jamás exhibidos en los últimos 50 años. En cada una de las obras que conforman esta muestra extraordinaria el tema del amor pleno de angustia, explica cómo Munch ha trascendido la historia del arte con su intensidad dramática.

Su arte es también el resultado de su experiencia vital como hombre y como artista. Acosado desde muy joven por el sufrimiento y la muerte, innovó en técnica, arriesgó paletas coloridas y temáticas oscuras, propias de los tiempos modernos de los que fue pionero y de los círculos bohemios europeos en los que participo. Sus ideas liberales, junto a sus amores tumultuosos contrastaron con su rígida educación. Alrededor de 1890, estudió en París y recibió influencia de los artistas franceses, Degas principalmente quien ya era bien reconocido.

Esta completísima exhibición gira alrededor de ejes temáticos.

“El Friso de la Vida, un poema acerca de la vida, del amor y de la muerte, Durante los primeros diez años de su carrera, Munch se concentró en la pintura, pero fue con los grabados que alcanzó fama y renombre internacional. Esta muestra en particular, toma los años más creativos de sus grabados, entre 1890 y el fin de la primera guerra mundial, en 1918. Año en que concibió “El Friso…”  Así en pintura como en grabados manifiesta su forma de vivir el amor, acosado por los celos, la ansiedad y la muerte. Alcanzó diferentes grados de profundidad con sus aguafuertes, planchas de grabado en cobre y puntas secas con las que dibujó directamente sobre el metal alcanzando combinaciones de forma y color únicas en su tiempo.

“Amores Tormentosos”: Munch siempre huyo del compromiso y del matrimonio, muchas de sus obras lo revelan sofocado en su obsesivo temor por el poder femenino. Sin embargo, mucho tiempo después reconoció que las imágenes de sus obras surgían directamente de sus experiencias amorosas en las que la infidelidad y la desolación eran propias de un estilo de vida bohemio, caótico, exacerbado por grandes dosis de alcohol. Dichas imágenes de pasión y celos concitaban las emociones que caracterizaron sus amores tomentosos, especialmente su primera relación turbulenta con Milly Thaulow. Sin duda el lado oscuro del sueño bohemio.

“Berlín, Poder y Orden”: En 1892, E.M. inaugura su primera exposición en Berlín, capital del recientemente fundado Imperio Alemán y sede del boom industrial europeo. Sus grandes avenidas daban la impresión de un riguroso orden, pero las corrientes bohemias corrían bajo la superficie junto con el mayor movimiento obrero en Europa. Munch escandalizó al mundo del arte conservador y la muestra se cerró al cabo de una semana. Pero para la vanguardia el hecho no pasó desapercibido y su carrera internacional despegó. Berlín y su larga tradición en grabados alojaron a Munch quien se instaló durante largo tiempo. Se reunía habitualmente en el Back Piglet (El Lechón Negro) un bar para intelectuales del norte y del este de Europa. Debatían sobre amor, ciencia y filosofía así como sobre la muerte de Dios y la fractura entre la humanidad y la naturaleza.

“Angustia y Soledad”: “He sufrido de ansiedad intensamente desde que tengo memoria, y traté de expresarlo en mis obras”. Tal es el caso del “El Grito” presentado para una muestra en Berlín, titulada “La ansiedad de la vida”. Posteriormente a la pintura realizó el grabado en el que incluyó las siguientes palabras en alemán “sentí al enorme grito atravesar la naturaleza”. Este acto lo lanzó a la fama internacional y la obra se convirtió en un elemento central en su carrera de artista, corría el año 1895 cuando su hermana Laura, diagnosticada con esquizofrenia, fue institucionalizada en un hospital cercano al lugar de “El Grito”. En este grabado se puede apreciar que las nubes rojizas de la pintura se ven en este formato como bandas ondulantes en blanco y negro que enfatizan la emoción que expresa la figura. Dichas nubes parecen inspiradas en una formación propia del norte de Europa. Otra de las obras icónicas en esta muestra presentada por el Museo Británico es la famosa “Niña Enferma” 1907 (The Sick Child) “…una revelación en mi carrera, génesis de un nuevo camino creadora de un escándalo sin precedentes en Noruega” dice el mismo Munch en 1929.Le tomó un año entero completar esta obra. Su presentación en la Asociación de Artistas de Berlín fue sensacional y tan duramente criticada por su rustica apariencia como exitosa en su trayectoria. La escena evoca la muerte de su amada hermana mayor víctima de la tuberculosis, a la edad de 15 años. Se aprecia el duelo de su tía quien cuidaba a Munch niño y sus hermanxs luego de la muerte de su madre en 1868 (Munch tenía 5 años). En esta ocasión se muestra la pintura número cuatro de las seis que realizó sobre el tema con el título de “Niña Enferma”. Munch reconocía que volver sobre un mismo tema le permitía elaborarlo de diferente manera, según las vivencias del momento.

Enfermedad y Muerte: “Desde mi nacimiento, los ángeles del miedo, de la pena y de la muerte están junto a mi”, hijo de médico devoto y creyente que se desempeñaba en barrios pobres de su ciudad tratando de salvar vidas, también él fue un niño enfermo creyendo que la tuberculosis y la enfermedad eran parte de la vida de la familia. No obstante tiempo después dijo “No desterraría la enfermedad de mi vida, porque a ella le debo mucho de mi arte”

A principios del SXX y en contraste con Berlín, París se afirmaba como capital mundana, ostentando modernidad y el poder de la ingeniería con la construcción de la Torre Eiffel para la Feria Mundial de 1900. Era la ciudad del placer y del entretenimiento, también de nuevos experimentos, Freud curaba con la hipnosis y Marie Curie investigaba la radioactividad, sin olvidar los avances en arte y cultura, incluyendo el cine, el teatro y la danza. También fue un centro de grabados ya con obras a color y la llegada de cantidad de artistas ávidos de novedades.   

Escena y Actuación: Su amistad con Strindberg y otros dramaturgos noruegos como Ibsen y Heiber acompaño su crítica a la sociedad burguesa al señalar la hipocresía, la enfermedad y la locura, “Ibsen no hizo sino echar leña al fuego” señaló Munch. Las nuevas obras de teatro iban de la mano con las nuevas formas de hacer arte. T. Lautrec, Vuillard y Munch trabajaron en escenografías y diseño de programas.

A partir de 1908 hubo un cambio radical en su arte.  Ibsen tuvo que ser internado en Copenhagen debido a un colapso nervioso producto de su grado de ansiedad y del alcoholismo. En 1909 volvió a Noruega y focalizó su obra en temas de la vida cotidiana y paisajes.

En los años posteriores siguió viajando, pero no tanto, se asentó en las afueras de Kristania, su pueblo natal, donde vivió hasta su muerte en 1944 a la edad de 80 años.

Londres florece en primavera y el arte también.

Esta muestra tuvo lugar en el British Musem entre el 11 de abril y el 21 de julio de 2019

IMAGENES