El museo de los corazones rotos

0
130

El Museum of Broken Relationships -considerado el más innovador del 2011 por la European Museum Forum- está ubicado en la parte alta de Zagreb, donde tienen lugar la mayoría de las bodas de la capital de Croacia, y es un lugar de culto para los que quieren desprenderse de lo que quedó después del amor: “¿Terminaste recientemente una relación? ¿Querés borrar todo lo que te recuerda a esa experiencia dolorosa? No lo hagas, un día lo lamentarás. En su lugar, envía tu artículo a nuestro museo y participá en la creación de una historia emocional colectiva”.

Olinka Vistica y Drazen Grubisic quisieron darle un cierre positivo a su historia: “Estuvimos cuatro años juntos -explica Grubisic-. Estábamos viendo qué hacer con las cosas en común, y eso es fácil cuando hablas de la tele o los libros, pero ¿qué haces con las pequeñas cosas que se compraron con la mediación del amor? Entonces pensamos que sería bonito que existiera un lugar donde poder dejarlas. Hay rituales para cuando alguien nace, se casa o termina el colegio, y conservamos recuerdos de todos, pero no hay recuerdos de una separación, así que pensamos en crear ese espacio en el que tuviera lugar ese ritual”.

Todo comenzó en el 2006, cuando se realizó la primera exposición que contenía esos objetos, y debido a su éxito se convirtió en itinerante: ya estuvo en Houston, Colorado, Buenos Aires, Londres y Brasil. El patrimonio ha ido creciendo con el aporte de la gente que lleva los objetos asociados con el amor/desamor: vestidos de boda, peluches, unas ligas, una botella vacía de whisky, un cubrecamas, una tostadora son algunas de las tantas donaciones que valen por las historias que las acompañan y que son parte de la muestra. En cada texto se indica el origen de la donación y el año de la pieza.

Uno de los objetivos del museo es cambiar la imagen de la ruptura como algo muy negativo: “Pasas años con una persona y eres feliz y luego te separas; sin duda hay recuerdos dolorosos, pero pasado un tiempo hay que hacer algo por conservar la memoria de aquello que fue bueno”, afirma Grubisic.

Proust (Londres) Estos volúmenes simbolizan un largo amor. Los leíamos durante los veranos en la Isla de Tavira, construíamos un refugio con bambúes y nos perdíamos en la prosa hipnótica. Las últimas 200 páginas no se leyeron. Quedaron separadas, para ahorrar en el peso del equipaje”.
Fuente: Lugares – Crédito: Museum of Broken Relationships

Fuentes: https://culturacolectiva.com/arte/el-museo-de-los-corazones-rotos

https://www.lanacion.com.ar/turismo/viajes/el-club-de-los-corazones-rotos-un-museo-croata-recopila-objetos-de-ex-parejas-nid2155989