Crítica de El panelista, de Juan Manuel Repetto

0
169

Tesis de maestría de sus estudios de posgrado, El panelista, es el segundo film de Juan Manuel Repetto y resulta por momentos un documental conmovedor. Repetto, director de Fausto también, mantiene su interés por los casos de accesibilidad al mundo de personas con dificultades físicas o de conducta. El autismo de Fausto en aquella película era descripto desde sus primeros diagnósticos hasta su voluntad por entrar a la Universidad. Ya allí, el método de la observación documental le permitía al realizador acercarnos a los momentos pequeños de estas personas para entender los momentos mas importantes.

Con modalidad similar al del documental sobre asperger, la descripción de la vida familiar y laboral de un hombre no vidente, Carlos Bianchi, invita a pensar no sólo en esa inserción (formal y conceptual) sino también en los prejuicios a los que se enfrenta una persona ciega. Nadie nace capacitado es el slogan. Carlos es un hombre vital, simpático, que empatiza con los otros y cuya vida gira en torno a su trabajo en el equipo de testeo de distintos productos en un instituto de análisis sensorial del INTI. Estos momentos hacen un documental adentro de otro. Tienen esa virtud. En otro nivel del relato entramos el mundo de Carlos gracias a la voz de la coordinadora del grupo, de su participación en un equipo deportivo, de su relación con su hijo y su voz interna sobre un episodio que marca la historia.

La película tiene una libertad preciosa. Se detiene en los momentos íntimos con el tiempo que necesita, se ocupa no sólo de Carlos sino del resto de los integrantes del equipo del INTI, cada uno tienen problemáticas distintas. Repetto encontró un nicho en el que hay mucho para investigar y lo hace con solvencia e inteligencia.

La película tendrá algunas exhibiciones con audiodescripción, interesante procedimiento de acceso a la proycción de un film para personas ciegas. Basta prestar atención al siguiente trailer con audiodescripción al que sería bueno entrar con los ojos cerrados.