La Sofía Cartonera, un concepto editorial diferente

0
81

La segunda semana de septiembre en el marco de la Feria del Libro y el Conocimiento de Córdoba, delegados de La Sofía Cartonera presentaron un conjunto de textos bilingües junto al Istituto Italiano di Cultura. Nos contaron lo que significa esta editorial que trabaja de manera independiente y pertenece a la Facultad de Filosofía y Humanidades (FFyH).

   Cecilia Pacella es la coordinadora de la editorial, además de ser la directora de la Escuela de Letras. Silvia Cattoni, profesora en la FFyH y la Facultad de Lenguas, es la coordinadora del área de traducción. El proyecto que une la lengua italiana y la editorial busca incentivar la traducción de autor, donde estudiantes del traductorado y profesores participan conjuntamente, siendo una forma de poner en práctica sus conocimientos y ser parte de las ideas que conforman La Sofía Cartonera. También, participaron en la presentación el profesor Massimo Palmieri y la poeta cordobesa Eloisa Oliva.

   La editorial forma parte de las actividades de extensión de la facultad y tiene como objetivo democratizar la práctica de lectura y de escritura. Por ello es que los libros son accesibles económicamente, además de ser hechos en talleres grupales. La particularidad de los libros cartoneros es que tienen tapas de cartón que se compran a los cartoneros de la ciudad. Además, las tapas son pintadas a mano con diferentes diseños, lo cual hace que cada libro sea especial. Esto significa una búsqueda por desacralizar el libro y acercalo a los posibles lectores. La edición de cada ejemplar es considerada un lugar de encuentro con el otro, se trata de un trabajo cooperativo. Lo cual permite, a su vez, organizar talleres en escuelas y otras instituciones sobre edición, encuadernación, diseño, traducción que se financian con la venta de los mismos libros (compra de témperas, cartones, pinceles, etc).

   El modelo en que se inspiró la editorial La Sofía Cartonera es el de Eloísa Cartonera fundada en 2003 por Washington Cucurto y Javier Barilar, la primer editorial cartonera de Latinoamérica y del mundo. Desde ese comienzo, el crecimiento y popularidad de este tipo de editoriales ha sido exponencial, se crearon muchas a lo largo del país, del continente y llegaron con sus tipologías marcadas a Europa. Todas comparten el concepto de editorial independiente alternativa, el uso de materiales reciclados, autonomía, formatos artesanales.

   La Sofía Cartonera comenzó en 2013, lleva hoy 100 títulos publicados y varias colecciones. Como veníamos diciendo se prioriza un formato económico para su accesibilidad, muchas ventas para su sustentabilidad, autores no publicados para la circulación de la cultura y el conocimiento: sea que son jóvenes, no traducidos al castellano, no editados actualmente.

   Se presentaron dos libros en esta ocasión: Después de la línea del Ecuador de Adrián N. Bravi y Vida soñada de Antonia Pozzi. Bravi nació en Argentina, pero hace treinta años reside en Recanati, Italia, el pueblo de donde procedía su padre. En 1999, publicó su primer novela en su lengua materna, el castellano, pero desde el año 2000 escribe y publica en italiano; siete novelas reconocidas y el premio Bergamo 2014. Los cuentos editados por La Sofía Cartonera habían sido publicados en revistas italianas, por lo que el autor los cedió para su publicación en formato libro, siendo ésta su primer tradución al castellano.

   Antonia Pozzi es una autora italiana de la década del 30, de la cual hay poca información, pero se sabe que tuvo una vida corta y agitada. La edición de La Sofía Cartonera es bilingüe, Eloisa Oliva leyó en castellano haciendo un recorte propio, apropiándose de la poesía de Pozzi. Tanto ella como los demás integrantes de la mesa coincidieron en el expresionismo, el lenguaje propio, el compromiso social, las imágenes diferentes de la poeta italiana, quien se destaca en un círculo dominado por hombres. El reconocido poeta italiano, Eugenio Montale, la prologa y la hace ingresar al canon en los años ´40. Se trata de una poesía feminista anticipada, de gran sonoridad.   

De esta manera, podemos ver cómo es posible complejizar la mirada del mundo cultural. Saber que, detrás de un libro que tenemos en nuestra biblioteca, hay un trabajo, un proyecto, un concepto de la literatura y de su circulación. Considerar el libro como un quehacer que no termina en el acto de escritura, es fundamental para comprender las diferentes instancias de producción de La Sofía Cartonera, así como de todas las editoriales y de los libros que llegan a nuestro poder.