O Mar, la obra de Horacio Inchausti en clave estenopeica

0
192

Para Horacio Inchausti la contemplación del mar de Copacabana es un ritual de cada mañana cuando vive en Rio.

Su mirada de artista se apoya y descansa sobre las líneas horizontales que forman el mar, la playa y el cielo y se sostiene en el tiempo contemplando “O MAR” en su constante ir y venir, reflejado y modificado por la luz del sol que le da color y forma a su movimiento.

La contemplación es un estado que solo se da en el tiempo, y la posibilidad de representarla visualmente es el reto que asume Horacio Inchausti y un desafío a la instantaneidad en la fotografía habitual. Más aún si se trata de dar cuenta de una imagen del mar en perpetuo movimiento.

Sin embargo, este reto no ha sido un impedimento para el artista, ha sido una oportunidad. En estas obras fotográficas, Inchausti emplea la técnica estenopeica y destaca la cuestión del tiempo en la contemplación, al sobre- prolongar la exposición sobre un objeto, en este caso, tan cambiante como lo es el mar.

Produce así una “ruptura de la indexicalidad, como consecuencia de la relajación entre la fotografía en sí y el mundo real que la origina sin llegar a la disolución total del index ya que se sigue reconociendo el objeto mar” nos dice el artista, quien ha investigado el empleo del color y la fisicalidad del material elegido para la creación de su obra.

Es así que estas imágenes se exhiben en cajas de luz o backlights, objetos corpóreos, materiales que ocupan tridimensionalmente el espacio. Los backlights son cajas volumétricas que guardan luz eléctrica en su interior, dando soporte al desarrollo que se aprecia en la imagen y cerrando así el ciclo evolutivo de la obra.

La materialidad de las cajas de luz, otorga estabilidad a las imágenes que encuadra y dialoga eficazmente con ellas, las que, despojadas de referentes humanos o urbanos, se han vuelto líquidas plasmando la metáfora de la liquidez en el sentido que Zygmunt Bauman da a este concepto.

Inchausti ha fabricado manual y artesanalmente cada una de los backlights dando cuenta de su trayectoria como escultor e integrando diversos abordajes en la elaboración y cristalización de su obra.

Así como Walter Gropius definiera la tarea del artista en tiempos de la Bauhaus:

“Arquitectos, escultores, pintores, … debemos regresar al trabajo manual … Establezcamos, por lo tanto, una nueva cofradía de artesanos, libres de esa arrogancia que divide a las clases sociales y que busca erigir una barrera infranqueable entre los artesanos y los artistas.”

Así asume Horacio Inchausti la tarea del arte en la realización de su obra.

Las fotografías estenopeicas del mar, expuestas en cajas de luz conforman un total de 20 obras que hasta el 27 de septiembre se exponen en la Galería Azur en Recoleta. Arroyo 981 Lu-Vier. 12 a  19 hs.

Galería de Imágenes