Crítica de “Unos cuantos brindis”, de Guillermo Ipiña

0
227

Al borde de la noche

Los sábados a las 20:00 hs, el Teatro Taller del Ángel presenta Unos cuantos brindis, de Guillermo Ipiña. Inspirada en un poema de Julio Cortázar, la obra es dirigida por Eleonora Maristany y protagonizada por Charlie Lombardi (Próspero), María Svartzman (Alma) y Federico Sepúlveda (Salvador).

La historia transcurre en la década del 50. Próspero, un poeta presumido, vuelve de Francia en busca de Alma, su viejo amor. Pero ella está a punto de casarse con Salvador, amigo de ambos. De aquí en adelante comienza la tensión de esta tríada de personajes que no sólo luchan entre sí sino cada uno con sus propias confusiones. La vuelta del artista ha desestabilizado la vida más rutinaria y prolija de Salvador y Alma. Y ahora los tres deberán definir su futuro, pero perseguidos por fantasmas de historias pasadas que se hacen reales y rompen con la armonía previa a la vuelta del poeta.

Si algo define a Unos cuantos brindis es la tensión de este triángulo que se mantiene durante toda la obra, pero corriendo en paralelo con el humor de los personajes, de lo cotidiano, y una ágil distribución de los momentos más intensos. Por eso Unos cuantos Brindis es tan ingeniosa como pasional. Lo común de la vida diaria está atravesado por los impulsos más viscerales de sus protagonistas, lo que hace a un conseguido realismo de la obra que sabe ubicarse bien en la época en la que transcurre. Un contexto aún muy dependiente de la mirada de los otros y del “qué dirán”.

Y esa es una de las tantas contradicciones en las que se ven atrapados sus personajes. La sociedad del 50 está marcada por protocolos e ideas preconcebidas de lo que es correcto o no hacer. Y a esa restricción social se suma, obviamente, lo personal de cada personaje: cada uno en su lucha interna. Los tres se encuentran en un momento decisivo en que deben definir su futuro, hacerse cargo de su presente, de su profesión, de sus amores. Perdonar (o no) ofensas pasadas, decidir entre amores contradictorios, cerrar heridas y seguir adelante pero… ¿Cómo hacerlo?.

  • Ficha técnica: Dramaturgia: Guillermo Ipiña; Actúan: Charlie Lombardi, Federico Sepúlveda, María Svartzman; Vestuario: Gustavo Carfi; Escenografía: Fernando Díaz; Diseño de luces: Malena Miramontes Boim; Video: Javier Cristofano; Fotografía: Javier Cristofano; Diseño gráfico: Mariana Rienzo; Asistencia de dirección: Vanina Cavallito; Producción ejecutiva: Cristina Sisca; Dirección: Eleonora Maristany