La Academia de Venecia abrió sus 6 salas renovadas.

0
24

Desde Venecia, en exclusiva para Leedor

Qué regalo para los ojos entrar en la Galeria de la Academia de Venecia! Después de dos años de trabajos de restauro en seis de las salas del primer piso, donde se despliega la mayor colección de arte de la escuela veneciana de fines de los siglos XV e inicio del XVI.

Las salas  fueron completamente renovadas con un sistema de iluminación que resalta los extraordinarios colores que son la característica principal de las obras ahora expuestas sobre paredes color gris opaco.

    La celebre “Tempesta” del Giorgione , icono de la Galeria, tiene una sala especial y está colocada junto a otras dos pequeñas obras maestras, un “San Giorgio” de Mantegna y “San Girolamo” de Piero de la Francesca.

   En la misma sala también esta “La vieja”, el magnifico retrato de una anciana, también patrimonio de la Academia que posee las más importantes obras del artista veneciano.

   En las salas del primer piso se puede ver con nueva luz el exquisito “Retrato de un joven” de Lorenzo Lotto  y la “Virgen con los querubines rojos” de Giovanni Bellini , un derroche impresionante de colores y maestria.

   Resplandece el casco y la armadura de San Jorge junto a la Virgen y San Pedro y las obras de Tiziano y Tintoretto con todos sus matices, un verdadero festín aún para los ojos del visitador mas profano.

   En la sala X esta “La invitación a casa Levi” la majestuosa tela de Paolo Veronese de dimensiones extraordinarias,  que en 1697 fue dividida en tres partes para ponerla a salvo de un incendio que destruyó el convento de San Juan y San Pablo para el que había sido realizada.

     Ahora se puede ver también con todo detalle “La crucifixión de los 10000 mártires  en el monte Arara” de Vittore Carpaccio, una tela de dimensiones imponentes y una de las obras maestras del artista veneciano de fines del 1400.

    La sala VII en cambio está totalmente ocupada por un ciclo de pinturas de Jheronimus Bosch – llamado el Bosco – que estaban a la espera de salir nuevamente a la luz desde hacia varias décadas cuidadosamente custodiadas en el Palacio Ducal.

     Las obras – a excepción del ciclo del Bosco- son las mismas de siempre y pertenecen al inestimable patrimonio de la Academia pero muchas de ellas parecerían verse por primera vez, tal es la obra extraordinaria de iluminación que se hizo en la Galería y a la nueva disposición de las obras.

    Todavía falta quitar los últimos andamios que cubren el ciclo completo de las obras de Gian Battista Tiepolo, sus maravillosas espectadoras que se asoman desde las esquinas de la gran sala del primer piso de la Academia que el artista veneciano contribuyo a fundar en el siglo XVIII.