#MostraVenecia2019: Electric Swan o Buenos Aires en un corto griego

0
65

A pesar de que no hay películas argentinas en concurso en la Muestra del Cine de Venecia, Buenos Aires es la inesperada e inquietante protagonista de un cortometraje de la realizadora griega Konstantina Kotzamani, que en 40 minutos pone al descubierto secretos, emociones y el lado negro de los habitantes de un edificio de Avenida Libertador 2050.

    La película se llama “Electric Swan” y esta protagonizada por el actor boliviano Juan Carlos Aduviri,  Elisa Massino, bailarina en la realidad y en el corto y la actriz Nelly Prince, que hace un personaje clave en el desarrollo de la historia.

   Aduviri es el encargado del edificio señorial frente a los bosques de Palermo donde viven en los pisos superiores la bailarina y la anciana y una niña inquieta que no puede dormir y se despierta de noche porque siente que el edificio tiembla.

    La bailarina es una deliciosa adolescente que hace fiestas con sus amigas y juega a seducir al encargado que sin darse cuenta se enamora de ella. Nelly Prince es la anciana indómita y de mal carácter dueña de un perro viejo y enfermo, que Ramón se niega a sacrificar como le pide su dueña, dándose cuenta que ya no lo podrá cuidar mas. A mitad de camino entre lo dramático y lo surreal, el edificio empieza a tener problemas verdaderos cuando a causa de una serie de perdidas de un edificio vecino, el sótano, donde vive Ramón, se empieza a inundar y parecería que nadie se puede hacer responsable del problema.

   El encargado, que a pesar de todo sigue cuidando a los psicológicamente desvalidos habitantes del edificio, se ve de repente involucrado en una fiesta de la bailarina que debe asistir cuando agotada por la danza y quizás el alcohol, se desmaya. El final es inesperado y justifica el nombre de la película, ademas de ser un explicito tributo de la realizadora griega al mito de Leda y el cisne: la reina de Esparta es seducida por Zeus que se transforma en un maravilloso cisne blanco para seducirla.

   Si bien se trata de una co-producción franco-griega, Kotzamani que ya recibió varios premios en su país y en festivales europeos, demuestra conocer profundamente la dinámica de la sociedad porteña.

     Nacida en 1984, estudio actuación y dirección en la escuela de Salonico, y ya cuenta con la participación de sus corto-metrajes en varios festivales europeos, incluidos Cannes y Berlin. El cine de Kotzamani fue definido por la critica “potente y visionario” ya que muestra el lado grotesco y alienado de la sociedad.

   En una reciente entrevista la realizadora griega declaró que no se siente parte de esa “nueva ola” de directores griegos como Yorgos Lanthimos – lanzado al olimpo de la fama después de “La favorita”- y que su cine es muy personal, completamente diferente, realizado hasta ahora con producciones de bajo costo como “Morning prayers” que fue filmado en tres días en Sarajevo con un Budget de 5000 euros.