Madres e hijos en tres films de la #MostraVenecia2019

0
18

Madres e hijos en tres films presentes en la Muestra de Venecia

El tema de la maternidad y los complejos vínculos entre madres e hijos se vio en estos últimos dos días en tres films afrontado de manera completamente diferente  pero que tienen en común la dramaticidad de la experiencia.

  “Madre”, de Rodrigo Sorogoyen es un film franco-español sobre el imposible luto de una madre cuyo único hijo desaparece a los seis años mientras esta de viaje con su padre en una playa del sur de Francia.

    La historia, muy dramatica, se entrelaza con la fantasia de la mujer que diez años después cree ver a su hijo en un grupo de adolescentes que frecuentan la playa a donde desapareció el suyo.

   La pelicula dura dos horas y la narración es lenta por falta de diálogo entre sus personajes principales: la madre y el adolescente entre quienes nace una ambigua relación que termina por poner fin a las fantasías de la mujer.

   Una madre mucho mas inquietante es la que protagoniza la gran actriz alemana Nina Hoss en “Pelikanblut,” de la realizadora alemana Katrin Gebbe, una mujer soltera que adopta dos hijos, una de las cuales es rescatada de una primera infancia muy violenta y dolorosa.

   La película abre el debate sobre la posibilidad de que una niña de solo cinco años, sea verdaderamente “mala” y que la maldad exista mas allá de cualquier acción reparatoria que su madre intente para lograr cambiar el curso de las cosas.

   El film corre el velo con el que se suele cubrir el difícil tema de la adopción, y habla también de esas madres que quieren llenar un vacío a toda costa con los niños, sobre todo en caso de adopción.

    Es una película difícil y muy violenta que dividió a los críticos de la “Mostra”que le reprochan entre otras cosas que semejante derroche de egoísmo y maldades hayan sido concebidas por una realizadora mujer.

    Finalmente “Ema” del director chileno Pablo Larrain, es un film difícil de clasificar pero sí se lo puede definir de sorprendente, con una complicada historia que se consuma al ritmo del reggaeton, en la que una madre muy extravagante pierde la tutela de su hijo adoptivo.

       Pero como la historia la cuenta Larrain no es asi de simple y las parejas se entrecruzan y el montaje fragmenta en miles de escenas las andanzas de la madre, una bailarina interpretada por la talentosa actriz andina Mariana Di Girolamo, que canta, baila y cambia de pareja , en una serie de escenas que como un caleidoscopio cambian continuamente.

   Mientras que Gael Garcia Bernal , la pareja de Ema en el film no se luce particularmente, Di Girolamo regala su gran intensidad  a un rol de madre que a pesar de haber perdido a su hijo y después a su pareja, se lanza por las calles de Valparaiso bailando y tejiendo nuevas relaciones y transformando su cuerpo en un instrumento para manifestar su absoluta libertad.