Sobre Villa Mitre, la reina de las villas de Bahía Blanca

0
38

               Desde Villa Mitre, Bahía Blanca

Curioso: desde el cementerio ubicado en la loma, se distingue claramente el mar. Sin embargo, quienes son historiadores o gente de letras de la Universidad Nacional del Sur, han preferido un enfoque novedoso y extraño. Han cortado sincrónicamente la ciudad –años 40 del siglo XX- y eligieron a la reina de las poblaciones suburbanas, Villa Mitre,  para realizar un estudio en el que se escuchan la voces de los pobladores de antaño y se ven en especial tres calles: Chiclana, Parera y México.

Cantamutto Lucía, Díaz, Marcelo y Ortiz, Pablo son los compiladores de un extenso trabajo en el que colaboraron también Fernández, Vicente, Lorenzetti, Luciano, Minieri Duilio y Sabanés Esteran. ¿Donde trabajaron? En un ala del frente de la vieja estación Rosario, ahora la terminal de ómnibus de la ciudad. Bajo la denominación 3.0 la Universidad del Sur. En la época elegida, los años 40 del siglo pasado, por allí se deslizaba el arroyo Napostá, inundando en la época de las fuertes lluvias la zona elegida por los autores. De varias generaciones a ésta, la integrada por los autores del trabajo, llegan las voces que habitaron la zona las de quienes trabajaron sin saberlo como pioneros.

No falta la ironía –si Ud. pasa por Villa Mitre, visite Bahía Blanca- ni tampoco la desolación en que estaba sumida esta zona en la época elegida. Sin caer en la indigencia, sus habitantes eran pobres aunque no resignados y trabajaban cotidianamente cuando podían.

 No les importaba que estuvieran casi olvidados por los sucesivos gobiernos. Cuando terminó de transitar el ferrocarril de origen francés Rosario-Puerto Belgrano –Compagnie de chemin de fer, por interés del capital y ante las pérdidas que producía, una importante fuente de trabajo les fue negada a sus habitantes. Como se han recogido las entrevistas, la historia oral, puede entenderse que al borde del asfalto que une Bahia Blanca con Punta Alta, el horizonte estuviera vacío. Es que allí terminaba la ciudad. El 1800 de la calle Chiclana marcaba el fin de un lugar cuyo centro era próspero y rígidamente clasista.

Hacia 1948 comenzó en ese gigantesco vacío la construcción del denominado barrio mercante -con posterioridad a 1955 el hoy popular barrio obrero- con chalets que resultaban casi lujosos para los habitantes de este fin de la ciudad. Lo que los autores han logrado es un redescubrimiento de una zona olvidada de la historia no sólo de esta ciudad sino también del sur de la provincia de Buenos Aires. No temen dedicarle un capítulo a los Visconti, los cantautores no muy apreciados en Buenos Aires pero digeridos no sólo en la ciudad sino en América Latina.

Aquello que el lector nota en “De las Vias para acá. inco aproximaciones a la historia de las villas” es un entusiasmo contagioso fruto, tal vez, de la originalidad de la base de estudios: la vieja estación Rosario hoy convertida en terminal de ómnibus. También es curioso que estos seres humanos sean vistos como tales y no como integrantes de un experimento de laboratorio. Allí están la alegría y el dolor, el entusiasmo y la derrota y, por fin, la gente joven que buscó, naturalmente, otros horizontes. Y, sin darse cuenta, están enseñándonos a investigar el pasado sin miedo y sin prejuicios.

Ediciones Macedoña (Bahia Blanca)

Para leer el texto completo: link aquí