Crítica de “El tiempo se detiene”, de Facundo Zilberberg

0
139

En El tiempo se detiene vemos una madre abatida por las circunstancias. Sus dos hijos la acompañan, como pueden, en su dolor. La pérdida, las ausencias, el duelo son todos temas que introduce la obra. Cómo seguir cuándo un ser amado ya no está. La madre recibe una intrigante visita de una mujer cuya identidad no se devela. Hablan de viajar a Praga, entre otras cosas. Los hijos se entretienen con el juego Misterio, como si quisieran evadirse del dolor que atraviesa la familia.

Ángela es un personaje que siempre permanece en lo enigmático. No podremos descifrarla como tampoco podremos desentrañar la lógica que mueve a la familia. Los hijos tienen que determinar si llamarán al psiquiatra de su madre, ella no puede seguir en ese estado. Pero la determinación tarda en tomarse, y todo se puede complicar. Es duro tratar con una persona depresiva que pierde el contacto con la realidad y todo lo ve a través de un prisma que distorsiona. A veces ni la medicación ayuda, los tratamientos suelen ser largos y al paciente nadie le da la garantía de sentirse mejor. Estos hijos se ven desbordados por la situación, no pueden lidiar con ella.

Alejandra Flores, Julián Marcove, Fernando De Rosa y Mariana Estensoro componen un elenco que se entiende bien y funciona eficazmente. La obra ganó el segundo premio  Germán Rozenmacher  a la nueva dramaturgia 2017. Pintar de cuerpo entero este padecimiento es un logro no menor. Son temas difíciles de tratar en la sociedad donde prevalecen muchos tabúes y prejuicios. En este caso, toda la obra (con texto y dirección de Facundo Zilberberg) consigue ese clima opresivo que se da en torno a la depresión, esa sensación de asfixia y ahogo, de encierro que no da respiro, como si el tiempo se detuviera para devorarnos.

Ficha artístico-técnica

Dramaturgia: Facundo Zilberberg; Actúan: Fernando De Rosa, Mariana Estensoro, Alejandra Flores, Julián Marcove; Diseño de vestuario: Analia Morales; Diseño de escenografía: Miguel Nigro; Diseño de luces: Luciana Giacobbe; Diseño sonoro: Damian Ferraro; Realización de escenografia: Juan Manuel Aristegui; Fotografía: Ariana Caruso; Diseño gráfico: Diego Sztajn; Asistencia artística: Mariana Barcelo; Prensa: Duche&Zarate; Producción: Mariana Barcelo; Puesta en escena: Mariana Barcelo, Facundo Zilberberg; Dirección: Facundo Zilberberg

Beckett teatro
Guardia Vieja 3556
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 4867- 5185
Web: http://teatrobeckett.com/
Viernes – 21:00 hs – Hasta el 20/09/2019

Foto de portada: Ariana Caruso