Crítica de “Esa película que llevo conmigo” de Lucía Ruiz

0
53

Los abuelos, esos seres geniales, amorosos, con sus historias a cuestas, algunas relatadas a viva voz, otras ocultas en el closet de las cosas viejas. Ojalá la muerte fuera como ir hacia ese avión que toma Pepe mientras se despide de los parientes, cerca del cinturón del boarding area en Esa película que llevo conmigo primer largometraje documental de Lucía Ruiz tiene algo de entrañable, porque desovilla la historia de su propio abuelo. Hijos, nietos, bisnietos de inmigrantes, todos podemos de alguna manera identificarnos con los avatares de esa generación de españoles que atravesaro desde muy niños las guerras en Europa, que salieron de sus pueblos viendo desmembradas sus familias y sus vidas y armando recorridos imposibles huyendo de la violencia de ese mitad de siglo donde eran comunes y objetivas las palabras comunismo, fachismo, republicanismo y monarquí.

Lucía Ruiz participó con este proyecto de las Clínicas y Capacitaciones del primer Concurso de Desarrollo de Proyectos Raymundo Gleyzer donde gana en la categoría Documental, obtuvo Interés Cultural en Mecenazgo y el Premio Estímulo a las Artes y los Deportes – SATSAID asi que es una pelicula pensada y planificada Usa su propia voz como relato en over, mientras ordena equilibradamente el material que fue armando durante su vida: el viaje familiar a Europa en los 90, con la entrevista a sus abuelos, a su padre, a la familia lejana tiempo despues, la voz de su misteriosa tía con la que no tuvo mayor relacion entrevistada por el consulado. Los datos de la guerra civil española contados por la pequeña historia de los habitantes, qué escuchaban, a qué se los obligaba, los vínculos familiares

Los abuelos, esos seres geniales, amorosos, con sus historias a cuestas, algunas relatadas a viva voz, otras ocultas en el closet de las cosas viejas. Lucia, a veces sola, a veces con su padre recorre los jardines y las cocinas, las fotos y los objetos. Los fragmentos de un árbol genealógico en proceso va contando también ese entramado.

Ademas de tener un título muy bello, la pelicula de Lucía es un laboratorio personal y familiar, afectivo pero que también se ubica en un lugar histórico con la fuerza de los testimonios alterados tal vez por los recuerdos de la infancia.