#Netflix: atrapada por Trapped

0
130

Ese mundo infinito y árido de las series de TV, es imposible de abarcar en un solo artículo. Tampoco es que hace falta, solo digo que de todo ese universo al que en general no abono, de vez en cuando alguna me atrapa. Hay un libro argentino muy bueno sobre series de tv, del que hemos escrito en su momento un comentario y que, de paso, recomiendo: Seriemanía de Pablo Manzotti, excelente lectura complementaria para el tema

Dicho esto, ¿Por qué entiendo que Trapped es una de las mejores series que se puede ver por Netflix?. Primero porque es Islandesa, y no es que su nacionalidad sea garantía de calidad, sino que es un primer signo de sanidad alejarse de una contaminada globalidad estética que hace que buena parte de la producción audiovisual que se consume sea similar.

Esa localidad desde la que se establece la propuesta de la tv islandesa es en primer lugar y por lógica, una relación entre el hombre y la naturaleza, los paisajes son inconmensurables, tanto lo árido de ese territorio amesatado, indómito, volcánico. Allí el hombre es una criatura perturbadora que a tono con las lógicas contemporáneas extrae a la vez que envenena la tierra y el agua con tóxicos. Esa línea argumental sobre el ambientalismo crítico también es un fuerte ponderable de la serie. El hombre que, asediado por las deudas, mata con sus propias manos a sus ovejas para que no se vendan es un signo bien claro de la transformación traumática de una economía pequeña o mediana de pastoreo hacia una economia de  avaricia sujeta a lo que marcan las empresas de energía que se instalan en la zona.

También tiene Trapped un costado social que involucra no solo a la población autóctona (alguna vez podremos nombrar bien Siglufjörður? el pueblo donde transcurre la historia) sino también a los inmigrantes, mayormente africanos y a los extranjeros en general, sean inversores o turistas. En los últimos años Islandia se ha convertido en una atracción turística bien importante, una industria que permite la circulación de 2 millones de personas anualmente, cosa que no es poco.

También tiene un costado político, no explicitamente de ultraderecha pero sí explicitamente neoliberal. Gobiernos locales y nacional que privilegian los intereses económicos antes que los de la población.

La historia de la segunda temporada gira en torno a una nueva investigación sobre el atentado a la Ministra de Industria de Islandia y la autoinmolación del hombre que la ataca. A partir de allí Andrei Olaffson debe volver al pueblo donde era el jefe de policía en la primera temporada y desentrañar una historia familiar bastante compleja. En el medio, su problemática relación con su propia hija adolescente y el regreso al trabajo con los amigos. Verdadero hallazgo este actor cuyo personaje lleva su mismo apellido Ólafur Darri Ólafsson se gana todos los aplausos.

Una dimension humanista pero existencial, bien del norte de Europa, en la que las personas sufren su condición política, familiar y social, un guión tal vez en esta segunda temporada excesivamente aceitado Trapped es una opción que viene de muy lejos, que nos permite asomar a un mundo totalmente ajeno y que aunque habla de contaminación,todavía parece escapar a ciertas contaminaciones de la misma estética Netlix.

La recomiendo.