Entrevista a Marcelo Lupis: un equilibrio dinámico

0
90

Marcelo Lupis, cantante y violinista de String Triory, el conjunto de cuerdas que integra junto a Rodrigo Agudelo (guitarra) y Jerónimo Carmona (contrabajo), nos responde unas preguntas antes del concierto que brindarán el viernes 2 de agosto en la trasnoche de Bebop Club, donde será la presentación oficial de su primer álbum. No hay dudas de que su música nos transporta a otros tiempos y otros estados de conciencia y nos mantiene cautivados con un sonido que demuestra excelencia y creatividad, en la ejecución y en la interpretación.

¿Cómo realizaron la selección de temas que componen este disco?

Elegimos composiciones ricas en forma y armonía, con una intencionalidad más fractal que lineal, para abrir posibilidades nuevas en cada interpretación

¿Se propusieron lograr una sonoridad vintage?

Sí, lo cual quiere decir que atendemos mucho el sonido, tanto desde la elección de los instrumentos, cuerdas, cables, micrófonos, la sala y plataforma de grabación, Vintage significa ahora cuidado, curado. Soy técnico de grabación egresado de la UNLa y he trabajado desde hace más de 22 años desde la cinta abierta y los fierros analógicos, pasando por todo el posterior mundo digital que genera diversas virtualidades, últimamente se puede generar un equilibrio entre lo analógico y lo digital y ahí somos muy selectivos.

¿Cómo se conoció el trío?

Con Jerónimo Carmona (contabajista) tocamos en infinidad de proyectos en Buenos Aires y New York desde hace más de 20 años, cuando los dos teníamos pelo largo. Con Rodrigo Agudelo (guitarra) tocamos juntos en varios proyectos y con el Trío de Eleonora Eubel con quien también llevo una vida de colaboraciones. Es un placer compartir en el amor, es decir, en la aceptación, un camino sonoro juntos.

¿Son fanáticos de la serie String theory?

Creo que ninguno de los tres tenemos TV, aunque he visto la serie y definitivamente me gusta la temática Nerd. Sí soy fan de la física de partículas y aunque la String Theory es una teoría matemática y complicada en lo formal, se basa fenomenológicamente en una idea de simples cuerdas vibrando, es una teoría muy musical y fractal.

¿Cuál es el género que define el disco? ¿Jazz? ¿Rock?

Si vamos a una etiqueta góndola estaría más cerca del Hard Bop, si vamos a un contexto cultural contemporáneo prefiero llamarlo oasis-espaciotemporal.

¿Cuál sería el concepto que nuclea todas las canciones del disco?

Un campo en donde surja y se manifieste lo orgánico, con riesgo y distensión en equilibrio dinámico.

¿Los arreglos de quién son?

De cada intérprete en cada momento, incluso los arreglos generales surgen de los tres, usualmente de forma automática y en tiempo real, tanto en el vivo como en el disco.

¿Cómo han sido las presentaciones anteriores del conjunto?

Más allá del diverso repertorio que va mutando, creo que compartimos un gusto por lanzarnos al vacío, nuestra experiencia tocando juntos en diversas situaciones genera las cosquillas y el riesgo del ahora, y eso se transmite al público.

¿Cuál es el desafío de un conjunto integrado sólo por instrumentos de cuerda?

En la elección de las cuerdas hay una intención de sonar como un solo organismo, ahí el desafío sería la entrega y la conexión, con los demás, con el lugar, con el público, para que eso suceda.

¿Qué efecto han buscado generar al hacer particulares covers de Spinetta, Queen, Radiohead? ¿Y cómo eligieron los temas puramente instrumentales?

Tomar puntos de apoyo, como nombres de autores o melodías que tal vez has escuchado alguna vez, acerca el campo de escucha al público, pero es solo un acercamiento formal a través de la etiqueta. Luego no importa el estilo o autor, tocamos música que consideramos bella y orgánica; en vivo surgen el Cuchi Leguizamón seguido de Bowie y suenan orgánicos tanto en el lenguaje musical como en las letras. Los instrumentales que grabamos en el disco sí son significativos para mí: “Vous qui passez sans me voir” de Stephane Grappelli fue mi primer acercamiento al jazz violín. No sabía que se podía tocar así un instrumento considerado clásico, eso me cambió la vida. “Throughout” de Bill Frisell es un bello campo para la improvisación y aquí empecé mi solo reinterpretando un solo del saxofonista Tony Malaby que tocó en un vivo con Carla Bley. Siento que ese solo es una profunda extensión de la melodía de Frisell por lo cual saltar desde allí es más divertido.

¿Qué planean para el show del 2 de agosto en Bebop?

Tocaremos el disco completo más sorpresas y lo filmaremos. ¡Los esperamos allí!