Reencuentro con Kenji Mizoguchi, en la Sala Lugones

0
83

 

El Complejo Teatral de Buenos Aires y la Fundación Cinemateca Argentina, en colaboración con The Japan Foundation y el Centro Cultural e Informativo de la Embajada de Japón, han organizado un ciclo denominado Reencuentro con Kenji Mizoguchi, que se llevará a cabo del jueves 4 al sábado 20 de julio en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (Avda. Corrientes 1530). El ciclo está integrado por catorce largometrajes, todos ellos en copias –en 35mm., 16mm y DCP– enviadas especialmente desde Tokio, que recorren gran parte de la filmografía de uno de los realizadores japoneses más relevantes del período clásico, incluyendo varios de sus títulos más famosos y otros muy poco vistos, como su primer film sonoro, El país natal.

Kenji Mizoguchi (1898-1956) se inició como realizador en el período mudo, pero casi ninguno de esos films de la primera época ha sobrevivido y, de toda su obra, se conservan en Japón apenas 31 de los más de ochenta títulos que se calcula llegó a dirigir entre 1921 y 1956. Si una marca de estilo de Mizoguchi fue su predilección por el plano-secuencia, por las tomas de largo aliento, que él sabía manejar con fluidez y maestría, una huella temática es su obsesión por el triste destino de sus protagonistas femeninas, mujeres de todas las condiciones sociales, sometidas a poderes siempre más fuertes que ellas y muchas veces empujadas a la prostitución. “El más grande de los directores japoneses; o simplemente, uno de los más grandes directores de la historia del cine”, afirmó Jean-Luc Godard. Para su colega Akira Kurosawa, se trataba de “el director japonés por quien siento más respeto, un verdadero creador”. Y en palabras del crítico Jean Douchet, un histórico de los Cahiers du Cinéma, “fue como Bach, Tiziano y Shakespeare, el más grande en su arte”.

La agenda completa del ciclo es la siguiente:

 

Jueves 4 Las hermanas de Gion (Gion no shimai; Japón, 1936) Dirección: Kenji Mizoguchi. Con Isuzu Yamada, Yôko Umemura, Benkei Shiganoya.

Las hermanas Omocha y Umekichi, ambas geishas, viven en el barrio de Gion, en la ciudad de Kioto. En más de un sentido, representan los polos opuestos de la mujer japonesa: mientras Omocha es una chica moderna y rebelde, Umekichi sigue siendo tradicional y sumisa. El contraste se agudiza cuando el local del mercader Furusawa, su protector y cliente habitual, quiebra y Omocha comienza a tomar decisiones temerarias que tendrán consecuencias terribles para ambas. Las hermanas de Gion es una fuerte acusación social del tratamiento de la mujer japonesa y el propio Mizoguchi la consideraba su primera obra realmente seria.

A las 16.30, 19 y 21.30 horas (68’; 35mm).

Viernes 5 Elegía de Osaka (Naniwa erejii; Japón, 1936) Dirección: Kenji Mizoguchi. Con Isuzu Yamada, Benkei Shiganoya.

Inmensamente popular en el momento de su estreno (aunque luego fue prohibida en Japón por sus “tendencias decadentes”), este retrato de una mujer en crisis, empujada a la prostitución, viene a probar, “de manera implacable, el pliegue por el cual toda cuestión de sentimientos se pervierte en una relación monetaria. Para Mizoguchi, el dinero es ontológicamente destructor”. (Emmanuel Burdeau en Cahiers du Cinéma). La actuación de Isuzu Yamada sigue siendo considerada, hoy en día, como una de las más memorables en toda la historia del cine japonés.

A las 16.30, 19 y 21.30 horas (71’; 16mm).

 

Sábado 6 Los leales 47 ronin (primera parte) (Genroku Chûshingura; Japón, 1941) Dirección: Kenji Mizoguchi. Con Chôjûrô Kawarasaki. Kanemon Nakamura.

En el año 1701, en la capital real de Edo, el señor feudal Asano ataca al señor Kiru mientras se encuentra en tierra sagrada. Como consecuencia de esa grave ofensa, Asano es obligado a llevar a cabo el ritual del seppuku. Sin embargo, 47 de los samuráis más leales juran vengar a su amo por lo que consideran una traición encubierta. Basada en una de las leyendas niponas más famosas de toda la historia y con su exaltación de los valores tradicionales del honor y la entrega, esta producción de envergadura realizada en dos partes formó parte indirecta del esfuerzo bélico. Mizoguchi fue mucho más allá de ese origen “por encargo” y entregó una de las películas más vitales y profundas de su período intermedio.

A las 16.30, 19 y 21.30 horas (112’; 35mm).

 

Domingo 7 Los leales 47 ronin (segunda parte) (Genroku Chûshingura; Japón, 1942) Dirección: Kenji Mizoguchi. Con Chôjûrô Kawarasaki. Kanemon Nakamura.

La leyenda de los 47 ronin de la era Tokugawa, basada en hechos reales ocurridos a comienzos del siglo XVIII, forma parte del folklore japonés y ha sido retomada por la literatura, el teatro y el cine de ese país en decenas de ocasiones, aunque pocas veces con este nivel de tensión narrativa y profundidad psicológica. En la segunda parte, luego de idas y venidas y una espera de más de un año, los 47 sirvientes del suicidado señor, transformados en orgullosos ronin, llevan a cabo una sangrienta venganza contra Kira, con la guía y liderazgo de Oishi, uno de los principales consejeros de Asano.

A las 16.30, 19 y 21.30 horas (111’; 35mm).

Lunes 8 y martes 9 No hay funciones

Miércoles 10 La historia del último crisantemo (Zangiku monogatari, Japón, 1939) Dirección: Kenji Mizoguchi. Con Shotaro Hanayagi, Kakuko Mori.

Como una forma de sortear la censura militar durante los años de la Segunda Guerra Mundial, Mizoguchi se refugió en la historia de un actor de teatro kabuki del siglo XIX, que sólo alcanza a perfeccionar su arte gracias a la ayuda de una criada, dispuesta a sacrificar todo por él. La belleza y sofisticación formal del film le han valido comparaciones con el cine de Josef von Sternberg. “Uno de los diez films más importantes de la historia del cine japonés” (Jonathan Rosenbaum).

A las 14, 18 y 21 horas (142’; 35mm).

 

Jueves 11: El país natal (Furusato; Japón, 1930) Dirección: Kenji Mizoguchi. Con Heitaro Doi, Yoshie Fujiwara, Fujiko Hamaguchi.

El primer largometraje sonoro de Kenji Mizoguchi está construido alrededor de una canción que se transformó en un éxito nacional en el momento de su estreno. El intérprete es Fujimura, interpretado por Yoshie Fushiwara –músico profesional en la vida real–, quien sobrevive entreteniendo a los pasajeros de segunda clase en un viaje en barco que regresa desde Europa hacia Japón. Una mujer de la sociedad llamada Natsue presenta a Fujimura a un agente musical, quien lo transformará en un cantante de éxito. ¿Perderá Fujimura su verdadero espíritu en el nuevo ambiente de sofisticación que parece haberlo encantado?

“Pertenece por mérito propio a la misma categoría de otras famosas crónicas citadinas como Berlín, sinfonía de una gran ciudad y El hombre de la cámara; en otras palabras, es un extraordinario documento sociológico de su tiempo”. (Mark Le Fanu en Mizoguchi and Japan).

A las 14, 16.30 y 21.30 horas (107′; 35mm).

 

Viernes 12 La señorita Oyu (Oyu-sama; Japón, 1951) Dirección: Kenji Mizoguchi. Con Kinuyo Tanaka, Nobuko Otowa, Yuji Hori.

Shinnosuke acepta casarse con Shizu con tal de poder estar cerca de su hermana Oyu, viuda y madre de un hijo. Las costumbres japonesas prohíben que Oyu se case porque su deber es educar a su hijo para que llegue a ser el jefe de la familia de su marido. Entre los tres se creará un extraño vínculo. “Como ocurre frecuentemente en el cine de Mizoguchi, la coda de este film convence y conecta al espectador con lo ya visto, mostrando la tragedia de la condición humana a través de imágenes extraordinariamente expresivas” (Keiko I. McDonald en Mizoguchi).

A las 16.30, 19 y 21.30 horas (94’; 35mm).

Sábado 13 Vida de Oharu, mujer galante (Saikuku ichidai onna, Japón, 1952) Dirección: Kenji Mizoguchi. Con Kinuyo Tanaka, Toshiro Mifune.

El propio Mizoguchi consideraba a este film su obra maestra. Premiado en el Festival de Venecia de 1952 -dos años después de la revelación de Rashomon, de Kurosawa, en la misma Mostra- Oharu vino a confirmar el nivel de excelencia del cine japonés y descubrió para Occidente la existencia de otro cineasta fundamental. La historia de esa cortesana despojada de toda decisión sobre su vida y sometida al poder arbitrario de los hombres resume, a su vez, un tema central en la obra de Mizoguchi: la mujer como esclava. “En sus últimos años –murió de leucemia en 1956, a los cincuenta y ocho años– Mizoguchi se sintió atraído por el budismo. Pero el reconocimiento del budismo de que el sufrimiento es inevitable no significa resignación o injusticia. En cada circunstancia en la que se encuentra, Oharu representa una alternativa al orden dominante. Con el mundo que está a punto de abandonar ella, sin dudas, no se ha reconciliado” (Gilberto Perez).

Restauración 4K realizada por Toho y The Japan Foundation.

A las 14, 18 y 21 horas (133’; DCP)

 

Domingo 14 Los músicos de Gion (Gion bayashi, Japón, 1953) Dirección: Kenji Mizoguchi. Con Michiko Kogure, Ayako Wakao.

Realizado en uno de los períodos de apogeo de Mizoguchi, este melodrama -uno de los menos conocidos de su autor, también llamado Una geisha- gira alrededor de una adolescente del barrio “rojo” de Kioto, protegida de una geisha veterana, que la impulsa a rebelarse contra el rígido orden social que las oprime. “No sólo una de las obras maestras de Mizoguchi, sino también uno de los trabajos más perfectos de las artes visuales del siglo XX” (Penelope Gilliat en The New Yorker). Los músicos de Gion es también conocida con el título alternativo Una geisha.

A las 16.30, 19 y 21.30 horas (87’; 35mm).

 

Lunes 15 Ugetsu / Cuentos de la luna pálida (Ugetsu monogatari; Japón, 1953) Dirección: Kenji Mizoguchi. Con Machiko Kyo, Masayuki Mori, Kinuyo Tanaka.

Japón, siglo XVI. Afectados por la guerra civil, un alfarero y un campesino deciden emigrar a la ciudad con sus mujeres. El primero cae perdidamente enamorado de una princesa de una hermosura sobrenatural, que resultará ser un fantasma, mientras el segundo intenta convertirse en samurái. Basado libremente en un par de clásicos relatos fantásticos tradicionales y en un cuento de Guy de Maupassant –y considerado por Eric Rohmer, entre otros, como uno de los films más bellos en la historia del cine japonés–, Ugetsu es una fábula sobre los peligros de la vanidad y la ambición. “Como ocurre en Rashomon, el punto de partida es un período de guerra intestina y la aventura de un puñado de individuos en medio de la violencia y la convulsión, pero combinando los elementos del más puro folclore con la realidad. En esta extraña y hermosa obra los fantasmas –los amistosos y los vengativos–, las señales mágicas y los rituales, coexisten con el mundo visible” (Gavin Lambert).

Restauración 4K realizada por Kadokawa Corporation y The Film Foundation.

A las 16.30, 19 y 21.30 horas (94’; 35mm.).

 

Martes 16 El intendente Sansho (Sanshô dayû; Japón, 1954) Dirección: Kenji Mizoguchi. Con Kinuyo Tanaka, Yoshiaki Hanayagi, Kyôko Kagawa.

Otra de las obras maestras incontestables en la filmografía de Mizoguchi, El intendente Sansho está “basada en una vieja leyenda budista y reflexiona sobre temas como la esclavitud y la opresión del hombre por el hombre a partir de la historia de una madre separada de sus dos pequeños hijos. Mientras que la mujer es vendida y obligada a prostituirse en una lejana isla, sus hijos son sometidos al trabajo esclavo desde muy temprana edad. Como en otras películas de Mizoguchi se sufre. Y mucho, particularmente si se lleva nombre y ropa de mujer, y aquí el tono se acerca por momentos al de una tragedia clásica. La interpretación de Kinuyo Tanaka es poco menos que sublime y la película incluye al menos tres secuencias de antología, entre ellas el final, uno de los más bellos, devastadores y emocionantes en la historia del cine” (Diego Brodersen, Página/12).

Restauración 4K realizada por Kadokawa Corporation y The Japan Foundation.

A las 14, 18 y 21 horas (124’; DCP).

 

Miércoles 17 Historia de Chikamatsu (Chikamatsu monogatari, Japón, 1954) Dirección: Kenji Mizoguchi. Con Kazuo Hasegawa, Kyoko Kagawa.

La crítica japonesa considera a éste uno de los mejores films de Mizoguchi, quien se basó en una famosa obra teatral de Chikamatsu (el Shakespeare japonés) para narrar la historia de un amor condenado. En Kioto, hacia 1683, la mujer de un comerciante se enamora de su sirviente. La pareja ilícita es perseguida, pero no tanto por la infidelidad de la mujer, sino porque los comerciantes rivales de su marido se proponen destruirlo sacrificando a su esposa. “Ningún cineasta supo filmar tan bien el dinero como verdadero tejido de las relaciones humanas”. (Emmanuel Burdeau en Cahiers du Cinéma).

Historia de Chikamatsu es también conocida con el título alternativo Los amantes crucificados.

Restauración 4K realizada por Kadokawa Corporation y The Japan Foundation.

A las 16.30, 19 y 21.30 horas (102′; DCP).

 

Jueves 18 La mujer del rumor (Uwasa no onna; Japón, 1954) Dirección: Kenji Mizoguchi Con Kinuyo Tanaka, Tomoemon Otami, Yoshiko Kuga.

Yukiko es una estudiante de música que, después de un intento de suicidio, vuelve con su madre, Hatsuko, una viuda que regentea una casa de geishas. El joven doctor Matoba, quien mantiene un affaire con Hatsuko, se siente atraído por Yukiko. Ella al principio lo rechaza, pero sus sentimientos van cambiando y llega incluso a enfrentarse con su madre. “La mujer del rumor es, entre otras cosas, un maravilloso retrato documental de la gestualidad japonesa”. (Mark Le Fanu en Mizoguchi and Japan).

La mujer del rumor también se conoce con el título alternativo La mujer crucificada.

A las 16.30, 19 y 21.30 horas (83’; 35mm).

 

Viernes 19 La princesa Yang Kwei Fei (Yôkihi; Japón/Hong Kong, 1955) Dirección: Kenji Mizoguchi Con Machiko Kyô, Masayuki Mori, Sô Yamamura.

“Primer film del cineasta en color y de una belleza visual sobrecogedora, La princesa Yang Kwei Fei se basa en un poema chino del siglo VIII. Tiene, en la historia de amor entre un emperador y una plebeya, el aire de una leyenda (…) Lo notable es que, llevando su sistema a un grado culminante, Mizoguchi contrapone los elementos de ‘la novela del corazón’ con la más brutal guerra de clanes, intereses palaciegos y miseria de los poderosos. El resultado logra ser, así, una sublime historia de amor y, al mismo tiempo, una visión terminal del poder político, en la que ambas líneas se aniquilan mutuamente” (Horacio Bernades, Página/12).

La película fue rodada en Hong Kong en los famosos estudios Shaw Brothers.

A las 16.30, 19 y 21.30 horas (98’; 35mm).

Sábado 20 La calle de la vergüenza (Akasen chitai; Japón, 1956) Dirección: Kenji Mizoguchi Con Machiko Kyô, Ayako Wakao, Michiyo Kogure.

El País de los sueños, un burdel situado en la zona roja de Tokio, atraviesa una difícil situación, ya que el Parlamento está a punto de aprobar una ley que prohíbe la prostitución. En su última película, Mizoguchi realiza un sutil pero potente retrato de la vida cotidiana de diversas prostitutas, mujeres a las que las circunstancias obligaron a comerciar con su cuerpo, algunas de las cuales intentan sin éxito abandonar ese medio de vida. “La siniestra música electrónica regresa a la banda de sonido sobre el final, logrando un efecto de fatalidad circular. Mizoguchi parece estar convencido de que a la tragedia de una mujer le seguirá inevitablemente la de otra” (Keiko I. McDonald).

A las 16.30, 19 y 21.30 horas (87’; 16mm).

Compartir
Artículo anteriorCrítica de Las facultades, de Eloísa Solaas
Artículo siguienteLa casa dada vuelta, obra de Erwin Wurm en BienalSur
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.