Crìtica de A una legua, de Andrea Krujoski

0
135

Se me venía presentado cierta dificultad con algunos documentales argentinos que se estrenaron últimamente en pantalla grande o se exhibieron de manera menos convencional: cierta inercia en los temas, una insistencia interna en un eje temático central (y único) que no hace más que redundar la historia que se cuenta, un forzamiento de la modalidad de observación o la de testimonios, que producen la sensación que hemos visto esto muchas veces.

A una legua, ópera prima de Andrea Krujoski que se estrena este jueves 20 de junio, escapa a esos embrollos, y fluye en cambio a través de un inteligente uso de elementos, que se diversifican pero que nunca pierden unidad. Hay observación, entrevistas que se asumen como charlas descontracturadas con figuras del folclore y de la música (Egle Martin, Vitillo Avalos, Cuti Carabajal (padre de Camilo), recitales, contacto con la naturaleza, con la cultura urbana de la música electronica.

Varios caminos toma el documental para homenajear al bombo leguero, instrumento de la infancia de Camilo y de su propia historia familiar. Uno: la idea de construir bombos con elementos reciclados, tanques de agua por ejemplo; dos: transformar sonidos, tiempos, silencios y pasarlas del ritmo musical al formato de ADN para guardar esa información dentro de una bacteria y almacenarlas congeladas; y tres: poder plantar en la provinica de Buenos Aires ceibos que puedan ser usados en el futuro para armar nuevos bombos.

Cada uno de esos momentos tiene especial atención dentro del relato, y se entraman entre sí usando el ritmo de la percusión y de la mùsica como lògicos conductores, cosa que sume al documental de Krujoski en una lògica interna que, insisto, bien podrían envidiar otros documentales

Como integrante de la gran familia de Los Carabajal conjunto de música folklórica santiagueño que forma parte de la historia del folklore argentino desde los años 60, Camilo, hijo de Cuti se pone al hombro el proyecto mientras participa y forma parte de su banda de folklore electrónico Tremor, que también tiene unas atinadas intervenciones dentro de la película

Ciencia, arte, ecología, tradición y futuro se entrelazan en este documental argentino que recomendamos ampliamente.