Crítica de “Notas frente a una puerta desvanecida”, de Pablo Caramelo

0
44

El escenario es la ciudad: la casa y sus objetos, y el paisaje de palomas y cables que se ven desde el balcón configuran ese vaivén entre el adentro y el afuera que propone Notas frente a una puerta desvanecida. La puerta, entonces, es el pasaje entre ambos espacios, la que además posibilita la salida de uno mismo hacia el otro. En este sentido, el oxímoron –combinación, en una misma estructura sintáctica, de dos palabras o expresiones de significado opuesto que originan un nuevo sentido– es la figura que simboliza este pasaje: “apresuramos a veces / a levantar los ojos hacia el suelo”.

La escritura de Pablo Caramelo también requiere que los lectores traspasemos esa puerta que separa el lenguaje cotidiano del lenguaje poético. Cuando los formalistas rusos hablaban de la función poética como una especial combinación y selección de palabras, hacían referencia a los recursos que se evidencian más claramente en los poemas. En este caso, la presencia de un subtexto dentro de los paréntesis, la falta de signos de puntuación, la sintaxis barroca y la ausencia de verbos nos ponen frente a un texto en el que predomina la descripción, la captación de un momento, lo que, a su vez, favorece el tono intimista y reflexivo que sobrevuela el libro: “sobre la cornisa la paloma un rato / hacia el cielo primaveral las ramas de las tipas / muchas y en trance las moscas en el cuarto / más transparentes: ¿quiénes? / ¿cuántas acciones necesarias todavía?”.

El yo se afirma en una dialéctica con el otro: la familia, pero también el prójimo: “por ejemplo / el otro / cuya presencia en la tierra / debo sin pausas o sin excusas / según Lévinas /garantizar”. Y por sobre todo, el deseo de salvarse juntos: “no hay lugar en tu cuerpo / o en el mío / para aplacar la estrategia opresiva / del paisaje / nos mantenemos juntos”.

El libro también propone otra puerta, y es la que se abre a distintos autores a través de la intertextualidad: Séneca, Flaubert, Petrarca, San Agustín, Swift, Faulkner, Dante establecen un diálogo rico en interpretaciones que se nos proponen a nosotros los lectores.

Los poemas de Pablo Caramelo nos invitan a traspasar esa puerta desvanecida para hacernos preguntas. Después de todo, de eso se trata la buena literatura.

Notas frente a una puerta desvanecida, Pablo Caramelo, Grupo Editorial Sur, 2018, 72 págs.

Mención especial del Primer Concurso Internacional de Poesía Raúl González Tuñón