Crítica de “Ella merece lo mejor”, de Maruja Bustamante

0
206

Lo cotidiano es una fuente inagotable. Ahí donde parece que no pasa nada, puede haber una historia. Es el caso de Ella merece lo mejor, obra de Lisandro Rodriguez que había sido estrenada y dirigida por él en 2009 y fue reestrenada en mayo con nuevo elenco y bajo la dirección de Maruja Bustamante.

En algún lugar del conurbano, un matrimonio sin hijos y una empleada doméstica son suficientes para desarrollar una obra que va acumulando sentido. La puesta en escena de Maruja Bustamante está centrada en los cuerpos, en lo estático de las posiciones y todo lo que ello es capaz de narrar. El matrimonio mira televisión y la empleada quiere hablarles. Ellos la necesitan, pero también la rechazan y se aprovechan de ella, pero al mismo tiempo se confunden y la sienten parte de la familia.

Ella merece lo mejor es una obra divertida y al mismo tiempo enigmática que va sembrando imágenes en el espectador, reflexiones sobre la vida: lo cotidiano como esa trama que se supone honda, íntima pero que al mismo tiempo es banal, el doble discurso legitimado de la supuesta solidaridad, la falta de hijos y la necesidad de cubrirla, el lugar de los padres y la función de los hijos como aquellos que se irán a pesar de todo.

Ella merece lo mejor logra el espesor necesario de un texto muy interesante gracias a las actuaciones parejas y muy precisas del todo el elenco. Cada uno consigue un espacio singular que dialoga a la perfección con la obra y la dinámica necesaria de cada escena. Se destaca la música en vivo y todo invita a verla.

Ficha artístico-técnica

Dirección: Maruja Bustamante

Elenco: Elizabeth Szwarc, Eugenia Borrelli, Claudio Barbieri

Viernes 20 h

Cooperativa Cultural Qi · Thames 240 · Villa Crespo