Crítica de “Ángel”, de Patricia Suárez: aparición intrigante

0
112

Padecer algún trastorno mental es un estigma, algo que queremos ocultar, una enfermedad que todos tememos. En el caso de Teo, él sufre una especie de delirio místico. Pero quién es más cuerdo, ¿el que se aferra a una vida monótona y chata donde el único fin es ganar dinero o quien pretende de la vida algo más y por eso fuerza los límites de la razón para obtener un pedazo de cielo?

Santiago es el hermano cuerdo, el sensato, el que protege a Teo. Ambos esconden un pasado trágico y escaparon de San Cristóbal para no ser condenados por un hecho dudoso que parece un accidente pero que en el fondo tiene sus responsables. Es que Teo es vulnerable mentalmente, cualquier excusa es buena para hacer que su imaginación se desborde como un río y que se adueñe de cualquier rastro de sentido común. Con Teo seremos testigos de las historias más disparatadas y lo miraremos con ternura y compasión. Santiago lo comprende porque ambos son huérfanos y han sufrido circunstancias similares. Son parias de esta sociedad. Santiago apenas sobrevive con lo que gana como empleado en una juguetería y aún así compra los medicamentos caros que requiere su hermano, si bien él no los quiere tomar.

En medio de todo este drama familiar aparece Patricia, la novia de Santiago que les ha prestado una importante cantidad de dinero para que ellos puedan tener su vivienda. Patricia es esclava de su trabajo, debe estar siempre pendiente de sus jefes y viajar adónde le digan sin pestañear. Lo que pronto sabremos es que ella tiene buenos sentimientos y si bien es víctima de un sistema donde debe producir dinero a toda costa, también se preocupa por el prójimo y está en búsqueda del verdadero amor (quizás ya lo haya encontrado).

Cuando la extraña aparición de un ángel irrumpe en escena, Teo hará todo lo posible por que los demás crean lo que él ha visto, si bien sus argumentos descabellados que incluyen a un rabino de dudosa existencia encienden la alarma respecto de su salud mental. Teo vende pinturas en una feria y disfruta de pintar ángeles. Su amor místico por ellos se volverá tan extremo que hará peligrar su integridad y la de su hermano.  Ahora bien, ¿será esa fe ciega la fe de los grandes místicos que han iluminado a la humanidad con su amor?¿o será su inocencia e ingenuidad, su imaginación desatada aquello que lo haga perder su cordura?

La aparición del ángel podrá ser metáfora de lo que el espectador imagine. Cada uno elegirá cuál relato querrá creer. Si el del hermano cuerdo o el del hermano con trastornos mentales. En un contexto donde la realidad muchas veces parece fantasía, las propias fantasías de Teo serán como fábulas o leyendas, mitos que demuestran cómo la imaginación puede salvarnos en momentos límite.

Las actuaciones de Nicolás Asprella, Verónica Litvin y Hernán Darío Statuto contribuyen a realzar el texto. Con corrección y expresividad, cada uno en su rol aporta ese grano de arena necesario para que la trama se enriquezca. Un músico irá ambientando las escenas con su guitarra. Marcelo Moncarz realiza un eficaz trabajo de dirección, atento a las necesidades de cada personaje, haciendo que la historia no decaiga sino más bien que vaya in crescendo con un adecuado tono y ritmo. ¿Cuál de los personajes será en definitiva el ángel guardián de los otros? Habrá que ver la obra para tomar una posición al respecto. La pluma de Patricia Suárez siempre profunda, postula las preguntas necesarias acerca de lo humano y nos abre a la inmensidad de mundos que no habíamos imaginado.

Ficha artístico-técnica

Autoría: Patricia Suarez; Intérpretes: Nicolás Asprella, Veronica Litvin, Hernán Dario Statuto; Diseño de escenografía: Jorge Lopez; Diseño de vestuario: Jorge Lopez; Diseño de Luces: Daniela Garcia Dorato; Música: Alan Swiszcz; Fotografía: Alejandra Lopez; Diseño gráfico: Jorge Lopez; Prensa y Comunicación: Mutuverría Pr + Media + CM; Asistencia: Gabriela Verónica Arata; Puesta en escena y dirección: Marcelo Moncarz

Viernes a las 20 h; Patio de Actores, Lerma 568

Duración: 75 minutos

Foto: Flor Antico