Crítica de Dobles vidas, de Olivier Assayas

0
139

Buena noticia el estreno en Buenos Aires de la ultima película de Assayas, mientras transcurre en Europa el Festival de Cannes. Una película de interiores praisinos, personajes y diálogos que pone atención sobre dos grandes temas: las relaciones de parejas y el ambiente literario. Esta sumatoria le viene dando el tinte de película alleniana. Pero esto no es Nueva York sino París y la Binoche es incomparable.

Juliette hace de una actriz de serie televisiva (producto masivo) casada hace 20 años con un editor literario que ha decidido recurrir al e-book frente a la edición en papel. Precisamente rechaza el último manuscrito de un escritor (bien en el personaje de bohemio perdedor) que tiene una relación con su mujer y que escribe a partir de sus vivencias entre las cuales lógicamente aparece como personaje la esposa (Juliette) del editor. Las relaciones cruzadas, el amor y el abandono, la infidelidad y el aburrimiento de los matrimonios largos, detrás (o delante) de las discusiones sobre la literatura y los modos de acceso del público, y el negocio claro está.

Aquí los diálogos tienen subtextos, los otros saben poco de las personas con las que viven y si sospechan, preguntan, pero siempre las respuestas serán más subtextos.

Assayas es Assayas y todos esos temas que son más viejos que el agua y podrían caer en la melancolía facilista o en el intelectualismo vacuo, el director de Los destinos sentimentales, Sils Maria, y Personal Shopper los presenta en una bandeja muy delicada que es la del cine más refinado.

Atención al final que viene con perlita.