#58Biennale: cuatro pabellones recomendados del #Arsennale

0
237

Inaugurada la #58Biennale y luego de tres días de recorrida nos empezamos a plantear cuán interesantes pueden ser los tiempos del arte, entre distopías, futurismos, cotidianeidades, corporalidades y politicas.

Mientras, estas son mis primeras cuatro recomendaciones, en este caso del siempre interesante e ilustrativo conjunto de pabellones nacionales ubicados en el #Arsennale:

Perú: “Indios Antropófagos” A butterfly Garden in te (Urban) Jungle, una propuesta que tiene como artista principal a Christian Bendayan (Iquitos, 1973), con curaduría de Gustavo Buntinx y equipo con Giuliana Vidarte. Podría decir que es uno de mis preferidos de toda la Biennale. Concepto, poética, estética y factura arman un dispositivo muy contundente. Desde el statement del propio proyecto: “Indios antropófagos es una paradoja aparente: una operación postconceptual del ardiente impacto sensorial de la cultura amazónica con cierto horizonte neobarroco en el arte contemporáneo peruano. Christian Bendayan (Iquitos, 1973), es reconocido como uno de los protagonistas de esta erupción tropical. La pulsión, sin embargo, el impulso primigenio, siempre palpitante en su trabajo, también se activa mediante una reconstrucción crítica del Amazonas como una imagen construida”.

Ucrania: una propuesta más cercana a la crítica institucional, que, por lo que pude ir consultando, nadie apreció cabalmente por el tiempo físico y mental que implica conocerla, consiste por un lado en la lectura performática de los distintos proyectos en pugna para la participación nacional, y por otro, en la publicación de un elenco de datos de todes les artistas contemporáneos vivos del país que solicitaron figurar en él. Todo es una gran acción declarativa donde, en vez de exponer un proyecto seleccionado se utiliza el pabellón como vidriera del arte nacional, y en lugar de competir artistes y curadors, se aúnan fuerzas y se presentan conflictos como modo de crecer y visibilizar. Otra gran perfo (aunque no queda claro si no es un fake), sucedió el 9 de mayo, cuando un avión sobrevoló I Giardini, con una única carga de un pen drive con la lista de artistas, proyectando su sombra sobre la tierra y dándole nombre a la expo, A shadow of a dream.

Ghana: personalmente una de mis mayores expectativas, si es que en un evento así y a esta altura de la cuestión se puede tener alguna en un evento así. Impecable el recorrido curatorial, el ritmo, el relato, y por supuesto, la selcción de artistas. Ghana Freedom, además de ser el sueño de Okwui Enwesor, cumple amorosamente una de las premisas más interesantes del arte contemporáneo: hablar de la historia propia, poner en tensión territorialidades y replantear geopolíticas, es decir, eso de May you live in interesting time. Felicia Abban, John Akomfrah, El Anatsui, Lynette Yiadom Boakye Ibrahim Mahama, Selasi Awusi Sosu, con curaduría de Nana Oforiatta Ayim, siguiendo el eje tomado de la canción de E.T. Mensah, que dejamos aquí para ir disfrutando.

 

Turquía: impacta la nave turca y deja marca de una de las improntas más fuertes de toda esta biennale: el lenguaje audiovisual, la cuestión de las pantallas y cierta liquidez que contrasta muy bien con las arquitecturas pesadas que lo albergan. We, Elsewhere propone un recorrido onírico y limpio a la vez, donde las mitologías personales se vuelven marco de experiencias comunes. Por encima de una estética muy limpia se sobreimprime un laberinto, cierta angustia de que nos está faltando es encontrarnos. Es dislocamiento y los objetos a la mitad hablan de un cuerpo que no se haya y de una memoria que no puede comprenderse a sí misma.

Recordamos que estas cuatro propuesta se encuentran en el Arsenale.