Crítica de “Pobre Daniel”, Santiago Gobernori

0
136

El Club de Teatro Defensores de Bravard es un espacio fundado y dirigido por Santiago Gobernori, docente, actor, director y gestor cultural. Allí, todos los sábados se pueden ver dos de sus obras Pobre Daniel y La verdad efímera, representativas de una manera original de concebir el teatro.

En Pobre Daniel, un psicótico regresa a la casa paterna, donde viven su hermana y su esposo, después de diez años de haber estado encerrado en un psiquiátrico. Lo siniestro, entendido como la irrupción de lo extraño dentro de lo familiar –como analiza Sigmund Freud–, se hace presente en situaciones incómodas que enturbian también los vínculos entre los personajes. Los límites se corren y las barreras socioculturales se quiebran cuando el espectador duda de la relación que existe entre los hermanos, lo que nos remite al título de la obra. ¿Por qué se habla de “pobre Daniel”? Lo que vemos en escena es un “triángulo amoroso” que irá desentrañando todo lo oscuro que subyace en los tres protagonistas.

Paula Pichersky, Manuel Attwell y Julián Cabrera representan personajes complejos que van mostrando que los vínculos familiares pueden verse fácilmente enrarecidos, y que la frontera entre cordura y locura no siempre es tan clara. En este sentido, los tres consiguen imprimir individualidad a sus personajes, pero también mostrar que la locura de cada uno se nutre y se potencia con la locura del otro. Los personajes abrazados o sentados demasiado cerca en un sillón son la exteriorización de esa relación enfermiza que se genera en escena y que va creciendo a medida que avanza la obra.

En cuanto a la escenografía, también es un acierto de Gobernori trabajar con la espacialidad –arriba/abajo, adelante/atrás–. Un living, una escalera, un galpón son espacios que se transforman también en protagonistas, y exteriorizan las angustias y las obsesiones de los dos hermanos y el pobre Daniel, aunque sin dejar de lado el humor que es lo que distiende todo el tiempo situaciones muy densas que, por un rato, dejan de serlo.

Defensores de Bravard es un espacio autogestivo para tener en cuenta donde se puede ver muy buen teatro y donde uno encuentra gente muy talentosa.

Ficha artístico-técnica

Actúan: Paula Pichersky, Manuel Attwell, Julián Cabrera; Asistencia: Ariel Bar-On; Escenografía: Vera Arico; Luces: Ricardo Sica; Escrita por: Santiago Gobernori en colaboración con los actores y el asistente; Dirige: Santiago Gobernori.

20 h: Pobre Daniel

22 h: La verdad efímera

Club de teatro Defensores de Bravard, Gurruchaga 1113

Localidades $250 cada obra. Para los dos espectáculos $400 total. Reservas en reservasbravard@gmail.com <mailto:reservasbravard@gmail.com>