Crítica de Al rescate de lo bello, de Jorge Baron Biza

0
86

Hace algunos meses apareció en el mercado editorial una pequeña joya: Al rescate de lo bello (Caballo Negro, 2018). Un libro que recupera la mirada de Jorge Baron Biza en torno al mundo del arte, el periodismo, la vida y la muerte.

Al hablar de Jorge Baron Biza suelen salir a flote tres temas principales: su magnífica novela, “El desierto y su semilla”; el drama familiar y la locura de su padre, Raúl Baron Biza; y su suicidio, al saltar de un balcón en la ciudad de Córdoba. Es esperable que esas circunstancias vividas por el autor empapen buena parte de lo escrito sobre él. Pero sería una injusticia no rememorar sus trabajos como crítico de arte y comunicador social.

Puede ser que a causa de ese olvido, de ese inmerecido lugar en el que se ha dejado abandonado a Baron Biza, es que aparece un libro como “Al rescate de lo bello”. El texto está centrado en la crítica artística y todo lo que rodea a ese mundo -también hay un par de textos de tintes ficcionales-. Gracias al trabajo de Fernanda Juárez, quien trabajó, fue su asistente y amiga, el libro ve la luz casi dos décadas después de su muerte. Entre los textos hay algunos encargados por catálogo para muestras, otros de participaciones en revistas y periódicos -la gran mayoría de los textos fueron escritos originalmente para La Voz del Interior-.

Lo remarcable del libro es que la exposición de Baron Biza sobre temas, a veces, técnicos o para “entendidos” del mundo del arte y la estética, se hacen claros y de lectura ágil. El acercamiento a estas temáticas las realiza desde su genética de comunicador y clarificador. Su objetivo es trasmitir un saber sobre el tema tratado, sin dar por sabidas ciertas cuestiones y con un estilo de profesor universitario. Se nota el placer del autor por la escritura pero, creo, que lo que más lo seducía era el poder compartir una experiencia enriquecedora: quiero que al placer que siento por el arte, usted, lector, también pueda acercársele, pueda vivirlo como yo lo vivo.

Esos temas en los que se zambulle Baron Biza son diversos. Van desde las creaciones de la novia de John Lennon, Yoko Ono; la pintura de Antonio Berni o las esculturas de Henry Moore; un texto sugestivo sobre la tradición del desnudo y el modelo vivo en la pintura cordobesa y la relación con la sociedad pacata y conservadora de aquella época; o la relación entre la geografía argentina y los paisajistas nacionales.

Son memorables los artículos sobre el lavado de dinero y la cosa turbia que rodea la compra y venta de joyas artísticas, como el texto vinculado a la relación entre el arte y la incipiente red global, Internet. Este último texto es de comienzos del año 2000, cuando nadie imaginaba en lo que se iría a convertir la hoy omnipresente red virtual, de ahí su mérito y la luz que arroja.

Tal vez el texto que más resalte sea el dedicado a la muerte de Alberto Olmedo publicado en La Revista. Transmite sensibilidad y cariño por la figura de Olmedo, no centrándose en el morbo y el chisme barato que embarró la muerte del humorista. El texto gira alrededor del vacío que puede dejar la muerte de un personaje querido, talentoso y admirado por un pueblo.

Fernanda Juárez señala en el prólogo lo tentador de imaginar cierto paralelismo entre ese vacío que deja la muerte de Olmedo con el vacío que dejó el propio Baron Biza cuando se lanzó de aquel balcón. Lo que no desaparece son sus textos y libros, hoy rescatados y presentes.