Lucha contra lo inhumano: entrevista a Bob-nosa Uwagboe, artista nigeriano

0
114

Uwagboe nació en Benin Kindom, Nigeria, en 1974.  Se graduó en la prestigiosa Auchi Polytechnic, escuela de arte, en la ciudad de Edo. Se especializó en la pintura, formó su primer taller Studio, ” The Protest Art Studio “, desde donde desarrolló su arte. Combina abstracción con arte figurativo y canaliza su protesta contra la injusticia social por medio del arte. Hay algo de lo caricaturesco y también de lo espectral en sus trabajos. Los colores vibrantes traducen emociones fuertes; el pintor no sólo plasma en sus pinturas los estados de tristeza y frustración sino también la alegría que le produjo, por ejemplo, venir a este país.

Su obra es conocida y reconocida en todo el continente africano y sus coleccionistas se encuentran en América, Francia, Inglaterra, Camerún, Sudáfrica, Nigeria. En esta oportunidad Uwagboe expone en Buenos Aires su muestra “Desafiando la inhumanidad” en el Centro Cultural Adán Buenosayres, hasta el 28 de abril. Casi como si se tratara de un site specific, el artista pintó exclusivamente para exponer en este espacio, al llegar a la Argentina, muchas de las obras que pueden apreciarse en el centro cultural.

¿Cómo es la realidad que se vive hoy en Nigeria? 

La vida en Nigeria es terrible porque, como sociedad, estamos en muchos aspectos desorganizados. Por ejemplo, tenemos buenos medios de transporte, pero no existe el mantenimiento; los buses se van deteriorando con el uso, inclusive no se lavan, no se higienizan y las personas viajan mal, sin confort, sin respeto.

A las siete de la tarde dejan de funcionar los buses públicos,  porque la inseguridad en las calles a la noche es tremenda. A las ocho de la noche las personas buscan ya estar en sus casas, porque la noche es sumamente insegura por los robos. Tenemos solo seis horas por día de electricidad y luz, después… ¡arreglate como puedas!

Por suerte ahora está la carga solar, que alivia el stress de la oscuridad, si es que no tenés la suerte de contar con un generador eléctrico.  Son ejemplos que me vienen ahora a la mente, así como el dinero de impuestos que pagan los ciudadanos y queda en los bolsillos de políticos corruptos y no vuelve al pueblo en obras públicas, no vuelve en trabajo para la gente, no vuelve en construcciones de barrios dignos. No hay presencia gubernamental. La gente vive desilusionada, sin esperanzas, totalmente desmoralizada.

¿Por qué la muestra se llama “Desafiando la inhumanidad”? 

La inhumanidad existe en cualquier sociedad, en diferentes formas. Inhumanidad es que, por ejemplo, haya campos de refugiados que han escapado de su tierra, del lugar que es su único referente, su propio lugar, donde deberían desarrollarse como personas dignas, con trabajo, educación. Sin embargo lo han hecho porque no tienen trabajo, comida, ni paz. Eso es inhumanidad. Hay muchas maneras de vivir dentro de un sistema inhumano; el terrorismo es inhumanidad, la brutalidad policial es inhumanidad. Mi lucha contra la inhumanidad es a través de mi arte.

¿Qué es The protest art studio?

Llamé a mi estudio de arte The Protest Art Studio porque uso mi arte como una herramienta certera para provocar pensamientos, provocar reflexión, esa es mi intención, es mi manera de generar sensaciones en quienes miran mis obras. En el sencillo acto de narrar hechos a través de mi pintura, esos hechos no están porque sí, están hablando, están contando por qué vivimos así, están preguntando por qué vivimos así, pidiendo explicaciones a gobiernos que abandonan a sus pueblos.

¿Cuáles son las técnicas que utilizás? 

Uso diversos materiales: acrílico, tintas, pinturas en aerosol, pasteles, tizas, ropas, cabello, papeles. Me gusta llamar a mi manera de pintar,  generalmente , Realista, porque, si bien mi estilo entra también en la abstracción, le digo Realismo Social a lo que hago: siempre trato de reflejar acontecimientos que me emocionan profundamente, que me conmueven, hechos sociales, que  afectan a nuestras sociedades, a veces para mal y muchas otras para bien.

¿Cuáles son los artistas que te inspiraron? 

Tuve muy buenos maestros en mi escuela de arte a los que respeto muchísimo, pero los artistas que siempre me inspiran, son músicos: Bob Marley, Peter Tosh, Culture. Puedo volcar todo lo que me provoca contar, puedo pintar lo que me ha inspirado, sólo escuchando música. Me inspiran los hechos comunes, me inspira la vida diaria, me inspiran las injusticias, me inspira la inhumanidad.

¿Crees que el arte es un vehículo para transmitir ideas o una ideología? 

El arte es un vehículo para expresar ideas, pero también se puede convertir en una ideología. Me refiero, a que muchas veces, organizaciones políticas utilizan artistas, para apoyar o destacar ideas, para ayudar a organizar mejor el sostenimiento de sus ideas: si se convertirá o no en una ideología dependerá de la fuerza que se ponga, la actitud desde todos los aspectos en la insistencia de hacer que esas ideas queden fijas en la mente de un pueblo. En ese sentido, sí, el arte puede ayudar y sostener aspectos de una ideología.

¿Qué opinión tenés del arte contemporáneo? 

Lo bueno del arte contemporáneo es que está muy bien comunicado a través de la tecnología; hoy podemos mostrarle a todo el mundo nuestra mirada artística,  el arte hoy se comunica con todas las sociedades, llega a miles y miles de personas.

¿Cómo estás descubriendo Buenos Aires? ¿Qué cosas te llaman la atención? 

Buenos Aires es una interesante ciudad para mí, me despierta mucha curiosidad. Veo que los argentinos aman a los perros, los veo con sus dueños y hay muchos en la calle. También me llama mucho la atención el orden en la ciudad, no ocurre lo mismo en Nigeria, mi país es un caos cada día. ¡Buenos Aires es maravillosa!, su gente lo es y su arte también.  He visitado dos museos y tengo tiempo para conocer más aún.

Me impresionaron las pinturas de Antonio Berni en el Museo Malba, y las pinturas de Carlos Alonso en el Museo Nacional de Bellas Artes. La emoción que me provocaron estos dos artistas fue muy fuerte, porque ambos usaron el arte como una herramienta para la denuncia y para la belleza. Intento hacer lo mismo desde que pinto.

¿Te has vinculado con otros artistas de aquí? 

Si, me vinculé con varios artistas, Buenos Aires es una ciudad con artistas en diversas expresiones. Estoy viviendo en la Residencia Artística Africaflora, y hablando con un grupo de artistas que ya considero amigos, hemos unificado pensamientos y conceptos acerca de protestar a través de nuestro arte, con denuncias, con narraciones a través de la imagen.

¿Qué hay en común entre Argentina y Nigeria?

Es interesante ver la variable casi diaria del peso versus el dólar. Ocurre lo mismo en Nigeria. Nuestra unidad monetaria es el naira, y tenemos todos los días movidas con el cambio. Los nairas cada vez valen menos y las cosas aumentan todo el tiempo. En Argentina el peso cada vez vale menos y las cosas cada vez aumentan más.

Veo a este país hermoso pero también con muchos problemas de inhumanidad e injusticias. La inseguridad es notable en Argentina, en cuanto a robos, pero en Nigeria es terrible. No existe la seguridad, salvo que seas muy rico y pagues policía privada.

¿Qué impronta o particularidad tienen tus obras producidas recientemente en la Argentina? 

Los argentinos son muy afectuosos, simpáticos, sonríen; también son muy elegantes, tienen mucho estilo, lo veo en todos los lugares que visito.  Las obras que estoy produciendo en Argentina son vibrantes y explosivas, en sus colores y en la narrativa, y reflejan mucha alegría y felicidad. Expreso la felicidad que siento en este país, con los amigos que tengo y que he conocido. He recibido mucho amor y conocido lugares hermosos.

“Desafiando la humanidad” se expone hasta el domingo 28 de abril

CENTRO CULTURAL ADÁN BUENOSAYRES

Av. Asamblea 1200,  Parque Chacabuco, CABA.

HORARIO: de 12 a 19 h

Informes: 4923-5876 / 5669

Entrada libre y gratuita