Crítica de “Piaf, porque el amor lo quiso”, de Alberto Romero

0
51

Piaf, porque el amor lo quiso, es la historia de tres amigos que eligen asumir su homosexualidad a pesar del peligro que implica hacerlo en medio de la última dictadura militar. Es, además, una obra que nos habla de la libertad no solo personal, sino también colectiva, y de cómo la solidaridad surge en medio de la desesperación.

Oscar, Julián y Juan trabajan en un show de transformismo en la última noche de carnaval de 1977, en la Isla Tres Bocas. Sin embargo, la llegada de los militares los obliga abandonar el lugar. Desde el comienzo, la persecución aparece como un signo en la vida de estos hombres, y se mezcla con la sordidez y la hipocresía de aquellos que los censuran pero que, a su vez, se sienten atraídos por ellos. En este sentido, Antonio Castro, el comisario, es un personaje siniestro, misógino, machista y violento que irá desplegando todo su sadismo para mantener el poder sobre la base del miedo. Su esposa Nadiezka y el cura Salvador completan la galería de seres que buscan sobrevivir en una sociedad poco tolerante a las diferencias. La disidencia, obviamente, no será permitida y salirse del camino que establece el “orden” pone en riesgo la vida de los que lo cuestionan.

La obra, además, trabaja muy bien los diferentes registros que devienen en una tragicomedia que apela al humor para descomprimir ciertas situaciones muy fuertes que ocurren en escena. Hay varios momentos de tensión que se resuelven en otros más livianos como una manera de que el espectador pueda digerir algunos hechos que suceden frente a sus ojos. Otras escenas también fuertes transcurren fuera del escenario, aunque se narran como un violento telón de fondo.

En cuanto a la puesta, Daniel Godoy aprovecha el espacio del Paraje Artesón, un teatro que funciona en una vieja casona de Almagro y que permite una ambientación realista para una obra que excede lo que ocurre en escena y se proyecta hacia el afuera. Las actuaciones de Juan Pablo Cicilo, Adriana Enriquez, Richard Manis, Juan Rutkus, Alberto Romero y Mariano Zega apelan también al realismo que se despliega en diálogos con una gran carga emotiva, acentuada por la ambientación que generan las canciones de Edith Piaf.

La obra puede verse todos los jueves y ya va por su tercera temporada. Además, participó en la Semana del Teatro Independiente 2017; en Disidencias Sexuales 2018, Comisión de Género de la Facultad de Agronomía (FAUBA); y en la Semana de la Memoria, FAUBA 2019.

Ficha artístico-técnica

Elenco: Juan Pablo Cicilio: Antonio Castro; Adriana Enriquez: Nadiezka; Richard Manis : Oscar/ Mamá Lupe; Juan Rutkus: Julián/Gigí; Alberto Romero: Juan/ Piaf; Mariano Zega: Salvador; Dramaturgia: Alberto Romero; Diseño de escenográfica y realización: Giselle Vitullo; Diseño y realización de vestuario: Matías Begni y Julio César; Pelucas: Fabián Sigona; Diseño gráfico y Fotografía: Inés Viqueira; Diseño de iluminación: Víctor Olivera y Luis Casella Horn; Dibujo de planos y Programación MA2: k3studio diseño de espectáculos; Diseño de Maquillaje: Jésica García; Producción Ejecutiva: El Trébol; Asistencia de Dirección: Fernando Falbo; Prensa y difusión: Kasspress; Dirección y Puesta en escena: Daniel Godoy

Todos los jueves 20.30 h; Teatro Paraje Artesón, Palestina 919, CABA www.parajearteson.com.ar

Localidades $ 300; estudiantes y jubilados $  250 (con acreditación); Reservas 15-3288-1008 o en

http://www.alternativateatral.com/obra53203-piaf-porque-el-amor lo-quiso

https://www.deteatro.com.ar/obras/piafporqueelamorloquiso

Duración 95 minutos; Público: Adultos