Horizonte Migrante, pinturas de Santiago Canciòn en Espacio Soler

0
99

El horizonte como marca virtual entre cielo y tierra, tierra y cielo tiene una amplia gama de significados y es la marca conceptual del territorio argentino en tanto pampa. Es también la imagen más fuertemente arraigada en la pintura de Santiago Canción quien juega sus combinatorias en infinita variedad, como sólo puede brindarla la propia naturaleza del paisaje.

Las obras de Santiago son de contundente materialidad. Él mismo fabrica sus óleos, con los que pinta principalmente obras de gran formato, bastidores de 2 x 2m que contienen paisajes de fuerte connotación social como lo es la tierra profunda, viscosa, árida o fértil portadora de ese inconmensurable misterio ominoso que nos invita a perdernos en la contemplación del vasto paisaje.

No obstante, para esta muestra el artista eligió volcar dichos paisajes en papel-cartón de tamaño postal.  Dada su calidad artística, estos pequeños formatos no sólo no disminuyen en absoluto la capacidad contemplativa mencionada, sino que la profundizan por el efecto sugerentemente hipnótico de volcar la inmensidad en la pequeñez del formato.

Cada una de las obras es como la condensación del paisaje-horizonte “No es el horizonte de la esperanza, no es el horizonte de la utopía, es el horizonte del conflicto” nos dice el artista.

Los horizontes de Santiago Canción convocan “el horizonte abierto, incierto, movible…” del que nos habla Aníbal Quijano[1] cuando nos propone cambiar la palabra utopía por horizonte al decirnos que el destino no es la utopía

…la utopía es autoritaria, arbitraria, inalcanzable, refiere a un ideal, un deber ser… Poder sustituir utopía por horizonte nos mantiene en marcha, incierta seguramente, pero…de qué otra manera es el destino si no es incierto.

Si la utopía como destino es una forma caduca, colonialista, tanto Quijano como Canción nos invitan a desmontar el patrón de lo actuado para ir hacia el pueblo original sin categorías multiculturales ni determinismos euro-centrados…

Tanto en su obra artística como en su actividad docente Santiago desmonta el patrón de colonialidad desde su compromiso con la Escuela Pública. Como maestro de aula en plena inauguración calzó guardapolvo blanco como el que usa en el aula, en la ocasión con la leyenda impresa al dorso “cañón de futuro”, y cargó el cañón de futuro sobre sus espaldas.

Santiago Canción es un joven artista y maestro necesario en el horizonte del país.  Con su labor, los horizontes migrarán a favor del pueblo.

[1] Aníbal Quijano Obregón (1918-2018) sociólogo y teórico político peruano cuestiona la manera eurocéntrica de concebir la vida social en América. Hace pocos días citado por Rita Segato en ocasión del coloquio que tuvo lugar en el C. C. Conti.

image-2019-04-24 (1) image-2019-04-24 (2) image-2019-04-24 (3)