Un día en el Conti: Butler, Corvalán, Segato: Para todes, Tode.

0
124

La cita era a las 10.30 en el Conti para la primera de las visitas guiadas. Si bien fue un día de paro para los trabajadores estatales, en el CCC, todes trabajaron y cosecharon nuestro agradecimiento, porque de estudiantes secundarios hasta academicxs, hubo de tode para todes.

Estudiantes secundarios de menos de 20 años, de dos colegios de capital, junto con sus profesorxs escucharon con atención la clara explicación que se les brindó acerca del lugar y la historia.

Preguntaron no sólo con palabras, también con ojos bien abiertos, los mismos con los que recorrieron la muestra. Kekena Corvalán curadora de la misma, se presentó como “profe” explicando que era la curaduría, como ver las obras, afectarse, asentir y disentir con las mismas y desde esa esencia docente todes vimos la muestra de la mejor manera, no sólo les estudiantes. Lamentablemente, algunes profesorxs de las escuelas no pudieron llegar impedidos a último momento por inexplicables “trámites burocráticos”.

Coloquio Internacional La memoria en la encrucijada del presente. El problema de la justicia

El Conti funcionó a pleno, la cafetería a la hora del almuerzo era pura energía de comidas ricas y conversaciones sabrosas. Un ambiente de intercambio, amistad y aprendizaje que se alargó hasta las primeras horas de la tarde, momento para el Coloquio Internacional que se despliega entre el 10 y el 12 de abril en diferentes sedes. Son muches disertantes, muchas mesas y abundante público. El coloquio se titula La memoria en la encrucijada del presente. El problema de la justicia”

“…la problemática de la memoria desde una perspectiva crítica, en su candente actualidad en diferentes contextos -post-dictaduras, guerras, enfrentamientos, discriminación, violencias de Estado- y en la diversidad de sus políticas, a partir de la articulación entre verdad, justicia y derechos humanos en tanto política de Estado, como resguardo ético frente a la borradura del pasado y la conformación neoliberal de un tiempo sin historicidad ni moral.”

Judith Butler abre la sesión al panel 4, Memoria, violencia y colonialidad integrado por Eduardo Gruner, Felwine Sarr y Rita Segato. Quien acaparó nuestra atención (sin desmerecer a ninguno de los otros dos panelistas) fue Rita Segato. Para comenzar, el modo de construir su ponencia (según ella misma lo explicó) se ajustó sobre la marcha a los efectos que las otras ponencias le habían ido produciendo.

Su presentación versó sobre tres tipos diferentes de memoria:

  1. Recordar para archivar como una modalidad de memoria que permite el olvido. Recordar para cancelar, descartar y codificar. Según Pilar Caldeyro sería una memoria “escaparate” que espectaculariza, desarraiga y vuelve obsoleto aquello que sería valioso mantener presente. Se trata de la colonial modernidad que positiviza las normas, cataloga el dolor, patrimonializa la cultura. Monumentaliza, minoriza. Existen alternativas fuera de la logia colonial capitalista para la captura de lo vivido. Así impacta también el euro centrismo en Europa misma. Europa tiene museos pero no tiene espejo para verse a sí misma. Es la ética contra la insatisfacción y la incomodidad que trae mirarse al espejo, preguntarse por la memoria.
  2. Recordar para analizar y entender. El análisis sobre los hechos: El límite de lo soportable no nos mata porque el análisis esta entre el hecho y nuestro cuerpo. “Mi cuerpo escucha y no por las orejas” es lo que R.S. reconoce como registro que se le hace carne en Guatemala mientras investiga. Es una escisión entre escucha y la manera que mi cuerpo escucha, lo que escucho y lo que registro en el cuerpo mientras escucho: representar la memoria y escudarla con nuestro cuerpo. Y actuar en consecuencia.
  3. La memoria que busca un enigma. Esta forma aparece claramente en el libro de Mario Santucho hijo acerca de una memoria en búsqueda activa, porque busca algo del pasado aún no revelado que tiene presencia y vigencia en el presente. Por eso mismo tiene vigencia en el presente, porque la verdad no está revelada. Solo la memoria en acto de revelar el enigma es la memoria activa. Si no estamos en búsqueda la memoria muere. Lo que no sabemos es lo que nos mantiene en búsqueda permanente. Como el relato del Gongo, (en el libro de Santucho) un personaje en Santa Lucía, Tucumán que desapareció. Años después reaparece en el pueblo, se presenta y vuelve a desaparecer. ¿Era realmente el Gongo? ¿Era un impostor? Averigüemos que paso… esta es la memoria activa que persigue un enigma, trata de infiltrarse en el pasado y desde ahí nos mira. Pasado inconcluso que se opone al archivo y a la objetivación de la historia. Solo si es inconcluso el pasado es memoria viva que incomoda. Citando a Aníbal Quijano: esa clausura de la memoria, es una tentación de la colonialidad capitalista.

Archivo como muerte
Cuerpo que escucha
Memoria en búsqueda

Para Quijano el destino no es la utopía, es el horizonte abierto, incierto, movible… mientras que la utopía es autoritaria, arbitraria, inalcanzable, nos dice como debe ser. Poder sustituir utopía por horizonte nos mantiene en marcha, incierta, pero…de qué otra manera es el destino si no es incierto.
Quijano trabaja el tiempo con la idea de la re- originalización.  Re- organiza la forma en que entendemos los conceptos. Las categorías y los nombres son formas caducas para una nueva lectura del mundo. Quijano nos habla del regreso del futuro, ya que después de la doble derrota del estado capitalista y del despotismo de su opuesto, sólo nos queda desmontar el patrón de la colonialidad e ir hacia el pueblo original sin establecer categorías multiculturales ni cosificación de las identidades.
No es un regreso al pasado, es una de-construcción. No hay rewind pero se pueden desatar los nudos que interceptaron el camino en el  propio devenir de los hechos. Esto es memoria activa. Mario Santucho habla de su padre y escudriña el pasado, espía como será leído, como es ese pasado detrás del mismo texto.
Investigar permite el funcionamiento de la memoria que no se conforma con ser mero almacenamiento de la información.

Esta es una brevísima reseña de la ponencia de Segato que como tal  corona para nosotros, un día en el Conti. El coloquio continúa con el panel siguiente, que sin duda habrá sido excelente también.