#BAFICI2019: Crítica de Monos, de Alejandro Landes

0
177

Coproducida por nueve países -principalmente Colombia y Argentina- se presentó en la Competencia Internacional del 21 BAFICI Monos, el nuevo largometraje dirigido por Alejandro Landes (Cocalero, Porfirio). Filmada en el corazón de la selva amazónica, la película retrata a un grupo de adolescentes guerrilleros, aislados en la montaña, que reciben un entrenamiento militar y acarrean una misión: custodiar a una prisionera valiosa, una médica estadounidense. Inspirada en las experiencias de la FARC y los ejércitos clandestinos, Monos adopta el punto de vista de sus protagonistas para sumergirse en ese universo hipnótico en el que se desenvuelven.

Tras una exhaustiva investigación de su director, guionista y productores, quienes otearon la geografía amazónica y se codearon con personas que fueron partícipes de esos “ejércitos desmovilizados”, tuvieron el tino de materializar toda esa información dentro del guion. El relato se robustece a partir de las peculiaridades en el método de entrenamiento y de comunicación entre los soldados, lo que vuelve a MONOS un documento de representación original sobre la guerrilla colombiana.

La precisión en la construcción de la banda sonora contribuye a la experiencia inmersiva en la selva, que vuelve a la película un trabajo minucioso y autoconcluyente sobre el tema en cuestión. Dicha prolijidad puede también volverse un punto en contra: la necesidad de singularizar un cauce narrativo debilita la mirada de película. La postura observacional que abarca toda la obra tiene deslices discursivos que contradicen la firmeza con que se retratan los acontecimientos. El plano final es el claro ejemplo de estos signos dispersos que bajan línea innecesariamente, dado que la potencia del relato ya da cuenta de estos “gestos de denuncia”. Aun así Monos es un viaje a lo profundo del Amazonas y al alma de estos adolescentes tristemente adiestrados, como pocas veces se ha visto en el cine.