Julia Zárate, Plataforma MUA: menos del 30% de las mujeres que estudian cine llegan a producir y dirigir películas comerciales

0
182

Este próximo jueves 11 se lanza un querido proyecto que celebramos desde leedor: la plataforma laboral de Mujeres Audiovisuales, que estará disponible en el enlace plataformamua.com.ar

Por ello, entrevistamos a una de sus integrantes y firme trabajadora para que esto sea posible, Julia Zárate. Lo que sigue, son sus palabras explicándonos cómo se forma MUA y qué significa haber concretado esta importante e inédita red laboral para las mujeres en el cine y los medios de producción audiovisual.

 

Kekena Corvalán: ¿A partir de qué necesidades se forma la colectiva de Mujeres Audiovisuales?

Julia Zárate: Mujeres Audiovisuales se forma a partir de todos los debates que se abren desde el movimiento de mujeres, donde se vienen discutiendo los contenidos en las pantallas, la hipersexualización de los cuerpos feminizados, la reducción de los roles femeninos a los roles de cuidado, el papel al que se relega a las mujeres que no aparecen representadas en las pantallas como trabajadoras ni son nunca el punto de vista ni el sujeto de la mirada sino más bien todo lo contrario, pensando que la violencia y la discriminación que sufrimos las mujeres en el plano de los simbólico tiene mucho mucho que ver con los contenidos que se reproducen una y otra vez históricamente y nos ponen a nosotras en esos lugares.

 

KC: ¿Qué es lo que se discute principalmente y cómo se articula esa violencia simbólica con la disputa de espacios y posibilidades de trabajo?

Principalmente, discutimos la violencia. Después, cuando nos pusimos a hacer una caracterización de qué pasa en el plano laboral, descubrimos dos cosas. Primero, que el 50% de las egresadas de las escuelas de cine, de televisión y de medios audiovisuales son mujeres, aunque, según los poquísimos estudios que hay, menos del 30% llegan a producir y dirigir películas comerciales. Y segundo, entonces, que esa violencia simbólica de las que somos víctimas, y muchas veces reproductoras, las mujeres, se le suma que tampoco estamos en los roles de cabeza de equipo. Porque la mayoría de los directores, guionistas y productores son varones, así como los que dirigen las instituciones que aplican financiamiento a las películas, y la mayoría de los que acceden a financiamiento, además de los jurados, los directores de las películas en competencia, los directores de los sindicatos y organizaciones. Todo ese mundo es liderado por varones en su mayoría. Entonces vemos una relación directa entre la violencia simbólica en los medios de comunicación y quienes toman las decisiones y reproducen esos contenidos. Entendemos que las Mujeres Audiovisuales que ahora somos una asociación nos organizamos para cambiar esa correlación de fuerza para discutir el cupo en todos los espacios donde se toman decisiones, empezar a discutir los contenidos que se producen y reproducen y sobre todo empezar a discutir sobre quiénes acceden al financiamiento público. Esto hace que MUA nazca con una idea concreta, que es fomentar el ingreso de las mujeres a los ámbitos de toma de decisión y cabeza de equipo, y también, para exigir políticas públicas que cumplan, exigir a las instituciones paridad en todas las comisiones directivas, y sobre todo ampliar las posibilidades de trabajo.

 

KC: ¿Cómo llega plataformamua.com.ar?

JZ: En ese contexto, Mujeres Audiovisuales, que viene militando hace dos años, crea una plataforma que es una red social laboral, que va a nuclear a trabajadoras de todos los estratos sociales, de todas las provincias de todas las ciudades. Es una plataforma que además va a funcionar recolectando números y estadísticas para ver bien cuántas mujeres están activas en el campo laboral, cuántas por provincia y ciudad, qué lugar ocupan, a qué se dedican. Los objetivos de la asociación tiene mucho que ver con esta plataforma que es una plataforma que creamos de cero desde nuestro espacio, que es única en el mundo, porque no existe nada igual, absolutamente inclusiva, que llevó dos años de trabajo, y que se consigue concretar gracias al financiamiento del Fondo Nacional de las Artes y de Mecenazgo. Esta red laboral permite que toda persona que quiera convocar y contratar mujeres, tenga un lugar donde mirar curriculum y todo el material que necesiten para decidir.