#Netflix: La desaparición de Madeleine McCann

0
45

Ocho horas es lo que dura esta investigación producida por la plataforma de las plataformas sobre uno de los casos más resonantes en la historia de los secuestros de niños.

La pequeña británica, de tan solo 3 años, es robada literalmente de su cama en un complejo vacacional de Portugal mientras su padres cenaban en un restaurant cercano. Nunca más se la vio desde julio de 2007. “Los niños no desaparecen en su cama” se escucha en el primer capítulo. Pero sí.

El caso involucró dos centrales de policía, la de Reino Unido y la de Portugal y dos jurisprudencias, pero también significó un hito en la historia de los medios de comunicación, que años más tarde fueron denunciados y llevados a juicio por inventar, mentir, acusar y distorsionar la realidad de los hechos.

Los ocho capítulos de una hora en los que se organizan las reconstrucciones, el material de noticieros de tv, filmaciones de turistas, opiniones de vecinos, de huéspedes del hotel, policías, periodistas, familiares, responsables de organizaciones de otros países sofocan con abundancia de detalles, conjeturas, teorías y puntos de vista un trabajo de investigación más sostenido en la repetición de las exposiciones que en el tema mismo. La insistencia y reiteración, la alternancia de testimonios y de dramatizaciones apunta a un morbo excesivo que realmente termina atosigando la narración.

Hay una evidente funcionalidad en ese modelo expositivo, elegido para narrar el caso que se ve ya claramente en la placa de inicio que invita a contactarse con la policía de Reino Unido o con la de Portugal para aportar datos sobre Madeleine McNann. Un estricto orden cronológico cubren los 12 años transcurridos desde aquella fecha a hoy y digo la funcionalidad porque el caso se reabre al menos a la opinión pública y aquellos que no lo conocían lo conocen.

En definitiva en esos bordes peligrosos entre el consumo y la denuncia, Netflix hace su negocio, pero el caso vuelve a los periódicos de todo el mundo.

De todas maneras, alcanza con ver el capitulo 1 y el último, a mi gusto el más potente en cuanto a lo que se dice sobre la pedofilia y las redes de trata. Viendo 2 horas (y no 8) es suficiente.