Entrevista a Jorge Acebo: “El teatro hace pensar, y ahí comienzan a cambiar las cosas”

0
97

En abril, Wake up, woman, estrenada en la Argentina en el 2014, llega a España después de realizarse también en México y en Estados Unidos. La obra de Jorge Acebo tiene como objetivos visualizar, prevenir y sensibilizar al público acerca de la violencia de género, y cuenta con el auspicio de la Embajada de la República Argentina en España.

Jorge es también el autor de Lo mejor de mí está por llegar que actualmente está en cartel y que tiene varios puntos en común con Wake up… En Leedor, hablamos con él sobre las dos obras, y nos cuenta acerca de la experiencia de adaptar una obra propia a otro contexto.

En Wake up, woman y en Lo mejor de mí está por llegar abordás el tema de la violencia de género, ¿cuáles son las miradas qué proponés en ambas obras?

Las dos obras tienen temas en común, pero son muy diferentes. Wake up, woman es un trabajo que aborda directamente la problemática de la violencia de género en todas sus formas. Fue concebida como una obra que nace como una historia de amor y plantea cómo todo puede “romperse”. Es una obra que construye una empatía inmediata con el espectador porque los personajes son seres como podemos ser vos o yo. Todos podemos ser Natalia y Federico. Y en ellos encontramos cosas, situaciones, sentimientos comunes. Son dos seres con los cuales es imposible no empatizar con tremenda cercanía que generan, por eso es tan fuerte compartir con ellos ese mundo y no sufrir con la pesadilla en la que viven. Lo mejor de mí está por llegar es una historia completamente distinta. Hay como un distanciamiento artístico ya planteado en la visión estética de la obra. Todo lo que le va sucediendo a esa mujer atenta en contra de su libertad en general. No solo su marido genera opresión, sino todas las situaciones que tiene que vivenciar. Todo el mundo se le vuelve violento y ella queda atrapada en medio de esa pesadilla. Y el espectador queda ahí, también, en medio de ese huracán de situaciones que a ella le tocan vivir.

Relacionado con lo anterior, ¿cómo ves el protagonismo de la mujer en la sociedad frente a un problema que se visibiliza cada día más?

Por suerte, veo participaciones activas. Eso me parece muy importante. Y una ola de chicas jóvenes que participan, reflexionan, hablan, no se quedan calladas. Eso me parece interesantísimo y sano.

Desde afuera, uno pensaría que es difícil abordar un problema femenino desde una óptica masculina, ¿cómo fue el proceso mediante el cual te fuiste metiendo en el tema?

La sensibilidad es humana, más allá del género. Soy una persona muy sensible y me interesa trabajar con estos temas, visibilizarlos, ponerlos en discusión, enfrentar estas realidades. Los personajes se aparecen en la cabeza de uno y no entienden de género, solo quieren vivir, eso es lo que hago, dejarlos vivir.

Wake up, woman es primera en el tiempo, ¿qué cambios notaste en vos mismo al encarar Lo mejor de mí...?

Cuando comencé a trabajar con Wake up, woman quería ponerle voz a esta problemática que estaba tan silenciada socialmente. Y así fue. Creo que sirvió mucho. Movilizó. Al tener la suerte de recorrer pueblos de mi país y de México, empecé a encontrar otras voces muy silenciadas, las de las mujeres que viven en contextos de ruralidad. Me impactaron sus historias y ahí decidí darle vida a una historia que habíamos escrito hace muchos años con mi compañero autor de este trabajo, Juan Carlos Rivera, que justamente trabaja el flagelo de las conductas patriarcales en las zonas rurales. Hacía años que lo teníamos escrito y no me animaba a dirigirlo. En realidad, yo creía que no me animaba. Lo que pasó es que, simplemente, esperé el momento que la obra necesitaba para existir. Ahora lo veo más claro con la lejanía, porque ahora puedo yo hacerme cargo de ese discurso en toda mi totalidad; antes creo que me hubieran faltado herramientas. Ahora lo vivo con intensidad.

¿Qué paralelo podés hacer entre las dos protagonistas?

Que son historias de mujeres comunes. Extraordinarias mujeres comunes. Es una forma de homenajear la lucha, la pasión, el amor, la ilusión de tantas mujeres que pasan por esta vida y deberían ser homenajeadas. Cada una de las obras fue construida con un minucioso trabajo de investigación de relatos de mujeres y es a ellas a las que va este humilde homenaje.

Ya desde los títulos pareciera que el cambio tiene que pasar por la mujer, en primer lugar, ¿cuál es el rol del teatro como acompañante de procesos sociales?

El teatro te desafía, te emociona, te hace pensar, te moviliza. El privilegio de tener delante a los intérpretes trabajando en vivo es algo tan mágico. El rol del teatro es generar preguntas, cuestionar, hacerte pensar. Y ahí comienzan a cambiar las cosas.

¿Qué tenés en cuenta al momento de adaptar una obra tuya para otro público?

Es muy bonito lo que sucede con las adaptaciones. Lo idiosincrático es lo que hay que tener en cuenta, porque el lenguaje teatral es internacional, pero hay cosas que significan diferente en cada uno de los lugares y es ahí que aparece la posibilidad de adaptar. Luego, escuchar un texto de uno en fonéticas de otros, interpretados por distintos actores del mundo, es un privilegio que te da la vida. Así se vive. Y más con estos discursos que uno quiere representar y defender. Es un verdadero privilegio.

5 Jorge Acebo director y dramaturgo Ph Juli RodríguezFoto: Juli Rodríguez

Wake up, woman, del 6 de abril al 25 de mayo en el Nueve Norte Teatro – Calle del Norte 9 (Madrid)

Foto de portada: Marc Oliver