Sobre “Poner el Cuerpo”, en Galerìa Vasari

0
92

“El cuerpo no miente ni aun cuando se equivoca…”[1]

Para Paz Errázuriz, Alejandro Kurotpawa, Liliana Maresca y Marcia Schwartz Poner el Cuerpo en Vasari, es dar cuenta del cuerpo asumido, ese, que nunca se equivoca, aun cuando se equivoque.

Pinturas y fotografías cuyas imágenes parecen querer salir de sus marcos para alcanzar la calle y mezclarse con la gente que pasa recordándonos, por si no lo tenemos claro, que ellxs, somos nosotrxs. Tal es la fuerza expresiva de esos cuerpos ciertos, hechos de verdades deconstruidas, que nos vienen habilitando caminos desde hace tiempo  gracias a la obra de estxs admirables artistas.

Liliana Maresca es el cuerpo, es la pintura y es la lúcida fotografía de Alejandro Kurotpawa.  Ella es para siempre ese espacio disponible de lo imaginario simbolizado, poniendo su verdad a nuestra disposición, con su inconfundible “forma romántica de trascender lo cotidiano”[2] es ella quien también pinta en un momento crucial de su vida, esos 35 rostros que nos miran mientras los miramos.

Marcia Schwartz amiga y compañera de Maresca sabe poner el cuerpo y lo hace con dos obras reconocibles de la artista:  cuerpos que sostienen seres cargados de barrio, de pasión, de tristeza… y sobre todo, de compromiso con su esencia de una “siniestra” ternura que nos incluye, que nos habla.

Paz Errázuriz por su lado aporta una obra exquisita, fotografías en blanco y negro, cuyo acento está puesto en la diversidad de género, en el gesto y en el cuerpo como objeto de reflexión principalmente en el desafío a los estereotipos en el cuerpo del deseo.

En Vasari, Poner el Cuerpo, es más que el nombre de una muestra. A partir del arte orientado al cuerpo, según fue iniciado por las feministas de los años 70, el cuerpo ha resurgido como tópico del arte contemporáneo dando cuenta de la vulnerabilidad, de la falta de pertenencia, de lo que nunca habrá y siempre perturba. Sede de la contienda política, en el cuerpo lo público y lo privado se disputan los límites. En Vasari, se refleja la multiplicidad de enfoques y la variedad de significados que confluyen, una vez más en certificar que el cuerpo no miente.

[1] Jean Le Du “El Cuerpo Hablado” Paidos.

[2] Maria Gainza “La Leyenda Dorada”

 

Liliana Maresca
Liliana Maresca

 

image-2019-03-29 (2)
Paz Errazuriz

image-2019-03-29 (3)

image-2019-03-29 (5)