Congreso y “contracongreso” de la lengua española, Córdoba, Argentina

0
248

Este año, la ciudad de Córdoba es sede del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) que se realizará del 27 al 30 de marzo. Organizado por las instituciones españolas: Real Academia Española (RAE), Instituto Cervantes y la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), así como los distintos países anfitriones.

Su primer edición fue en 1997, se desarrolla en los distintos países hispanohablantes, incluido España, con el motivo de conservar y preservar la unidad de la lengua. En este sentido, el I Encuentro Internacional: Derechos Lingüísticos como Derechos Humanos que se llevará a cabo paralelamente en la Facultad de Filosofía y Humanidades (FFyH) se trata de una propuesta donde se brinda una perspectiva latinoamericana del problema de la lengua, se centra en la variedad regional y en las políticas culturales y lingüísticas que significan la promoción de una lengua única.

Aquí toda la programación

   Córdoba, Argentina, se presentó como candidata a ser la siguiente sede del congreso en 2016 con una propuesta fuerte y de acuerdo a una idea de convivencia e intercambio. Los sucesivos congresos tienen como objetivo la reflexión sobre la lengua española en el mundo; promueven la hermandad entre los países, pensando la lengua como vínculo unificador lo cual significa razón de igualdad. Este último punto, es uno de los más discutidos en los espacios propuestos por el Foro latinoamericano de las lenguas el cual, desde el pasado año, organiza eventos y movimientos estudiantiles y culturales para la comunidad de forma paralela a los promovidos por la delegación del CILE.

La semana dedicada a la lengua comienza en Córdoba el día lunes; en las diferentes sedes destinadas a las actividades del CILE, se desarrollará el Seminario Iberoamericano de Periodismo y Comunicación que durará dos días y cuenta con conferencias, así como talleres brindados por profesionales del área. Escritores, periodistas, cineastas, académicos, representantes políticos de las distintas instituciones, así como de España y Argentina formarán parte del desarrollo del Congreso. Asimismo, el día martes empieza la programación del “contracongreso” que se llevará a cabo también en distintos puntos de la ciudad, habrá mesas con presentaciones de trabajos académicos locales, nacionales e internacionales; paneles con invitados destacados y un evento especial para el cierre de la semana. En el congreso organizado por la FFyH, todas las actividades serán de acceso libre y gratuito, mientras que el CILE resolvió tarifas y fechas de inscripción para la distintas actividades del programa.

Efectivamente, las propuestas son pensadas desde puntos de vista diferente; se puede ver el choque simbólico que significa su conjunción. Por una lado, las instituciones españolas muestran una fuerte impronta normativa que promulgan desde el día de su fundación y hoy, buscan mantener bajo el lema de la unidad lingüística y la comunión. Por el otro lado, la respuesta de una comunidad que siente la necesidad de exponer las debilidades que supone una política determinista con una mirada desde el centro, así como visibilizar las voces silenciadas, apartadas que surgen desde el margen, y especialmente, dar cuenta de las variedades regionales y la riqueza de la lengua pensada en sí misma como cultura.

Conjuntamente, las entidades organizadoras del CILE y la Facultad Nacional de Córdoba (UNC) realizan un programa de actividades que comenzó el 20 de marzo y concluye junto con los dos congresos el 30 de marzo; el Festival de la Palabra con su grilla propia y actividades de acceso gratuito busca vincular los espacios propios de Córdoba y Latinoamérica, así como acercar a las calles la cultura. Se trata de una propuesta descentralizada en cuanto a los espacios públicos elegidos y las temáticas a trabajar, cuenta con muestras de arte, shows en vivo, talleres y conferencias. Como podemos analizar, este mes y desde el año pasado, se produjo y se está produciendo un gran movimiento social en el mundo de la cultura alrededor de la realización del CILE y de la respuesta del Foro Latinoamericano. Lo cual como comunidad significa tanto un gran desarrollo cultural y académico avalado por la UNC y la FFyH como una respuesta positiva de parte de estudiantes, académicos y ciudadanos en general.