Crítica de “Entrañables”, de Gabriel Devoto: un homenaje a Laurel y Hardy

0
185

El sábado pasado se estrenó Entrañables, un homenaje a un dúo clásico: El Gordo y El Flaco –de esas parejas que el cine hace eternos–, dueños de un humor basado en la exageración y en las repeticiones, a modo de los dibujos animados. La obra de Gabriel Devoto recupera la esencia de estos dos cómicos que no solo trascendieron su época, sino que se dirigen un público de todas las edades.

Entrañables da cuenta de lo íntimo, del afecto como sostén de nuestras vidas, y hace referencia a lo queridos que siempre fueron estos dos comediantes, pero también está hablando de los sentimientos que recorren la obra. La amistad es el eje sobre el cual se organizan las diferentes situaciones en escena. Los dos amigos transitan por distintos momentos de su vida, en los que el fracaso es una constante: en el trabajo, en la pareja, en las relaciones sociales. Sin embargo, más allá de este fondo de tristeza, surge la amistad como un valor central que permite sobrellevar cualquier dificultad.

La puesta en escena utiliza una proyección de fondo en la que van cambiando los escenarios donde se mueven los personajes: una casa, una calle, un bosque, una carretera amplían el espacio, y combinan cine y teatro, como una manera de traer también al escenario el origen de estos personajes que vienen de la pantalla grande. Hay, además, una muy buena utilización del detrás de escena que aprovecha la distribución que ofrece el Teatro la Tertulia.

En cuanto a las actuaciones, Gabriel Devoto (Stan) y Daniel Di Rubba (Oly) hacen un excelente trabajo en el que se nota una observación atenta de los personajes que están recreando: los movimientos, los gestos, las voces, la reproducción de gags famosos nos llevan a una época en la que el cine empezaba a explorar técnicas y argumentos. Viéndolos reconocemos a esos dos que nos hicieron pasar tan buenos momentos allá lejos y hace tiempo. El resto del elenco, Basia Fiedorowicz, Leila Loforte y Oscar Trussi, también se luce porque todos logran captar los resortes de una comicidad que, aun en medio de la violencia propia de la época, no dejaba de tener un toque de inocencia.

La función de estreno tenía entre su público varios chicos y chicas sentados en la primera fila. Para ellos, el teatro también fue una fiesta: disfrutaron, se rieron y se compenetraron con lo que veían. En una de las escenas aparece un oso, entonces varios empezaron a gritar para alertar a los personajes, e incluso uno de los nenes más chicos comenzó a llorar asustado. Eso es el teatro: por un instante, olvidarnos de nosotros y de nuestros problemas para ser parte de una experiencia comunitaria que conmueve y emociona.

Ficha artístico-técnica

Elenco: Gabriel Devoto, Daniel Di Rubba, Basia Fiedorowicz, Leila Loforte, Oscar Trussi

Asistencia: Alicia Barreiro // Diseño de luces: Florencia Carboni  // Edición multimedia: Eugenia González Choque // Sonido: Federico Martínez  //  Vestuario: Nélida Bellomo  // Utilería: Silvina Apfelmann  // Iluminación: Ariel campos // Coaching físico: Lucas Maiz // Producción: Darabake // Idea, Puesta y Dirección general: Gabriel Devoto