La casa empática: entrevistamos a Patricia Bentancur sobre el envío uruguayo a la 58Biennale

0
354

El 11 de mayo se inicia la edición 58 de la Biennale di Venezia, el evento artístico internacional más antiguo de Europa. Conversamos con Pat Bentancur, co curadora junto con David Armengol del proyecto que representará a Uruguay en su recoleto pabellón semi escondido en la selecta zona I Giardini.

 

Kekena Corvalán: ¿De dónde surge el proyecto La Casa Empática? ¿Lo armaron especialmente para la convocatoria de Uruguay a la Biennale? Por favor contanos en qué consiste.

Patricia Bentancur: Para dar un poco de contexto, tenemos que pensar que solo tres países latinoamericanos cuentan con un espacio permanente en los Giardini de Venecia: Brasil, Venezuela y Uruguay. También considerar que esta Bienal, continua siendo la mas importante y aspiracional del campo del arte, y a pesar de la viralizacion de este formato en las últimas dos décadas. Uruguay participa desde los años 60’ y la modalidad de los envíos ha ido variando, en paralelo a las variables insoslayables que obligan a la profesionalización en la gestión de todo el sistema del arte. El pasado año el Ministerio de Educación y Cultura, creo el INAV, Instituto de las Artes Visuales y uno de los objetivos prioritarios, ha sido la convocatoria internacional y pública para seleccionar al equipo que represente al país en la Bienal de Venecia.

Se presentaron 21 proyectos, con artistas y curadores enormemente valiosos de Uruguay y el exterior, con equipos mestizos, como el que armamos nosotros. Yamandú Canosa es un artista uruguayo que vive en Barcelona desde 1975 pero que continua en un vinculo permanente, critico y activo en la escena local y regional. Canosa, tiene también una inserción profesional en España que lo construye como un artista de dos orillas, que aporta una visión y experiencia muy enriquecedora. Integramos al equipo duro que conforman curadores y artistas con David Armengol. Con David nos conocemos hace poco tiempo pero sus abordajes curatoriales y perspectivas teóricas, muy vinculadas a una profunda cultura literaria, que para este proyecto es imprescindible, me han interesado desde el primer contacto que tuve con su trabajo.
KC: Cómo es tu relación con Yamandú Canosa? Viviendo él en Barcelona, ¿cómo fue el proceso de trabajo?

Con Canosa trabajamos juntos desde hace muchos años. Siempre lo hicimos a partir de grandes instalaciones, la primera fue en el Museo Blanes, dirigido en ese entonces por Gabriel Peluffo, uno de los teóricos referentes de Latinoamérica. Luego vinieron muchos otros proyectos, entre los que destaco la investigación sobre su trayectoria para el Premio mas importante que se da en Uruguay. Este Premio es otorgado por el Banco Central, que cuenta con un acervo contemporáneo muy valioso, que completa además, con una política de publicaciones que colabora en la construcción de la historia del arte nacional contemporánea.

En cuanto al proceso de trabajo, te diría que es bastante similar al que podes tener con un artista que vive en tu misma ciudad. Yo viajo mucho y estoy al día con el trabajo y proceso de muchos artistas que me resultan de interés para mis investigaciones y proyectos curatoriales. Tenemos que considerar que este tipo de propuestas, suponen un largo y sostenido proceso donde la clave es iterar una y otra vez hasta llegar a una idea afinada y viable. Esa idea, luego se re estructura en múltiples aspectos, que van desde los gramaticales y tipológicos, teóricos y contextuales de cualquier exposición, hasta consideraciones de gestión, administración y política. Son trabajos que llevan varios meses, sino años y que evidentemente no se pueden rentabilizar en términos económicos, no hay ningún organismo ni publico ni privado, que pueda pagar adecuadamente el trabajo que significa asumir esta responsabilidad y dedicación, del mismo modo que no hay posibilidad de hacer este trabajo sin una enorme experiencia y dominio del complejo rizoma en el que se insertan. Con lo cual, mas allá de la honorabilidad y el desafio implícito en esta selección, es imprescindible entender que durante muchos meses vas a trabajar sin salario y con un alto grado de tensión. Una especie de trabajo de “voluntariado de alta performance” que al mismo tiempo es enormemente gratificante.
Con el tiempo me di cuenta que me interesa profundizar en el trabajo y procesos creativos de los artistas, mas que “descubrirlos”, aunque primero tengas que llegar a encontrarlos!

3- ¿Cómo se conforma el equipo curatorial? ¿Qué apoyo técnico y financiamiento para el proyecto?

PB: Los equipos se forman por su idoneidad y empatía. Si lo pensamos a partir de lo que comentaba anteriormente, es fácil entender que la viabilidad de estos proyectos, exige de la complicidad de todos. Pensemos que en un proyecto de este orden, donde se expone a un solo artista, están involucradas de manera directa entre 60 y 100 personas, en los múltiples rubros que lo hacen posible y cada una de ellas, con una altísima especificidad y dominio en sus respectivas materias.
El apoyo técnico es imprescindible y varia según la tipología de cada propuesta, aunque hay rubros que son inevitables y se repiten cualquiera sea la plataforma o dispositivo expositivo que se decida. En este caso, estamos trabajando con profesionales que son los mejores en sus áreas, desde Alex Gifreu, reconocido diseñador español, al equipo de editores y traductores que lidera Emma Saul de BARCELONA LANGUAGES AND FUTURE, o teóricos como Marti Peran y todos quienes participan con textos y ensayos producidos especialmente para esta exposición. La lista es muy extensa y solo verifica la empatía de cada uno de ellos al participar con su tiempo y conocimientos aceptando las condiciones que podemos ofrecer, con honorarios apenas simbólicos.

El financiamiento es siempre insuficiente y trabajamos con mucha imaginación y en estado de permanente precariedad. Mi motto es cerrar los proyectos con el presupuesto básico y mínimo, y tener siempre un Plan B que considere varios imprevistos. Ese Plan B puede significar la gestión de menos presupuesto o por el contrario, la gestión de nuevos recursos que se puedan sumar adecuadamente al proyecto. Muchas veces se logra patrocinio, pero de manera tardía, y a partir de gestiones ‘duras’ y tediosas que permiten ‘mejoras’ en algunos rubros. Esto nos permite por ejemplo perfeccionar las publicaciones o la gestión de registro y difusión de la/las actividades. En el mejor de los casos, posibilita incorporar aportes de valiosos teóricos y colegas en la construcción de una agenda de debates e intercambios para revisar la exposición de manera comprensiva y diversa o para generar actividades especificas pensadas para la multiplicidad de audiencias. En una u otra dirección, ese imprevisto es mayor, cuanto mas riesgoso sea el territorio. La Bienal de Venecia, es territorio de riesgo, pero no mas que la Bienal de la Habana, solo son problemáticas distintas.
KC: Cómo interpretás el lema de Ralph Rugoff “May You Live in Interesting Times”…

PB: Es curioso la interpretación que le aplicaron a la frase. Hay muchas aproximaciones contradictorias. Los más, sostienen que es una antigua maldición china, otros que es parte de una relación epistolar entre dos diplomáticos militares ingleses en épocas coloniales, otros recuerdan la frase a partir de un discurso de Robert F. Kennedy de 1966 y así sucesivamente, lo cual convierte a esta frase, en algo aún más atractivo. En lo personal, me inclino por una consigna de carácter propositivo, venga de donde venga, que nos motiva a ser nosotros mismos lo suficientemente interesantes para convertir a nuestro tiempo en algo que valga la pena y tenga alguna trascendencia y singularidad.

Todos estos títulos son proposiciones temáticas abiertas que permiten a casi a cualquier proyecto, ampararse bajo esos paraguas conceptuales. Nuestra propuesta también acompaña conceptualmente la idea motriz de Rugoff para esta edición. La casa empática se ofrece al visitante de la 58ª Bienal de Venecia como la casa del buen anfitrión, la casa que la sociedad mestiza y aluvial uruguaya construyó. La historia de las culturas es la historia de los mestizajes y de las migraciones. La casa que proponemos para el Pabellón de Uruguay en I Giardini, es la casa de un mundo que comparte y armoniza culturas, experiencias vitales e imaginarios. Es un espacio de “fronteras rotas” que propone múltiples cuestionamientos relativos a las urgencias contemporáneas.
KC: Vos ya fuiste y sos curadora de envíos internacionales y tenés un potente historial de trabajos inolvidables y señeros, ¿qué sentís que suma este trabajo en tu carrera?

PB: Si tuviera que elegir un proyecto curatorial determinante en mi carrera me resultaría enormemente difícil. Son muy diversas las variables que le pueden asignar un carácter imprescindible y singular a un determinado proyecto. Puede ser el concepto teórico de abordaje de la exposición, el o los artistas, el contexto para el que se propone, los co – curadores y el equipo de trabajo, la investigación que se persigue completar, la hipótesis que se pretende verificar, la publicación, el espacio o la urgencia de un determinada problemática histórica o contemporánea, etc. Son muy diversas las variables que pueden convertir a casi cualquier proyecto, en una experiencia significativa. Por lo cual me resultaría imposible nombrar solamente uno. También pensar en estos 30 años de trabajo, es necesariamente pensar en todos los cambios, que se suceden en las diversas esferas en las que trabajamos. Códigos, metodologías, contextos, evoluciones e involuciones, teorías, infraestructuras, parámetros, sumatoria de conocimientos, fake news, dispositivos, accesibilidad, las variables de este largo periodo son múltiples y complejas y en muchos momentos tuve la oportunidad de trabajar en proyectos desafiantes y con equipos mas que excepcionales.

Pensándolo ahora, a partir de tu pregunta, entiendo que como curadores, tenemos la posibilidad de inferir y direccionar los resultados de los proyectos enfocándonos en las distintas prioridades que establezcamos. Esta idea puede resultar un poco omnipotente, pero lo propongo como tema para reflexionar… y también en un deseo: May you work in an interesting Project…”

Para no evadir tu pregunta y a sabiendas que mi respuesta puede entenderse como facilista, diría que el último proyecto siempre es el más importante. En algún aspecto esta seria mi respuesta mas honesta. Mi vida y mi trabajo no están separados y esto hace que me “embarque” en los proyectos de una manera no especulativa. Entiendo que es una forma poco ortodoxa de trabajar (y especialmente de competir profesional e internacionalmente) pero también he podido verificar, que es menos resistida y a mi entender, garantiza mejores resultados y relaciones sostenibles. Es posible que nunca trabaje con Demian Hirst o para el Guggenheim, pero estos y otros, están lejos de mis intereses.

El arte contemporáneo se mueve en un terreno que no es ajeno a visiones capitalistas que persiguen solamente resultados cuantitativos, adjetivos y no sustantivos para el campo todo. Si continuamos evaluando al campo del arte a partir de parámetros y ecuaciones formuladas con las preguntas incorrectas, los resultados van a continuar siendo deficientes e inconducentes, para las empresas e instituciones que supuestamente son parte de la trama que sustenta las prácticas y el pensamiento del arte. Me refiero a la Academia, a los museos, al sistema de comunicación, a los múltiples teóricos, curadores y críticos, las galerías de arte, y a los propios artistas.

Analizar estas problemáticas, desde la institucionalidad, la producción, la circulación y especialmente el acceso al conocimiento y la generación de conocimiento, “propio” es el único camino para que podamos integrar nuestras practicas a un quehacer naturalmente frágil e inestable, pero que podamos acompañar y sostener desde los distintos funciones que vamos ocupando. Y es esta forma, no especulativa, la única que he encontrado para que conviva conmigo.

Leé aquí el listado de proyectos por país. 
Yamandú Canosa. Montevideo, Uruguay, 1954. Es un artista que combina múltiples técnicas, en las últimas décadas su obra se ha caracterizado por la permanente búsqueda del equilibrio. Los intereses del artista por la identidad cultural, la memoria y la experiencia de los afectos, frente a la fragilidad de las relaciones interpersonales, el desarraigo y las migraciones han generado el escenario propicio para la creación de una cartografía subjetiva de los desplazamientos, presentando así una renovada experiencia del paisaje y logrando una permanente tensión entre signo y metalenguaje, entre referencia y metáfora. Dos eventos mayores lo proyectan como una figura clave en la escena artística iberoamericana: el Premio Pedro Figari 2007 en reconocimiento a su trayectoria y, a mediados de 2011, su exposición El árbol de los frutos diferentes, en la Fundación Suñol de Barcelona, un balance a modo de retrospectiva de su producción de los últimos veinte años. Incansable viajero, ha expuesto tanto en Europa y Estados Unidos, como en Brasil y Argentina.

Patricia Bentancur es curadora e investigadora en arte iberoamericano. Dirige el departamento de Arte y Nuevos Medios del Centro Cultural de España (CCE) en Montevideo, donde reside. Ha sido curadora de mas de 200 exposiciones en diferentes museos, centros culturales y bienales de Europa y America Latina.
Su vasta trayectoria curatorial incluye la Curaduría del envió uruguayo para la Bienal de Venecia _ Global Myopia/Marco Maggi, 2015 y Critical Landscapes/ Bessio – Burgos – Uribe, 2009, así como también la asesoría para los envíos de la Bienal Internacional de Arquitectura de Venecia, (2016 y 2007), la co curaduría de la 1era Bienal Internacional de Montevideo _ El Gran Sur (2012). Como miembro de la Red de Conceptualsimos del Sur, dirigió la investigación sobre la obra de Clemente Padin. Fue curadora de su exposición Clemente Padin: Texts, Documents and Films y compiladora del primer libro de análisis sobre su trabajo. Entre otras curadurías, destaca el trabajo con artistas como: Félix González-Torres, Regina Silveira, Catarina Campino, León Ferrari, Ana Mendieta, Cildo Meirelles, Lenora do Barros, Allora y Calzadilla, Juan Manuel Echavarria, Rogelio Lopez Cuenca, Beth Moyses, Magela Ferrero, Priscila Monge, Graciela Taquini, Jorge Macchi, Eulalia Valdosera, Rogelio Lopez Cuenca, Valcarcel Medina, Tere Recarens, Jordi Colomer, Cao Guimaraes, Vik Muniz o Liliana Porter, entre muchos otros. También ha curado muestras monográficas tales como Problemáticas de género en América Latina (2005); Arte, deshonra y violencia (2007); La ética del paisaje / Yamandú Canosa (2008); Marco Maggi / Construcciones & demoliciones (2003), Luis Camnitzer / Lamentos del exilio (1990) y la muestra itinerante Antoni Muntadas (1999-2000, Bienal de la Habana), entre muchas otras.
Ha editado más de un centenar de libros sobre arte contemporáneo iberoamericano y ha publicado ensayos y textos en ARTE: (Uruguay), Nerter (España), Photography Quarterly (New York, USA), Untitled (Londres), entre otros. En el desarrollo de sus proyectos ha trabajado en colaboración con colegas, instituciones y museos como el Museo Reina Sofía, MOMA, Sammlung Goetz, Walker Art Center, Colección Rosa y Carlos de la Cruz, Fundación Teor/ética, Red de Conceptualismos del Sur, Banstrom & Stene, Colección Engelman_Ost, Instituto Tomie Ohtake, Colección Daros, entre muchos otros.
Colabora con contrapartes y colegas, locales e internacionales en el desarrollo y la diseminación de diversos programas como el Programa de Estudios Críticos y Curatoriales, el Programa de Investigación en Sonido y Performances y el Centro de Recursos Audiovisuales. Sus principales áreas de interés se centran actualmente en el ámbito paralelo de las exhibiciones, como forma de ensayar nuevas metodologías de trabajo que involucren y promuevan otras formas de participación de las audiencias. Explora diferentes combinaciones de muestras, con debates, Pop up’s, performances, proyecciones y publicaciones, con el objetivo de aventurarse en nuevos territorios de colaboración y cruzamiento de disciplinas. Estudio arquitectura en la Universidad de la Republica y en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid, especializándose en el diseño y la museografía de espacios para arte contemporáneo. Estudio filosofía del arte con Dra. Dorothee Bauer-Willert y Joan Van den Berge. Es Researcher del Academic Program/Fullbright (1996-2000): especializada en Arquitectura y Arte Contemporáneo, desarrollo su investigación en el Guggenheim Museum y en el New Museum of Contemporary Art de Nueva York. Realizo el Arts Management Master Program en New York University. Fue Associate Artist del Atlantic Center for the Arts/ACA-USA.