La Virgen Abortera venerada en procesión, entra al C. C. Conti

0
4064

Una procesión es un desfile religioso en el que participan quienes profesan una fe, visible en una imagen que portan y pasean de punto a punto o trasladan de un lugar a otro. Una procesión también habla de transitar padecimientos para alcanzar objetivos deseados. Las procesiones en su mayoría pertenecen a las grandes religiones, y han existido -y existen hoy en menor medida- dentro del catolicismo. Tanto en Argentina como en el mundo son propias de las grandes religiones y su existencia, se remonta a la más lejana antigüedad, aunque algunas persisten porque ya se han convertido en atracciones turísticas, tal el caso de la procesión de semana santa en Sevilla, por ejemplo.

En nuestro país, particularmente en Buenos Aires, dos tipos de procesiones han sido relevantes y propias de la historia política y católica en nuestro país… la del Corpus Christi y la del Vía Crucis, además de un sin fin de procesiones de las variadas vírgenes y santos que han enriquecido la imaginería del catolicismo y de sus adherentes en los últimos… 2019 años…

Hasta el día de hoy 7 de marzo,  en que una nueva procesión  y una nueva imagen venerable, por cierto, reúne fieles y desata pasiones discordantes entre los transeúntes en la esquina de Avda. Del Libertador y Comodoro Rivadavia en los bordes de la capital ahí, donde se encuentra la Ex Esma,  lugar significativo si lo hubiere, necesitado de sanación y reparación como pocos. Ahí mismo,  una nueva imagen de virgen, revolucionaria y contradictoria con respecto a  la tradicional es rescatada del sentir de las pibas y de las mujeres por una artista de corazón emancipador, _coolpa, su creadora.

virgeno

En esta tarde calurosa de marzo la artista trajo la imagen de la Virgen Abortera, de unos 75 cm de altura sobre la bandeja portante que sería sostenida en andas por fieles adherentes para iniciar el recorrido que la llevaría por la avenida, a la vista del público y a lo largo de 100 metros por la calzada vehicular desde la mencionada esquina junto un significativo número de fieles, hasta el C. C. Conti, su morada temporaria tras los cristales de la librería del centro, junto a los textos que la merecen y acompañan.

Esta Virgen Abortera es  parte de #paratodestode, Plan de Lucha la muestra curada por Kekena Corvalan que inaugura este sábado 9 de marzo en dicho centro cultural sito en la ExEsma. La presencia de esta nueva  maravillosa y venerable imagen en procesión  viene a revolucionar la misma idea de veneración obediente y determinante al mandato patriarcal de engendrar como “misión de vida”, por otra idea absolutamente desobediente y autodeterminante, con respecto a la primera.  La de la Virgen Abortera  que reúne a sus fieles creyentes para abrir camino en la historia de invisibilizados padecimientos de las mujeres.

La autora, artista egresada de la Universidad de La Plata, cuya tesis se denomina “Subversiones” nos cuenta que la misma “trata sobre las distintas versiones donde se desplaza  la noción de ícono religioso a la de ícono popular resignificando desde los significados de lo popular en la actualidad”[2] y agrega “todo surge de ahí, pero creo que ahora se volvió algo colectivo, popular”. Por nuestra parte, nos sumamos a su claridad y destacamos que “La Virgen Abortera”  transmite un mensaje liberador que nos conmueve:

 

La maternidad será una elección o no será.

Este mensaje, es tan valido por ser tan opuesto al original religioso, aquel que presenta la “improbabilidad” de una virgen que engendra por mandato y sigue siendo virgen constituyéndose así en  la primera víctima oficial y cristiana que NO elige ser madre y SE LA PRIVA del ejercicio de su sexualidad dividiendo así, la noción de madre de la noción de ser mujer.

La virgen se rebela en la creación de la artista y avala con su pañuelo verde que le cubre media cara su voluntad de cambio y transformación para “procesionar” por el derecho a liberarse del embarazo indeseado y de la maternidad no elegida. Refleja así la fe, la de las mujeres emancipadas.

He aquí, parte de la conclusión de la tesis, cedida por su autora, S.L. “Las resignificaciones presentadas son parodias secularizadas, en tanto que
se separan de la Institución Católica, abordadas desde la ironía de la significación
de los contenidos culturales de nuestra actualidad. Intento aquí suplantar una fe
impuesta por una fe propia. Creo en la lucha diaria por alcanzar las utopías
personales, que a veces se convierten en utopías colectivas, no creo en la Santa
Iglesia Católica ni en la resurrección de la carne. No creo que las cosas vengan de
arriba y mucho menos desde el cielo.  Todo orden impuesto corre el riesgo de ser al menos cuestionado o plausible de sufrir alteraciones. Los santos intervenidos no son para mí un símbolo intocable que debo respetar con sumisión, son más bien estatuillas de yeso barato que adquiero a buen precio, al por mayor, en una artística del centro comercial de Once, que envuelvo con mucho diario para cuidar que lleguen sanas y cargo en una mochila hasta volver en transporte público hacia mi casa. Luego, me dispongo a agregarles todo el valor posible, tanto simbólico como estético, dotando a las figuras de los distintos significados que encierran las cosas en las que sí creo.”

La Virgen Abortera puede visitarse en la exposición Para todes, tode, en el Centro Cultural Haroldo Conti, Predio Ex-Esma, Av. del Libertador 8151, CABA, todos los días.